"Queremos ayudar al trabajador, buscamos igualdad": Rogerio Castro

En Yucatán sólo 36 por ciento de las empresas cumplen en tiempo y forma el pago de las cuotas

Graciela H. Ortiz
Foto: Conavi México
La Jornada Maya

Mérida, Yucatán
Miércoles 13 de noviembre, 2019

“Lo que buscamos es ayudar a más trabajadores, sobre todo a aquellos que hoy no tienen la opción de adquirir un patrimonio. Es un sector que, en algunos lugares del país, no tiene esa oportunidad, entonces queremos que sea parejo y que haya igualdad. No pensamos en ningún tipo de cuestión moral o religiosa, sólo queremos ayudar a que los trabajadores tengan un patrimonio. No por una cuestión ideológica o religiosa, vamos a negarle esa posibilidad”, aseguró, en entrevista exclusiva con La Jornada Maya, Rogerio Castro Vázquez, secretario general del Infonavit, refiriéndose a los nuevos créditos solidarios, a través de los cuales se verán beneficiados sectores minoritarios como las parejas del mismo sexo.

Explicó que el crédito solidario es una modalidad donde personas que no tienen una relación jurídica, como el caso de un matrimonio, van a poder unir sus créditos. “Antes era muy rígido porque sólo se permitía entre cónyuges, y este tema que ha causado polémica generaba que sólo en los estados donde estaba aprobado el matrimonio igualitario tuvieran acceso a los créditos”.

Por eso indica que con este nuevo crédito, a partir de enero de 2020, ya no se va a necesitar de una relación jurídica, porque se va a poder unir los créditos, incluso para los que viven en unión libre, también entre hermanos, primos, etc. “La ventaja de estos créditos es que se pueden unir hasta cuatro personas, en esta primera etapa, y pueden adquirir un mejor patrimonio”.

“Otra ventaja es que son flexibles, el día mañana la persona que quiera separarse de este crédito colectivo, va a poder hacerlo con su misma hipoteca va a poder moverse a otro lado. Y los otros tres copropietarios pueden buscar a otra persona para que ocupe el lugar vacante o incluso si quieren cambiar de vivienda, lo pueden hacer”, precisó.

Invitación a los gobernadores

Refiriéndose al subsidio de la vivienda que daba el Gobierno Federal y que fue suspendido, explicó que en Yucatán existía uno de alrededor de 70 mil pesos, pero “el gobierno federal, trabajando con el Infonavit, pensó que ese subsidio debía dirigirse a las personas que no tenían ni Infonavit ni Fovissste, por eso fue canalizado a la gente que no tenía ningún tipo de prestaciones”.

Por ello afirmó que el Infonavit incrementó la capacidad de crédito de los trabajadores que menos ganan, “aumentamos 10 por ciento, es decir, un promedio de 30 mil pesos por trabajador, en la franja de un salario mínimo a 2.8”.

Hoy por ejemplo un trabajador que gana dos Unidades de Medida de Actualización (UMA), es decir, dos salarios mínimos, antes tenía 307 mil pesos de capacidad de crédito, y ahora 337 mil, en tanto al que percibe sólo un salario mínimo se le aumentó 70 mil pesos en la franja de un UMA a 1.6.

Refirió que para solucionar el déficit de la desaparición de ese subsidio están llevando a cabo acuerdos con los gobiernos de las entidades federativas para que apoyen al trabajador. “Por ejemplo, en Zacatecas pasaba lo mismo que en Yucatán, también el promedio del subsidio era como de 70 mil pesos, lo que hicimos fue llegar a un acuerdo con el gobierno del estado, que aportó 10 millones de pesos; a cada trabajador le dio 33 mil pesos, más los 30 mil que pusimos nosotros y seis mil que dio la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de Vivienda (Canadevi), entonces ya casi logramos los 70 mil juntando los tres apoyos”.

Dijo que aún no se le ha hecho una invitación formal al gobernador Mauricio Vila, pero se ha puesto en conocimiento que están firmando ese tipo de convenios con los gobiernos de los estados, “nosotros con muchísimo gusto lo invitaríamos a que pudiera ayudar a los trabajadores”.

Empresas yucatecas

“Acabamos de reconocer a 116 empresas de Yucatán que son las que pagan puntualmente las cuotas para el cinco por ciento de la subcuenta de vivienda, estamos trabajando para que los patrones cumplan”.

Sostuvo que hoy en Yucatán sólo el 36 por ciento de las empresas cumplen en tiempo y forma el pago de las cuotas, “tenemos que avanzar porque otro porcentaje no es que no pague, pero se atrasan y luego afectan al trabajador; en Yucatán 90 por ciento paga las cuotas del Infonavit, pero con atraso”.

Más adelante, precisó que antes había condonaciones del pago de las cuotas, pero se les ayudaba a algunos y a otros no, “entonces ahora lo que estamos haciendo es congelar las cuentas, si no paga inmediatamente se le congela la cuenta a la empresa deudora”.

Manifestó que lo que el Infonavit hizo por mucho tiempo fue allegarse del dinero de los trabajadores a través de créditos impagables, intereses altos, quitando viviendas, “el Infonavit tiene finanzas sanas pero a costa de los trabajadores”.

Programas

Aseguró que el Infonavit va por el camino correcto, ya que ahora están llevando a cabo dos programas: el de Responsabilidad Compartida y el 90-10.

Sobre el programa Responsabilidad Compartida explicó que anteriormente existía el esquema de Veces Salarios Mínimos, es decir, que el salario mínimo era la base para el crédito del trabajador, “lo que sucedía que cuando subía el salario mínimo, también se incrementaba el crédito, entonces teníamos un sector de gente que debía 150 por ciento más de lo que prestó, por lo que reestructuramos los créditos, los pasamos a un esquema de mensualidades fijas y ya no va a subir anualmente, como sucedía antes".

Precisó que con ese sistema de reestructura de crédito ya han ayudado a 194 mil personas y “en todo el sexenio pensamos llegar a 800 mil”.

“El otro programa es para la gente que ya pagó 90 por ciento de su crédito, entonces le hacemos una quita de 10 por ciento y su crédito se liquida, se le da su cancelación de hipoteca y ya puede tener su escritura, de ese modo le quitamos la carga financiera a las familias”, indicó.

Viviendas abandonadas

Castro Vázquez expresó que uno de los graves problemas que tienen es el de las viviendas abandonadas en todo el país, unas 500 mil en total. “Antes esas casas se vendían a un tercero que las arreglaba y la volvía a vender, pero era un círculo vicioso porque al no mejorarse el entorno, debido a que no había seguridad ni servicios municipales, o estaba lejos de los centros de trabajo, terminaba abandonando nuevamente la vivienda. Estamos pensando en atender la problemática social de esos polígonos, porque si no trabajamos en conjunto para mejorar la parte urbana, de nada sirve vender viviendas, porque terminan otra vez abandonadas”.

Finalmente, informó que hasta el momento se han otorgado un poco más de 300 mil créditos y buscan la meta de 400 mil.