Realizan performance 'Un violador en tu camino' en la UADY

En 10 meses de existencia del grupo contra el acoso ha recibido 35 denuncias, una de ellas colectiva

Graciela H. Ortiz
La Jornada Maya

Mérida, Yucatán
Sábado 7 de diciembre, 2019

Unas 50 alumnas, de diferentes carreras, de la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY) se manifestaron el viernes por la noche, en el patio de la sede central de la casa de estudios, a través de la performance “Un violador en tu camino”, a fin de continuar su lucha contra los casos de abusos sexuales, acoso y hostigamiento que sufren en la Universidad.

La portavoz del colectivo “UADY sin acoso”, que convocó a las estudiantes, Rosa C.P. precisó que hasta el momento, tras 10 meses de funcionamiento como grupo, han recibido 35 denuncias, una de ellas colectiva de 13 alumnas contra un estudiante.



La alumna de la licenciatura de historia, señaló que el 4 de julio la Universidad estableció un protocolo para atender las denuncias, pero que se dedica más a las pláticas de prevención que “poco han servido, pero son un primer paso”.

“La campaña no es en contra de la Universidad, lo único que buscamos es que estos casos se terminen, que no queden impunes”, abundó.



Si bien ya se expulsó a un profesor y a un alumno, indicó que ahora están recibiendo muchas denuncias anónima sobre profesores, que se dedican a compartir en sus redes comentarios misóginos, mensajes de odio, e inclusive burlas hacia las pláticas que ofrece la misma Universidad.

“Los estudiantes tienen a los profesores en redes y los secundan, en lugar de que el maestro utilice ese medio para sensibilizar a los alumnos lo usan para marcar más esa brecha de desigualdad de género. La Universidad sólo les hace una llamada de atención, pero eso no acaba el problema”, aseguró.

Puntualizó que poseen una página de Facebook “Uady sin acoso”, a través de la cual se puede solicitar ayuda e información.

Planta docente Rosa C.P. cree que la Universidad tiene que trabajar más en su planta docente. “El problema es que el acoso está muy normalizado que ni siquiera lo detectamos, entonces es más fácil distinguir cuando es un profesor, que cuando se trata de un compañero”.

Afirma que un profesor es una autoridad y por eso es ampliamente detectable, pero un compañero lo puede hacer “jugando, les alzan las faldas, les desabrochan el brasier, son como esos juegos normalizados de violencia; los comentarios, las miradas, que las estudiantes no pueden identificar, por eso seguramente no hay tantas denuncias de acoso”.

Por otro lado aclaró que para que se considere tanto acoso como hostigamiento deben ser actitudes repetitivas, o sea “si a mí me hicieron un comentario no puedo decir que es acoso, hasta que me lo vuelvan a hacer, dos, tres, cuatro veces”.

Considera que parte de la respuesta es que la situación en el país ya está muy visible, “cuando se hace visible las chicas tienen más confianza de manifestarse y decir me está pasando, quiero hacer algo”.

“Uady sin acoso es un grupo que te apoya y que te dice, ¿quieres denunciar?, lo hacemos contigo”, concluyó.