Clásico duelo de pitcheo y bateo en final de la Zona Sur

Diablos y Leones tienen como arma la tenacidad

Antonio Bargas Cicero
La Jornada Maya

Mérida, Yucatán
Viernes 13 de septiembre, 2019

El primer duelo en playoffs entre Leones y Diablos Rojos del México en 11 años será una clásica confrontación de grandes lanzadores y grandes bateadores.

Los sublíderes de carreras anotadas en la Zona Sur (764) contra los líderes sureños y segundos en la Liga en efectividad (4.45). El segundo conjunto que más hits bateó (mil 315) frente al segundo que menos permitió (mil 115). El club que fue segundo en porcentaje de embasarse (.395), apenas arriba de Yucatán (.386), ante los número uno en WHIP (1.37). Los que más batearon (.323) contra los sublíderes en bateo en contra (.276). Yucatán Vs. El México por el boleto a la Serie del Rey por primera vez desde 2008. Abróchese el cinturón.

Por donde se vea la batalla que arranca mañana en el averno, donde luce el Alfredo Harp Helú, una joya arquitectónica de la pelota, luce pareja. A los equipos uno (Diablos, 67-49) y tres (Leones, 66-52) de la Zona Sur los separaron dos juegos. Ambos están repletos de figuras nacionales y extranjeras que jugarán en dos de las mejores sedes del circuito.

Yucatán fue más sólido y jugó mejor pelota desde mayo (59-37, por 55-39), en especial tras la pausa por el Juego de Estrellas (40-20, por 35-25), apoyado en su pitcheo (3.94, a cambio de 5.55), y terminaron en la cima de diferencial de carreras en el Sur (136), por encima del México (125).

Con un cuerpo de serpentinas que puede contener al rival y permitir que la ofensiva haga lo que tiene que hacer, buscarán las fieras tomar desquite por lo ocurrido hace poco más de una década, cuando los pingos, en seis juegos, evitaron que los reyes de la selva hicieran historia con tres Series del Rey en fila.

Ahora los selváticos pueden dejar en el camino a los infernales y alcanzar un hito para el club: títulos en años consecutivos.

En aquella final sureña, Víctor El Flamingo Bojórquez y Gerónimo Gil, los mánagers rivales, eran compañeros con los escarlatas, y David Cárdenas Cortés, arquitecto del actual róster rugidor, sacó los últimos tres auts en la capital.

“Es un equipo aguerrido el de Diablos, sabe jugar beisbol, pero nosotros también”, afirmó Octavio Tavo Álvarez, couch de pitcheo de los Leones y ex lanzador del México.

Lo único seguro en la serie de campeonato es que las emociones estarán al por mayor. Los Diablos estuvieron a un straic de quedar fuera ante los Tigres. Los Leones, a un aut de perder el cuarto duelo, lo que hubiera forzado el regreso a Oaxaca. Ambos cuentan con la mentalidad y recursos para remontar cualquier desventaja. “Es difícil vencer a alguien que no se rinde”, expresó el cañonero melenudo Art Charles sobre la tenacidad de su equipo.

¿Por qué los peninsulares podrían vencer a los capitalinos por tercer vez en sus últimos cuatro duelos de playoffs?

La razón número uno es la mejor rotación del circuito -Crenshaw y Samayoa estarían en la parte de arriba de varios grupos de abridores. También, un bulpén profundo y fuerte, con cuatro zurdos y mucha experiencia en Grandes Ligas y diversas ligas, como destacó el cerrrador Josh Lueke, que es más fuerte que el de los Tigres, que se derrumbó en el Alfredo Harp. Un corazón del orden al bate que puede hacer mucho daño en un parque como el del México y en la carretera, donde las fieras jugaron y batearon mejor, así como un estadio de pitcheo, que les puede pesar a los capitalinos como lo hizo Cancún (2 carreras anotadas en tres partidos), aunque los del averno también jugaron su mejor pelota en gira (35-25. 5.08).

¿La clave? Los fundamentos, apuntó Charles. “Hacer esas cosas pequeñas que ahora se hacen más grandes, aprovechar los errores, como lo hicimos contra Oaxaca”. Los dos contrincantes ya demostraron que las pueden realizar a la hora cero.

El pitcheo superior es el de Yucatán y las ofensivas están bastante parejas; la de los selváticos es más poderosa que cuando se midieron al principio de temporada con Alex Liddi, Charles y Xavier Scruggs. En ambas bancas se pueden encontrar grandes respuestas; Iván Terrazas (Z) y Jorge Cantú (D) son cartas importantes para El Flamingo.

En tres aspectos que tienen que ver con la prevención de carreras tampoco hay ventaja clara para alguien. Lueke (13 salvamentos en 14 oportunidades, 1.38) y Grant Sides (15 en 17, 3.07) se ven bastante parejos. La defensiva del México fue un poco mejor en el rol regular (.985, 1) y las de ambos han hecho el trabajo en playoffs. Los Leones fueron el quinto más ponchador y los dos conjuntos superaron las 800 anestesias.

La combinación de control (311 bases por bolas otorgadas, menor cifra en la Liga) y ponches de los rugidores podría resultar decisiva ante un rival de tanto contacto, en especial en su parque de bateo. El México tendría a dos abridores zurdos -Matt Gage y Arturo López-, el tipo de pitcheo que ha dado problemas a los peninsulares, aunque éstos, con apoyo de su equipo de análisis avanzando, se sobrepusieron a los Delgado, de Oaxaca. Ambos conjuntos saben responder a la hora buena; las fieras, .314 con gente en posición de anotar; los pingos, .326.

“Diablos es un gran equipo y nosotros también. Sabemos que somos de calibre de campeonato. Es hora de ir a ganar ese título”, expresó Charles.