Aprovechan en Chichen Itza el vacio por COVID 19 para realizar mantenimiento