Autoridades locales recogen firmas contra acuerdo

Productores de soya de Iturbide buscan continuar con la siembra

Texto y foto: Hubert Carrera Palí
La Jornada Maya

San Francisco de Campeche, Campeche
Lunes 18 de julio de 2016

Durante la reunión informativa y deliberativa con representantes de la Comisión Intersecretarial de la Biodiversidad de los Organismos Genéticamente Modificados (CIbiogem), Sagarpa, CDI y la CDHC, poco más de 100 productores soyeros de esta comunidad chenera acordaron continuar con la siembra del transgénico y el uso de glifosfato, y solicitaron a la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) no los castigue por esta desobediencia. En tanto, ejidatarios y la comunidad en general, encabezados por sus comisarios ejidales y municipales, recolectaron más de 570 firmas para pronunciarse en contra y exigieron todo el peso de la ley contra este desacato.

El pasado viernes, en lo que fue considerado una reunión “fast track” que duró alrededor de cuatro horas, los asistentes acordaron con las autoridades que coordinan estas reuniones informativas continuar con la siembra de soya transgénica, pese a su prohibición por parte de la SCJN.

En el acta levantada durante esta reunión destacan las firmas y nombres de quienes dicen representar a los pueblos indígenas: Fernando Catzín Aké, a quien se le ha comprobado una propiedad de 200 hectáreas que renta a una comunidad menonita dedicada a la siembra de soya transgénica, y Nicolás Uc Poot, quien durante la reunión del pasado viernes se presentó como funcionario de la Sagarpa.

A esta reunión no asistieron los comisarios ejidal y municipal, Abelardo Briceño Monroy y Mario Ché Coh, respectivamente. Sin embargo, el acta de acuerdos fue avalada por Catzín Aké y Uc Poot.

No a la soya transgénica

De manera alterna, Abelardo Briceño Monroy y Mario Ché Coh recolectaron más de 300 firmas de los ejidatarios y la comunidad en general, para manifestar su negativa a la siembra de soya transgénica, este pasado fin de semana. El documento lo presentarán este martes a la Sagarpa, Cibiogem, CDI, CDHC y Secretaría de Gobernación (Segob), ya que, justificaron, no asisten a las reuniones informativas para evitar confrontaciones, pues es claro el apoyo de las autoridades federales a quienes se han dedicado a la siembra del transgénico.

Briceño Monroy reprobó la manipulación informativa que llevan a cabo la Cibiogem, CDI y Sagarpa para que los pobladores de Iturbide sigan sembrando soya transgénica, pues a las reuniones acuden únicamente los interesados en el cultivo, quienes a su vez están coludidos con los menonitas, “pero nosotros no asistimos para evitar confrontaciones con los soyeros. Siempre es lo mismo, siempre las mismas gentes que tiene alquiladas sus tierras a los menonas, por eso el desinterés de la población de asistir y participar en estas reuniones”, aseguró el comisario ejidal.

Subrayó que con la firma de este documento dejarán en claro su postura, “para terminar de una vez por todas con esta farsa que han montado Sagarpa, CDI y la Cibiogem para favorecer a productores soyeros y menonitas, quienes realmente son quienes asisten a las reuniones informativas”.

Cibiogem debe ser imparcial

Las comunidades mayas de Los Chenes criticaron el desempeño de la Cibiogem como responsable de la consulta para la siembra de soya transgénica, al violentar los acuerdos más elementales y llevarla a un plano de manipulación y farsa total, acusó Jorge Fernández Mendiburu, representante legal de estas comunidades.

El legista indicó que se hará del conocimiento de la SCJN todas las anomalías en las que está incurriendo la Cibiogem, de frente a lo que será la consulta.

Aseguró que durante la última reunión en la comunidad de Iturbide sólo participaron productores a favor de la siembra de soya transgénica, cuando debió participar la comunidad en general. De este modo, argumentó, la Cibiogem violó acuerdos fundamentales y todavía más, su representante Marco Antonio Ramírez alienta la desinformación y convierte la consulta en una farsa total, al asegurar públicamente que los pueblos indígenas quieren seguir sembrando soya modificada.

“La Cibiogem, como responsable de la consulta, debe ser imparcial y apegarse al protocolo de la consulta, pues ésta todavía ni empieza y ya está incitando a sembrar soya transgénica como si fuera el sentir de las 36 comunidades indígenas”, argumentó.
Consideró que la Cibiogem está confundiendo y pervirtiendo las reuniones informativas y está jugando a favor de los intereses de los soyeros, “o sea, es una apología al delito y esto por ninguna razón se debe de permitir”.

Aseguró que el organismo responsable de la consulta no escucha la voz de ejidatarios y de la comunidad en general para dar voz legal quienes pretenden seguir sembrando soya transgénica, lo que fundamenta con actas para entregar como prueba a la SCJN.

Reiteró su llamado a la PGR y a la Profepa para que investiguen la introducción de semilla modificada y la siembra cuando, por sentencia de la Corte, en todo el estado de Campeche está prohibido hasta que no se determine lo contrario.