Valdez-Negrín, dúo dinámico como ningún otro en la cueva en los últimos 15 años

Primera dupla con más de 10 triunfos, 100 ponches y en el top 2 de efectividad desde 2005

Antonio Bargas Cicero
Foto: Agencias
La Jornada Maya

Mérida, Yucatán
Lunes 19 de agosto, 2019

Aproximadamente media hora antes del partido del viernes pasado en el Kukulcán Alamo, Yoanner Negrín y César Valdez platicaban amenamente en un dógaut casi vacío de los Leones. El cubano, que venía de una firma de autógrafos en el estadio, y el dominicano, que disfrutaba de un saborín, los pítchers más dominantes de la Liga Mexicana de Beisbol, departían como dos buenos amigos, demostrando que más allá de la loma han construido sólida amistad, como le comentaron a La Jornada Maya semanas atrás.

En una temporada de sobresaltos y alta tensión para el pitcheo en general en el circuito, el par de ases se ha visto consistentemente tranquilo y en control, formando un dúo dinámico en el montículo, una dupla de brazos como la que no se había visto en la cueva en al menos 15 años.

Dos serpentineros con 12 victorias o más y más de 100 ponches cada uno y ubicados en los dos primeros lugares de porcentaje de efectividad de la LMB. Desde por lo menos 2005 ninguna dupla de pítchers de los selváticos logró eso, de acuerdo con información de Baseball Private Portal. Valdez y Negrín, que abrirían en ese orden los primeros dos juegos de una eventual serie de playoffs de Yucatán, representan dos de las máximas esperanzas de los melenudos para tener una larga carrera en la postemporada, como la del Campeonato de Primavera de 2018.

En la historia de los “reyes de la selva” varios ases han escalado la loma, pero un dúo dinámico como el del antillano y quisqueyano es raro. “Nuestro pitcheo abridor ha sido excelente toda la temporada”, destacó el receptor Humberto Sosa. Y en gran medida se debe a la dupla estelar, que consiguió algo que no se lograba en la selva desde 2012: al menos 100 anestesias de un lanzador en una campaña. El venezolano Ramón Ramírez fue al anterior en sumar 100 o más chocolates (123) y tanto Negrín (116), quien abriría dos veces en la difícil gira por Puebla y León, como Valdez (110), cuatro y cinco en la Liga en “punchouts”, podrían rebasar esa cifra. Alfredo “Patoncito” Aceves (101, 2005) y Óscar Rivera (112, 2006) son los únicos otros leones con 100 o más ponches en una temporada en los últimos 15 años. José Samayoa está a ocho ponches de ser el tercer rugidor con 100 este año.

Los Leones tampoco tuvieron desde 2005 a los tres primeros en porcentaje de carreras limpias admitidas en el circuito o a tres entre los primeros cinco y gracias a Valdez (2.29), Negrín (3.18) y Samayoa están en posición de concretar al menos una de esas proezas. El domingo, tras su revés ante Campeche, Samayoa cayó al cuarto lugar con 4.14, arriba del tigre Wilfredo Boscán (4.31) y debajo del olmeca Juan Pablo Oramas (3.92).

Solamente Yasutomo Kubo, el japonés de los Bravos de León que encabezaba la Liga en ponches (135) y entradas lanzadas (136.2), superaba a Negrín (136) y Valdez (133.2) en “innings”. El derecho cubano (.239) también comandaba un 1-2-3 de las fieras en bateo en contra –Valdez (.251) y Samayoa (.261)-, y en WHIP acaparaban tres de los cuatro primeros lugares con Valdez (1.06, 1), Negrín (1.24, 3) y Samayoa (1.28, 4).

El as dominicano estaba empatado con Negrín (2016) y Samayoa (2018.1) con la mejor efectividad para un abridor selvático (2.29) en los últimos 15 años. En esas temporadas el cubano y el sonorense fueron sublíderes de la LMB en dicho departamento. Ahora Valdez debe ser el líder y con un número verdaderamente extraordinario en la “temporada de la ofensiva y el jonrón”.

El dato: Valdez consiguió en 2015 una campaña en la que dominó de manera similar a la actual, cuando con los Olmecas de Tabasco registró 11-6, 2.63 y 161 anestesias. Eso fue antes que regresara a las Grandes Ligas.