Tenemos que mejorar en todos los aspectos para estar en Tokio: Regina Alférez

Revela la ondina que planearon durante dos años y medio rutina que les dio plata en Lima

Antonio Bargas Cicero
Foto: Facebook @idey.Yucatan
La Jornada Maya

Mérida, Yucatán
Jueves 22 de agosto, 2019

Cuando Regina Alférez y el resto de la selección nacional de natación artística salieron de la piscina en Lima, enseguida voltearon a ver a su entrenadora Adriana Loftus, quien les dijo, “la mejor de la historia”, en referencia a su rutina con la que se colgaron la presea de plata en los Juegos Panamericanos.

“Fue una satisfacción tan grande que te dan ganas de llorar”, confesó la ondina yucateca en una charla con La Jornada Maya.

La sirenas se sobrepusieron a una temporada llena de obstáculos para defender su subcampeonato panamericano, pero esto aún no acaba. Lo más importante está por delante: ir por histórico boleto por equipos a Tokio 2020. Las seleccionadas confían en lograr la hazaña y están conscientes que hay mucho por hacer. “Tenemos que ponernos a analizar qué nos falta. Ser muy objetivas, incrementar tal vez la dificultad y rapidez. Mejorar en todos los aspectos, porque eso harán las rivales”, expresó Alférez Licea durante su visita a Mérida, “lo que siempre me llena de energía, me hace muy feliz y me trae gratos recuerdos”.

Regina busca seguir los pasos de Karem Achach, quien la ayudó a crecer en la disciplina, y ser otra yucateca en competir en natación artística en la máxima cita deportiva, para poner aún más arriba el nivel local en un deporte donde se “seguirá dando de qué hablar”, señaló la hoy regidora del Ayuntamiento de Mérida, y en el que el estado es “potencia nacional”, como dijo Angélica Moreno, vicepresidenta de nado sincronizado de la asociación estatal. Lo que sigue para las dirigidas por Loftus es el preolímpico del próximo año.

“Tenemos que trabajar muchísimo”, indicó Alférez.

Regina reveló que la tan elogiada rutina con motivo del aniversario 50 de la llegada del hombre a la luna la planearon durante dos años y medio, desde antes de los Juegos Centroamericanos. “No sabíamos qué hacer de rutina libre y dijimos, tiene que ser algo que impacte, que podamos transmitir, que tenga mucho de qué explotar”, comentó. “Nos llegó la idea y nos pareció el tema perfecto. Creo que fue muy bien aceptada, de verdad a todos les encantó, recibimos muchísimos comentarios y muy contenta por el impacto”.

La unión es una de las principales fortalezas con las que pelearán el pasaje a tierras niponas. “Nuria (Diosdado) es la cabeza, pero todas sabemos que cuando una no está bien, siempre buscamos apoyarnos, todas hacemos todo porque el equipo esté bien, cada una en su mejor forma, tratamos de apoyarnos siempre porque la meta es algo en conjunto. Este es un grupo muy unido y siempre no los reconocen”, mencionó.