Incumplen Cancún y 'Playa' con monitoreo de calidad del aire

María Arroyo, señaló que ya hay pláticas con las autoridades ambientales estatales

La Jornada Maya
Foto: Juan Manuel Valdivia

Cancún, Quintana Roo
Lunes 7 de octubre, 2019

Cancún y Playa del Carmen incumplen la Norma Oficial Mexicana (NOM) 156, que obliga a la implementación de redes de monitoreo de la calidad del aire en ciudades con más de 500 mil habitantes, y la decisión de colocar o no estaciones es al albedrío del gobierno estatal, que asegura que “no hay información suficiente para realizar una evaluación de los impactos en la salud”.

En junio pasado, el Estudio de la distribución de metales presentes en polvos urbanos de la ciudad de Cancún, elaborado por estudiantes de la Universidad del Caribe (Unicaribe), estableció que Cancún cumple con tres de las cinco condiciones para instalar un sistema de monitoreo de la calidad del aire.

El trabajo reveló concentración de plomo y zinc en el municipio de Benito Juárez, similar al que registran grandes ciudades como Madrid y la Ciudad de México, y recomendó instalar tres estaciones de monitoreo: por la embotelladora Coca Cola, en la avenida José López Portillo; a la altura de plaza Las Américas, sobre la avenida Tulum, y en el kilómetro tres de la Zona Hotelera, en la parroquia Cristo Resucitado.

Durante su conferencia magistral Estrategias para la mitigación y adaptación al cambio climático en la región Sur-Sureste, la directora general del Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INEEC), María Amparo Martínez Arroyo, señaló que ya hay pláticas con las autoridades ambientales estatales para instalar las estaciones.

“Estamos hablando con ellos la posibilidad de apoyarlos para que se defina dónde sería conveniente y cómo estaría, pero depende del gobierno del estado. El poder saber en dónde se concentran emisiones que puedan ser dañinas para la gente, en primer lugar, para los cultivos, para las edificaciones y cómo se puede arreglar. Entonces, tenemos que hacer seguramente algunos estudios conjuntos”, dijo.

La científica señaló en entrevista que pese a que no se ha reunido con el secretario de Ecología y Medio Ambiente de Quintana Roo, Alfredo Arellano Guillermo, ya ha charlado con la subsecretaria de Política Ambiental, Graciela Saldaña Fraire, y hay muchos temas en común, sobre todo los relacionados con el sargazo, y destacó que hay disposición por ambas partes.

Sin embargo, la decisión de colocar o no estaciones de monitoreo de la calidad del aire, cuando menos en las dos ciudades quintanarroenses que violentan la NOM 156, corresponde al libre albedrío del gobierno estatal, además de que no hay algún ente federal que constate el cumplimiento de la legislación medioambiental.

“Aquí hay una cuestión que es muy complicada porque nosotros en términos científicos y técnicos, hacemos la coordinación, vigilamos cómo están y coordinamos la Red de Monitoreo, pero es una atribución estatal, si el estado no lo pone, nosotros no podemos hacerlo. La atribución de poner y hacer el monitoreo, de poner los aparatos es una atribución del gobierno del estado. No tenemos atribución de gestión, sino de investigación y apoyo técnico.”

Dijo que si el gobierno estatal lo decide, habría la posibilidad de venir con unidades móviles a definir con la autoridad cuáles serían los mejores sitios para colocar las estaciones, y dejó en claro que el gobierno estatal es juez y parte en cuanto al cumplimiento de la NOM que señala que el monitoreo es obligatorio en ciudades con más de medio millón de habitantes.

Martínez Arroyo también alertó que, en el tema del sargazo, está latente la posibilidad de que otras especies vegetales y animales empiecen a tener comportamientos de proliferación masiva, y exhortó a los medios a documentar y denunciar la excesiva tala de selva y manglares debido al incontenible desarrollo inmobiliario en el estado de Quintana Roo.