Lucha entre lo divino y lo profano en puesta de 'El Divino Narciso'

El montaje de Raquel Araujo participará la próxima semana en la Muestra Escénica Iberoamericana en España

Hugo Castillo
La Jornada Maya

Mérida, Yucatán
Lunes 22 de abril, 2019

Alegoría de las pasiones humanas, de lo profano y lo divino, de la Conquista y la Colonia, la Décima musa, sor Juana Inés de la Cruz, plasmó en El Divino Narciso las bondades de la religión católica, pero también las dificultades que vive el ser humano para poder acercarse a Dios.

A más de 300 años de su publicación, este fin de semana la compañía de Teatro La Rendija, dirigida por Raquel Araujo, presentó una vez más en la capital yucateca El Divino Narciso, puesta en escena basada en el auto sacramental homónimo.

Durante casi dos horas, los asistentes pudieron acercarse, a través de los versos de la autora novohispana, a un universo tan lejano como cercano para todos los mexicanos, en un montaje teatral que combinó narraciones en español y en maya, así como sones contemporáneos con música sacra.

“Oír con los ojos, ya que están tan distantes los oídos”, invita una actriz al principio de la obra. Y esto es lo que presentan Raquel y su equipo, las actrices Nara Pech (Religión y Eco), Itzel Riqué (América y Naturaleza humana), Katenka Ángeles (Occidente, Gentilidad y Narciso), Indra Ordaz (Huestes, Soberbia y Gracia), Aida Segura (Celo, Sinagoga y Gracia) y Sasil Sánchez (Huestes, Amor propio y Gracia) y el colaborador artístico, Óscar Urrutia: un viaje sensorial del que uno no puede evitar salir tocado en lo más profundo de su ser.

Con la presentación del fin de semana en el teatro Daniel Ayala, y su participación la próxima semana en la Muestra Escénica Iberoamericana en Tenerife, España, La Rendija culmina sus presentaciones de El Divino Narciso.