'Enseña por México' reduciría brecha educativa en comunidades yucatecas

Asociación, en alianza con la Segey, trabaja en 25 secundarias de 14 municipios

Texto y fotos: Graciela H. Ortiz
La Jornada Maya

Kanasín, Yucatán
Martes 15 de octubre, 2019

Desde el 12 de agosto, la organización Enseña por México, en mancuerna con la Secretaría de Educación del estado (Segey) trabajan,codo a codo, para incrementar la calidad de la educación y abatir el rezago educativo.

"Enseña por México es una organización sin fines de lucro dedicada a la educación y nuestro objetivo principal es reducir la brecha educativa en comunidades donde necesitan más apoyo", refiere Martha Álvarez Martínez, gerente regional para Yucatán del mencionado programa.

La directiva explica que con la Segey hicieron un pequeño estudio para evaluar cuáles eran las comunidades con mayores necesidades en la parte académica y social, "es decir, donde hay mayores índices de violencia y deserción escolar, para poder actuar sobre esos puntos".

En la actualidad, Enseña por México colabora con 25 secundarias de Yucatán, en 14 municipios (Chichimilá, Izamal, Kanasín, Chemax, Motul, Oxkutzcab, Tekax, Tzucacab, Valladolid, Peto, Tixcacalcupul, Progreso, Tekom y Temozón), donde 35 profesionales brindan sus conocimientos a 3 mil 600 estudiantes.



Una de las escuelas que apoyan es la Número 37 General Leandro Valle Martínez, ubicada en Kanasín, a ocho kilómetros de Mérida, donde atienden a 902 alumnos en dos turnos.

Se trata de una escuela amplia, con un gran gimnasio de usos múltiples techado, donde los alumnos no sólo tienen su recreo, sino que practican deportes y hasta ensayan marchas para los desfiles, bajo la supervisión y enseñanza de la profesora de música.

Si bien los alumnos reciben matemáticas, español y ciencias como materias regulares, "nosotros, a través de técnicas que son totalmente diferentes a las que habitualmente se dan en el aula, es que llegamos a que el alumno se interese por aprender la materia, al tiempo que adquiera habilidades sociales", agrega Álvarez.

En promedio un profesor de Enseña por México (PEM) dicta clases de 15 a 20 horas, en tanto los maestros ajustan sus horas y programas para brindarles a los estudiantes todos los contenidos.

Dirección feliz

Las paredes de la escuela, que antes fueron verdes, aún mantienen el color, pero se pueden observar grandes manchas blancas de la vieja pintura. Sin embargo su director, Javier Pinto Brito, dice que se encuentran dentro de un programa de mantenimiento y que en breve pintarán las instalaciones.



Cuenta que ellos no tienen problemas de bullying y si existe algún caso, él personalmente lo platica con los involucrados, y una de las causas de que eso no ocurra es el apoyo del programa Enseña por México, que logra que los estudiantes se conozcan entre sí, aprendiendo a respetar las diferentes formas de pensar.

Pinto Brito se muestra muy entusiasmado con el programa "porque en esta escuela en particular hay muchos niños que necesitan apoyo, diferente al que ofrecen los maestros que deben cumplir con los contenidos básicos del programa".

Afirma que a los alumnos les gusta mucho porque salen de su rutina diaria del dictado de clases; por otro lado ayuda en la contención de los estudiantes que tienen problemas familiares: "Aquí, sin temor a equivocarme, tenemos entre un 85 y 95 por ciento de familias disfuncionales, no hay tiempo para trabajar la cuestión socio emocional en las asignaturas, pero en el programa Enseña por México les preguntan cómo están, cómo se sienten y que se lo comenten a sus compañeros y, muchas veces, los alumnos ni en su casa encuentran esa contención y acá se sienten bien cuando se les pregunta".

La escuela cuenta con una sicóloga del programa Cuenta Conmigo, "viene dos veces por semana y a veces la demanda es demasiada", aclara.

Los PEM

Los PEM son recién egresados de múltiples carreras, quienes reciben una beca para enseñar por dos años, al tiempo que realizan una maestría en liderazgo y educación.



Unos de los PEM, Vicente Aguilar Aké, egresado de la licenciatura en educación de la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY), imparte lecto escritura y a través de actividades lúdicas se enfoca en generar habilidades emocionales en los jóvenes. "Los chicos no tienen confianza para compartir lo que piensan, sus opiniones; les da pena o miedo ponerse al frente de la clase y hablarle a un público. Entonces yo les hago desafiar esa pena, que generen confianza, seguridad en sí mismos, empatía y que hagan trabajo en equipo".

Dice que para él es un reto que los jóvenes logren esas habilidades y es notable cómo los alumnos lo respetan pese a su juventud. Sin duda los estudiantes parecen disfrutar de este programa. Marilyn H. P., de 14 años, quien cursa el tercer año, afirma: "el programa me ha enseñado mucho, porque el maestro nos ha ayudado a quitarnos la pena, me ha ayudado a expresarme de una manera que hasta yo misma me sorprendo, porque yo no era así".

Algo similar expresa Carlos C. B., de segundo año, de 13 años: "Me gusta mucho este programa, yo soy muy penoso, pero el programa me cambió. Ahora me comunico mejor con las personas; antes era muy tímido y no hablaba tanto con mi familia como ahora".

Vicente imparte lecto escritura en segundo C, que consta de 32 alumnos. Antes de iniciar la clase hace pasar al frente a una niña y a un niño y les pregunta cómo se encuentran y que se lo platiquen a sus compañeros. De ese modo, los jóvenes van adquiriendo habilidades sociales y aprenden a hablar en público.

Acerca de 'Enseña por México'

Enseña por México llegó al país hace ocho años, ya que pertenece a la red mundial Teach for all.



"Hemos tenido muy buena respuesta de los directores y de los maestros, que son muy participativos. La Segey nos ha abierto las puertas y hemos recibido, también, muy buena respuesta de los alumnos", concluye la gerente regional.

En enero abrirán una convocatoria invitando a profesionales para unirse al programa, visitarán universidades y, además, se puede aplicar en www.ensenapormexico.org.

En México hay alrededor de 31 millones de estudiantes cursando educación obligatoria en 242 mil 580 planteles; una de cada tres personas en el país son niños o adolescentes; 60 por ciento de los estudiantes que terminan el bachillerato no entienden lo que leen; 81.2 por ciento de los alumnos tiene un nivel deficiente en matemáticas; 64 por ciento tiene un nivel deficiente en lenguaje y comunicación; 40 por ciento de los mexicanos no concluye la educación básica; cada día, 5000 estudiantes abandonan la escuela; la primera infancia representa 0.8 por ciento del PIB de México, conforme a datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).