Los curas acusados de abuso sexual en México no serán más de 300: CEM

152 sacerdotes han sido dados de baja de su ministerio en los últimos nueve años

Jessica Xantomila
La Jornada Maya

Ciudad de México
Jueves 7 de noviembre, 2019

Aunque la Iglesia católica continúa recabando información sobre los casos de abuso sexual cometidos por el clero, se estima que el número de agresores no pasaría de 300, declaró a La Jornada el presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), Rogelio Cabrera López. En marzo pasado se hablaba de 101 casos de 2010 a esa fecha.

A principios de año se reconoció que 152 sacerdotes habían sido dados de baja de su ministerio en los últimos nueve años, según datos de la nunciatura.

Cabrera López, arzobispo de Monterrey, indicó que en los próximos meses podrían tener mayor certeza de la información, pues tampoco tienen la totalidad de víctimas. Sobre ellas, señaló que llegan en forma de goteo.

Justificó que no se tienen los datos concretos porque debemos tener la lista de casos y luego aclarar cuáles ya están en las fiscalías y cuáles en el Vaticano para conocer el estatus del sacerdote implicado.

En entrevista, Cabrera López, quien participó ayer en el Congreso latinoamericano sobre la prevención del abuso de menores, que se lleva a cabo en la Universidad Pontificia de México, reconoció que este flagelo es grave en el país, "aunque por los datos que se tienen no estamos hablando de números estratosféricos, pero así fuera un solo caso o más no podemos estar tranquilos", expresó.

Respecto de las víctimas, abundó, "cuando hay una negligencia nos informan a nosotros y buscamos la manera de que haya un acercamiento para que se resuelva, sobre todo mediante nuestro departamento jurídico".

No obstante, explicó, en México las personas tardan mucho en querer denunciar, informar. Estamos también con esto de motivar a la gente a que denuncie.

Argumentó que la dilación se debe a que “somos un país con mucho bullying” y los niños y jóvenes tienen miedo de ser etiquetados por sus compañeros, pero también, admitió, es por el clericalismo.

Respecto al contexto de violencia que se vive en el país, señaló que si bien comparte la perspectiva del presidente Andrés Manuel López Obrador de no hacer un estado de guerra, sí creo que debe de haber un sistema de investigación y uno de control.

Consideró necesaria la vigilancia financiera para evitar el lavado de dinero y manejo de recursos ilegales con el fin de limitar al crimen organizado. Además, añadió, se requiere la limpieza de los cuerpos policiacos.

Se pronunció por aceptar la colaboración de naciones como Estados Unidos en la lucha contra el narcotráfico, ya que la criminalidad también es un asunto internacional.