Jóvenes, los más propensos a endeudarse en el 'Buen Fin': DDD

Defensa del Deudor señala que personas que usan por vez primera una tarjeta bancaria llegan a "avorazarse"

Susana González G.
Foto: Cuartoscuro
La Jornada Maya

Ciudad de México
Jueves 15 de noviembre, 2018

Los jóvenes que apenas comienzan a manejar una tarjeta bancaria son los más expuestos a endeudarse durante la campaña comercial de el Buen Fin porque llegan a "avorazarse" comprando varios productos, entre electrónicos, ropa o zapatos, sin tomar en cuenta sus ingresos ni conocer su capacidad de endeudamiento y las condiciones que imponen los bancos, advirtió Ángel González Badillo, director de la organización Defensa del Deudor (DDD).

Un 11 por ciento de todos los casos que atiende DDD corresponde a personas que se sobreendeudaron con su primer crédito y la mayoría son jóvenes de entre 20 y 27 años, precisó. Si, en general, con El Buen Fin, se genera “un descontrol” de mucha gente que no planea que adquirir o sólo compra por comprar, “los jóvenes que por primera vez tienen una tarjeta de crédito se engolosinan y se les hace fácil comprar a mensualidades una pantalla, una computadora, la chamarra o unos tenis, y las deudas se les convierten en una bola de nieve”.

Consideró que, en general, la campaña representa un “detonante” o “foco rojo” porque suben “los picos de deuda” de muchos tarjetahabientes y menos de dos meses después de cada edición de El Buen Fin, es decir, en enero del año siguiente, DDD comienza a recibir los primeros casos al respecto y la mayoría a partir de junio.

“La gente no entiende, por ejemplo, que si va a pagar mil pesos por una compra 'a meses sin intereses', en realidad tiene que depositar 2 mil pesos en su tarjeta cada mes, porque requiere tener otros mil pesos como saldo mínimo en su tarjeta. Además, no es recomendable pagar el mínimo, sino el triple para que no se vaya a intereses sino a capital y su deuda acabe rápido”, explicó.

Si bien aclaró que el Buen Fin no es la única causa de los casos de endeudamiento que atiende la organización, si representa una de las principales y los créditos que ya no pueden pagar los usuarios por productos adquiridos en la campaña terminan por agotar su capacidad de pago.

Los casos de endeudamiento no han dejado de aumentar desde que el Buen Fin se lanzó en 2011 y tan sólo en junio de 2017, Defensa del Deudor registró un incremento de 17.7 por ciento de los mismos, en comparación con igual mes de 2016.

La organización ha realizado sondeos en plazas comerciales cuando se realiza el Buen Fin y ha encontrado que 7 de cada 10 consumidores “no sabe qué va a comprar, pero sí está dispuesta adquirir algo a crédito”.

No está mal que la gente se dé un gusto y aproveche si encuentra alguna oferta que le conviene durante el Buen Fin, pero debe tomar en cuenta cuánto gana, qué deudas tiene ya y cuánto gasta cada mes en renta, comida, ropa y otras necesidades, indicó.

González Badillo lamentó que los mensajes preventivos de la Condusef y Profeco para que la gente planifique sus compras y cuide su gasto, sean marginales y no tengan la difusión masiva que la misma campaña.