Entre catrines, López Obrador pasea por el 'Altar de Altares'

Se montó en el Zócalo capitalino como celebración a los difuntos

Rocío González Alvarado
Foto: José Antonio López
La Jornada Maya

Ciudad de México
Sábado 2 de noviembre, 2019

Custodiado por una valla de catrinas y catrines de la puerta de Palacio Nacional al asta bandera, el presidente Andrés Manuel López Obrador inauguró la ofrenda monumental Altar de Altares, que se montó en el Zócalo capitalino como parte de las celebraciones por el Día de Muertos.

Acompañado por su esposa, Beatriz Gutiérrez, y la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, el mandatario fue recibido con un ritual prehispánico y posterior al sonido de los caracoles, entre el humo del copal, recorrió la exposición en la que se representó el quehacer funerario de las cuatro regiones cardinales del país.

A las 9:30 horas, después de concluir su habitual conferencia de prensa en la que señaló que se trata de tradiciones que se conservan en todo México, sobre todo en los pueblos y comunidades indígenas, el Presidente se tomó media hora para conocer la ofrenda diseñada por el artista Vladimir Maislin para después regresar a sus actividades.

El secretario de Cultura del gobierno capitalino, Alfonso Suárez del Real, explicó que la ofrenda está integrada por cuatro altares monumentales de 12 metros de altura dirigidos hacia los cuatro puntos cardinales.

El del Este lo representa el arco del Xantolo, adornado con flores, frutas y panes, representativo de la Huasteca potosina; el del Sur, con fruta de temporada, platillos típicos como tamales y aguardiente, que rememora la tradición maya.

El del Oeste se distingue por sus caballitos de madera, cargados con flores, frutas y maíz; y el del Norte, formado por cuatro troncos con un tapanco que contiene agua, flores, alimento y una cruz.

También están representados los cuatro mundos al que se dirigen los muertos, según la cosmovisión mexica: el Mictlán, a donde van los caídos por muerte natural; el Tonatiuhichan, al que llegan aquellos que perecieron durante combate o sacrificios; el Tlalocan, recinto de Tláloc destinado a los ahogados, fallecidos por un rayo o por enfermedades en la piel, y el Chichihuacuauhco, reservado para las almas de los niños pequeños.

La ofrenda, que se mantendrá hasta el próximo 10 de noviembre, cuenta con 32 coronas con fotografías que exponen la forma en la que se celebra el Día de Muertos en los diferentes estados del país.

Vladimir Maislin informó que Altar de Altares pretende ser un viaje ancestral por el país para mostrar la diversidad de las tradiciones en torno a esta fecha, y cuyo fin es que las personas se lleven una experiencia emocionante al apreciar costumbres distintas y que ejemplifican la complejidad de la celebración del Día de Muertos en México.