Información de Eris sobre sargazo no es debidamente explotada

La estación, de carácter público, cubre con antenas satelitales todo el Caribe mexicano

Joana Maldonado
La Jornada Maya

Chetumal, Quintana Roo
Lunes 3 de septiembre, 2018

En Chetumal se encuentra la Estación de Recepción para la Información Satelital (Eris), que fue donada por la Agencia Espacial Alemana desde el 2007 y es la única en México que aporta información pública y gratuita a otras instituciones sobre monitoreos en todo el Caribe en los últimos 20 años, aunque la información no es debidamente explotada para fines de investigación.

Los responsables de dicha Estación realizan actualmente monitoreos del océano en donde advierten la creciente llegada de sargazo a las costas del estado y el crecimiento en los niveles de clorofila en Banco Chinchorro.

Javier Arellano Verdejo experto en inteligencia artificial y ciencia de datos que funge como técnico académico de la Eris, precisó que éste es uno de los cuatro centros de recepción que existen en el país, sin embargo, dos de ellos de carácter militar, y de los civiles, solo el de Ecosur, está ubicado dentro de un centro de investigación pública.

“La gran ventaja, es que permite captar información de las antenas satelitales y los únicos que podemos cubrir todo el Caribe mexicano, no hay otro lo cual nos pone en una situación privilegiada porque por un lado proveemos de información al resto de centros de recepción y por el otro, hacemos distintos tipos de monitoreo”, detalló.

Precisó que para que el proyecto funcione, se involucran cuatro dependencias, por un lado Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), El Colegio de la Frontera Sur (Ecosur), el propio Eris y la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio); así como la Agencia Espacial Mexicana que técnicamente son los dueños de la antena que fue donada por la Agencia Espacial Alemana.

La estación Eris inició operación en octubre de 2007, e incluso, fue el propio Felipe Calderón Hinojosa, entonces presidente de México quien la inauguró en Chetumal como parte de un convenio entre el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), pero dejó de funcionar por algunos años dado que presentó averíos en el sistema electromecánico y fue retomada en agosto de 2016.

“En ese periodo que el equipo falló fue el proceso de transición para los alemanes dejó de ser importante en sus investigaciones y fue cuando se cede a México en los inicios de la Agencia Espacial Mexicana y esos factores derivaron en que el tiempo en que se pusiera en operación nuevamente por técnicos mexicanos”, precisó.

Sargazo, llegada masiva

El Eris trabaja principalmente en la investigación oceánica, y lo relativo al sargazo.

“Intentamos monitorear y hacer levantamientos a nivel de tierra con dron y cotejarlo con satélite y poder medir y evaluar cómo está arribando, cuando va a llegar como si fuera un huracán y serán otros los que con esa información tendrán que tomar decisiones”, dijo.

Los especialistas han podido notar un incremento importante en la cantidad de la macroalga que antes no podía ser visible. “El sargazo tiene una dinámica, se hace como un fideo que no podemos ver, sin embargo hemos sido capaces de detectar en pixeles de cuatro kilómetros sargazo, si hablamos de tiritas delgadas y lo estamos viendo, significa que hay mucho”, consideró.

Sobre esto, abundó en que es difícil establecer si se trata de un problema permanente y de cómo cambiarán las dinámicas en las corrientes.

Invitan a usar la información

Hugo Enrique Lazcano Hernández, catedrático del Conacyt pertenece al proyecto de recepción de información satelital y precisa que es el Consorcio que toma los diferentes mecanismos para distribuir la información que emana de los monitoreos.

Detalló que además de la antena hay una serie de instrumentos que brindan de manera cotidiana la misión de descargar datos de dos misiones en particular que son satélites de observación de la tierra de índole civil a proceso abierto a los seis sensores que tienen abordo.

“Se llama sensor modis la importancia es que ya tiene en órbita en la plataforma terra, alrededor de 18 años y en la plataforma aqua alrededor de 16 años, tenemos un acervo de imágenes importantes”, subraya. Adicionalmente esas fotos se conforman por datos, en cada una se realiza un post-proceso para estimar variables físicas y biológicas.

“La estación es un bien de la nación, por cuestiones técnicas es muy importante, queremos que se le saque jugo a la estación, es la única vinculada a un centro académico público, los demás no, la cantidad de datos humanamente no se pueden bajar entre una o dos personas, cada persona o especialista en diversas disciplinas pueden”, precisó.

Acotó que la antena monitorea áreas del interés de Ecosur, sin embargo reciben mucha información que puede ser útil para otras ramas de la investigación, pero que no son funcionales para lo que ellos hacen.

“Es importante hacer notar que la antena también tiene una contribución, nosotros contamos con mucha información a disposición de los interesados (...) Al momento no ha habido un contacto directo, falta este entendimiento”, precisó. Añadió que es mucha información que puede ayudar a expertos a elaborar estudios de cambio de uso de suelo o deforestación.

“Bien puede usarse por la Universidad de Quintana Roo (Uqroo), Instituto Tecnológico de Chetumal (ITCH) a nivel local o incluso la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), porque ellos no tienen esos datos (...) Nosotros lo que sugerimos es que de alguna manera se dé a conocer que estamos abiertos a colaborar con las instituciones o grupos académicos”, indicó.

La antena logra captar información de la zona del Caribe completo y toda la parte del país hasta Baja Californa y Centroamérica y hasta el norte de Colombia, sin embargo los responsables afirman que existe desinformación sobre el uso de esos datos.

“Hay desinformación y la invitación es que conozcan, al menos las informaciones de uso libre, sin costo, y estamos en condiciones de proveer estos datos, ese insumo es la base para hacer muchas cosas (...) Creemos que tenemos la información, es valiosa y nadie la tiene no siempre transmiten la información, el resto del tiempo el satélite solo está orbitando, nosotros tenemos ese contrato por las imágenes”, precisó.

Aumento de clorofila

En lo particular, dentro de los monitores, uno de esos procesos que han notado es la concentración de clorofila en el arrecife de Banco Chinchorro, en el que analizan el nivel histórico, para aportar información en la toma de decisiones.

“Concentraciones históricos lo que si puedo decir, de manera cuantitativa es que Banco Chinchorro se divide en la zona norte y sur, éste último es el bastión de este ecosistema, que se debe cuidar más (...) Es un sistema muy dinámico, si nos centramos en lo que estima la concentración de clorofila, la verdad es que es dinámico, todos los días cambian, por eso ha sido el desafío para brindar alguna tendencia”, dijo. Incluso, el nivel de clorofila en los últimos 20 años, podría ser una señal para anticipar la llegada de huracanes en esta zona.