Tigres, campeón

UANL empató sin goles ante León y se coronó monarca del Torneo Clausura 2019 de la Liga MX

La Jornada Maya
Foto: Jam Media

León, Guanajuato
Domingo 26 de mayo, 2019

Tigres son campeones otra vez. Empataron sin hacer demasiado y con un desabrido marcador sin goles ante el León en el Nou Camp, pero la victoria de 1-0 que consiguieron en El Volcán les dio el campeonato del torneo Clausura 2019 de la Liga MX. El entrenador Ricardo Tuca Ferretti les dirigió para conseguir una nueva estrella, su séptimo título de liga como técnico y empatar así con el legendario Ignacio Trelles.

Este nuevo título, el séptimo en la historia de los Tigres, lo ganaron con muy poco. Apenas un gol que marcaron en el partido de ida. No hubo espectáculo ni duelo a muerte, todo fue un aguantar los intentos del rival para conservar la ventaja que les daría el triunfo para convertirse en "el equipo de la década", pues las cinco estrellas recientes las consiguieron en 10 años.
PUBLICIDAD

León estaba comprometido tras la derrota 1-0 en la ida de la gran final. Ese tanto que recibieron en Monterrey los obligaba a ganar por dos goles o más. En cambio, Tigres parecía cómodo con la situación, porque incluso un empate les daría el trofeo. Un gol esmeralda los obligaría a tiempo extra.

Ante la situación tan delicada, León salió convertido en una verdadera fiera, agresivos y frontales directo al área de los regiomontanos. Ahí insistieron desde el primer minuto con la idea clara, pero con demasiada ansiedad, para conseguir un gol lo antes posible y que permitiera meterlos de nuevo a la lucha por el título.

Luis Montes fue el encargado de comenzar con la embestida verde al prender desde media distancia un disparo potente que obligó al argentino Nahuel Guzmán a recostarse a su derecha para enviar a tiro de esquina al minuto tres.

Tigres salió en su versión más cautelosa, con mucha concentración en la defensa y el equipo echado atrás para evitar cualquier sorpresa tempranera. Los minutos avanzaban y los universitarios no pasaban de la media cancha, a la espera de una oportunidad para salir en el contragolpe.

El ímpetu inicial, sin embargo, fue cediendo a la estrategia de los universitarios. León empezó a bajar revoluciones y las llegadas se volvieron más complicadas y sin tanto empuje como al inicio.

En el área técnica el espectáculo de Ricardo Tuca Ferretti, el técnico que estaba en camino de sumar su séptimo título, no varió: muecas de rabia y gritos enfadados para dar instrucciones y regañar a sus jugadores. El entrenador de los esmeraldas, Ignacio Ambriz, era el contrastante: tranquilo, nervioso, como si todo lo bueno que hizo en el torneo no sirviera como experiencia para definir en esta instancia.

El costo del primer tiempo fue muy alto para el León, que perdió a Ángel Mena a los 32 minutos por una lesión y en su lugar entró Jean Meneses. El mediocampista salió con lágrimas por la impotencia de sólo jugar media hora.

Al volver del descanso, Tigres parecía más decidido a irse al frente y no sólo aguantar a su rival. Todos tenían que reaccionar, Rubens Sambueza también regresó con más dinamismo y logró notarse en una jugada donde se le terminó la cancha, pero con inocultable tufo de peligro en el área.

El tiempo se agotaba para que Tigres hiciera la hazaña. Ante la proximidad del fracaso, los jugadores esmeraldas empezaron a perder la cordura. Casi al final del partido, Andrés Mosquera jaloneó a Enner Valencia y recibió roja directa para dejar al León con un hombre menos. Ya qué importaba, la derrota era inminente. Tigres vencía con casi nada y levantaba el trofeo por séptima ocasión.

"Estamos escribiendo la historia de este club; que sigan hablando los demás, estamos haciendo grande a este equipo", sentenció como resumen Nahuel Guzmán.