"Darle en la madre" a la 4T

Astillero

Julio Hernández López
La Jornada Maya

Lunes 23 de septiembre, 2019

Difícil le resultaría al Partido Acción Nacional encontrar una forma más clara de mostrar su estancamiento, cortedad y desesperación que la ofrecida al convertir a Vicente Fox Quesada no sólo en estrella principal de un desvalorizado festejo cumpleañero de la agrupación derechista sino, aún peor, en presunto eje organizador de un proyecto multipartidista de salvación nacional, en el "coordinador" del presunto plan maestro para "darle en la madre" al proceso autodenominado Cuarta Transformación.

Tenis en lugar de botas e incluso una retórica en deterioro. El gran merolico de 2000 en metamorfosis siempre caricaturesca, henchido de riqueza en su Centro Fox (luego del estado de economía personal y familiar en crisis antes de llegar a Los Pinos), convertido ahora en cañonero de críticas desgarbadas y ejemplo de saltimbanqui histórico que "expulsó" al Partido Revolucionario Institucional de la silla presidencial pero reprodujo sus vicios y terminó apoyando a los candidatos de tres colores en 2012 (tapete de Peña Nieto) y en 2018, con José Antonio Meade.

Y, sin embargo, Acción Nacional lo ha recibido entre vítores, urgido el partido derechista de hacerse de alguna figura que destaque entre la planicie actual en la que Marko Cortés, el dirigente nacional formal, se redujo aún más al alzar el brazo supuestamente victorioso de Fox. ¿El ex gobernador de Guanajuato es el ejemplo del político de recambio que el panismo propone en lugar del tabasqueño que hoy gobierna? ¿La ideología y el programa del panismo encarnan en la figura del reciclado Fox? ¿Esta es la oferta de la oposición al obradorismo?

Antiguos cómplices enlazados de nuevo en otro intento de organizar un frente eficaz contra Andrés Manuel López Obrador: Fox, pero también Diego Fernández de Cevallos, el abogado del poder que también ha hecho pronunciamientos sonoros (mediante video, físicamente ausente al igual que Ricardo Anaya) contra el manejo político andresino. Especialista en anunciar lo que luego se le habrá de desmoronar o ni siquiera tenía realmente armado (así lo hizo durante su sexenio), el entusiasta Vicente no guardó discreción sobre su supuesto equipo antiobradorista: "Ya me reuní con Calderón, con Margarita, con Alito, ya me reuní con los Chuchos del PRD y vamos a cabalgar de nuevo. Vamos a repetir el 2000 con estrategia, con inteligencia y descarando los engaños y mentiras de este personaje".

El historiador Pedro Salmerón Sanginés, mientras tanto, caía de la dirección del Instituto Nacional de Estudios Históricos de la Revolución Mexicana a causa de un escrito personal en el que habló de un "comando de valientes jóvenes" que, pertenecientes a la Liga Comunista 23 de Septiembre, habrían intentado secuestrar y habrían terminado asesinando al relevante empresario Eugenio Garza Sada en Monterrey. Tal señalamiento de valentía juvenil fue el punto de detonación de una andanada de críticas encabezadas por el antedicho Fox y por Felipe Calderón Hinojosa, además de organismos empresariales y, obviamente, el Partido Acción Nacional.

En lugar de abrir un necesario debate acerca del periodo histórico en que jóvenes convencidos de la cerrazón de los canales pacíficos para intentar cambios en el país optaron por la vía de las armas, y también acerca de la contribución que ese movimiento insurrecto hizo involuntariamente al rediseño del sistema político (y electoral) mexicano, en un proceso que ha permitido la llegada al poder de opciones pacifistas como el obradorismo, las cúpulas derechistas del país aprovecharon la oportunidad para imponer su visión histórica y colocar en predicamento el equilibrismo de la Presidencia de la República.

Salmerón se enredó al transferir la responsabilidad de su personal renuncia al propio López Obrador, al entregar su dimisión para que el tabasqueño decidiera si la acepta o no, pero un rápido movimiento de la Secretaría de Cultura habilitó al sustituto y pareció dejar el tema en el archivero de los hechos administrativos consumados. ¡Hasta mañana!

Twitter: @julioastillero
[email protected]