Provechoso paso con Los Mochis impulsa carrera del couch Morejón

Houston Jiménez será pieza clave en la cueva; ayuda a un club a jugar bien, señala

Texto y foto: Antonio Bargas Cicero
La Jornada Maya

Mérida, Yucatán
Martes 18 e febrero, 2020

Oswaldo Morejón hizo de todo como parte del cuerpo técnico de los Cañeros de Los Mochis en su regreso a la Liga Mexicana del Pacífico.

El yucateco apoyó a Bárbaro Cañizares, encargado del bateo, y a Jesús Chuy Arredondo con la defensiva. Con su experiencia en el cajón de primera base de los Leones ofreció tips a Víctor Quintero, quien patrulló el tráfico de esa base. Y cada noche estaba en el dógaut al lado del mánager Víctor Bojórquez y el couch de banca Mario Iván Santana, contribuyendo con consejos, sugerencias y todo lo que su oficio podía ofrecer a un conjunto muy joven que se sobrepuso a mala racha para cerrar fuerte y quedarse “muy cerca”, como dijo el ex segunda base, de eliminar al eventual campeón Culiacán.

A los Cañeros les faltó una victoria para la hazaña, pero dejaron en el camino en el máximo de siete juegos a los campeones Charros, en batalla “dramática y desgastante”. Y como relató en entrevista exclusiva con La Jornada Maya, fue fundamental para lograrlo una estrategia que Morejón y Santana aprendieron de Alfonso Jiménez, el flamante couch de banca de Yucatán.

En un ocasión con los Venados de Mazatlán, a los que dirigía el Houston, Santana estaba en primera y ya con un aut vino el toque de sacrificio y, a continuación, Morejón bateó hit productor. En el séptimo duelo en Jalisco, con Los Mochis abajo 4-3 en la novena, Jesús Arredondo empató el encuentro luego de toque de Jonathan Jones. En esa situación, Santana y Morejón tenían en mente el sacrificio con un aut -”si ponemos el corredor en segunda podemos ganar”- “lo platicamos y le dijimos a Bojórquez”.

“Tocó la bola Uriarte para poner corredor en segunda y anotó con imparable”, recordó. En el dógaut local observaba el Houston. “Eso nos hizo ganar la serie. Y todo vino de la experiencia que te dan los juegos después de tantos años. Como couches damos sugerencias y el mánager es el que toma las decisiones”.

Ese fue uno de los mejores momentos de una experiencia notable para el yucateco como couch auxiliar de los Cañeros, que dijo, es muy importante para continuar creciendo y consolidándose en su segunda carrera en el beisbol. “Estar en el Pacífico te permite observar de cerca la importante competencia que haya allá y a ex jugadores de Grandes Ligas y jóvenes que están en Estados Unidos, y luego uno trae eso al verano. Conoces a varios jugadores, que luego irás enfrentando”, comentó el símbolo melenudo, que en el receso sigue involucrado en la pelota, en especial la femenil, tras sesión de entrenamiento en el parque Kukulcán. “Ahora tengo que continuar preparándome para hacer bien las cosas”. En Los Mochis, recordó, todos lo recibieron muy bien. Uno de los detalles destacados fue que convivió con el estelar cañonero Saúl Soto; “nos conocíamos de años, pero sólo habíamos estado juntos en un torneo internacional”. También estuvo con varios peloteros con quienes había trabajado y siguió de cerca a varios leones, entre ellos Jonathan Jones, “feliz de que me encontrara ahí”.

Feliz como está Morejón de que Houston llegue a la cueva. “Le aprendí mucho y con sus consejos mi nivel de juego subió”, señaló. “Será pieza clave al lado de Gerónimo (Gil). Te ayuda en todo, principalmente en fundamentos. Con él el corrido de bases y hacer jugadas eran fundamentales. Tiene la mentalidad de mánager y es un gusto que esté aquí”.