Moody's otorga calificación sobresaliente a finanzas de Yucatán

Situación del Isstey podría generar "presiones negativas", previene la calificadora

La Jornada Maya
Foto: Gobierno de Yucatán

Mérida, Yucatán
Domingo 13 de octubre, 2019

El gobierno de Yucatán fue evaluado con calificaciones sobresalientes por la agencia internacional Moody’s, confirmando la pertinencia de las políticas financieras del gobernador Mauricio Vila Dosal, lo que permite al Estado demostrar la solidez de sus finanzas.

La calificadora Moody’s asignó el día de hoy una evaluación del riesgo crediticio base (BCA, por sus siglas en inglés) de ba1 y calificaciones de emisor de Ba1/A1.mx (escala global, moneda local/escala nacional de México).

Esta calificación, especificada en el documento en el que se anuncia la resolución, es porque Yucatán presenta una “adecuada posición de liquidez en comparación con otros pares mexicanos”, es decir, estados del país, gracias a las medidas tomadas por Vila Dosal.

A pesar de los recortes federales, la economía del Estado se mantiene sólida, atrayendo inversiones y generando más empleos. La administración de recursos y la austeridad en el gasto gubernamental han sido clave, afirman expertos.

Por avales como el de Moody’s, Yucatán obtuvo la mejor tasa otorgada a un financiamiento de largo plazo para un estado de la República por la banca comercial. Esto fue posible por la disciplina administrativa de Vila Dosal y a la transparencia en el proceso de licitación, explicó en su oportunidad la Secretaria de Administración y Finanzas (SAF), Olga Rosas Moya.

Además, explica el tesorero del gobierno estatal, Roberto Suárez Coldwell, Moody’s observó “niveles moderados tanto de deuda como de servicio de la deuda, una sólida recaudación de ingresos propios, un elevado crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) estatal, moderados requerimientos de financiamiento y una adecuada posición de liquidez”.

“Moody’s asegura que el gobierno corporativo y la administración de Yucatán son más fuertes en relación a muchos de otros estados mexicanos”, destaca el tesorero Suárez Coldwell.

La calificadora internacional también advierte los riesgos que representa para el Estado el Instituto de Seguridad Social de los Trabajadores del Estado (Isstey). En el análisis de las finanzas públicas yucatecas. Alerta que el sistema de pensiones de Yucatán actualmente tiene un período de suficiencia de pocos años.

Moody's previene que si no se toman medidas drásticas, “pudiera generar presiones negativas para las finanzas del estado en el largo plazo”. Es decir, Yucatán tendría que pagar más intereses por créditos futuros, destinar recursos presupuestales al Isstey, más otras consecuencias adversas para los recursos públicos.

En días pasados el gobierno informó que la situación del Isstey es un problema que se arrastra desde administraciones pasadas que optaron por medidas urgentes, que no resolvieron el problema de fondo. Durante la administración de Ivonne Ortega Pacheco, el adeudo histórico al Instituto fue de 2 mil 81 millones de pesos y posteriormente, para liquidar esa deuda, el gobierno de Rolando Zapata Bello creó el Fideicomiso de la Reserva de Ucú en diciembre de 2014.

El último informe financiero del Instituto señala que dicha administración dejó un adeudo de más de 173 millones de pesos al Isstey por concepto de cuotas vencidas, más intereses moratorios.