George Floyd murió por asfixia, revela autopsia independiente

La investigación, encargada por la familia del afroamericano, contradice la versión policial

Europa Press
Foto: Afp
La Jornada Maya

Madrid, España
Lunes 1 de junio, 2020


La autopsia encargada por la familia de George Floyd, el afroamericano muerto durante una detención policial el pasado 25 de mayo en Minneapolis, concluyó que el hombre, de 46 años de edad, murió de asfixia en el lugar de los hechos.

Esta afirmación contradice la versión policial y se basa en una necropsia privada realizada a petición de la familia. La asfixia según esta fuente fue provocada por una compresión continuada del cuello y la espalda que provocaron una falta de circulación sanguínea al cerebro, según explicó en rueda de prensa un abogado de la familia, Ben Crump, y recoge la prensa estadounidense.

La doctora Allecia Wilson, responsable de esta nueva autopsia describe como "homicidio" las formas de la muerte de Floyd. Crump ha subrayado que Floyd estaba "muerto en el lugar" de la detención.

"La ambulancia fue su coche fúnebre", ha afirmado Crump. "Los policías fueron los causantes de la muerte", sentenció otro abogado de la familia, Antonio Romanucci, que denunció "fallos graves y sistémicos en la Policía de Minneapolis".


También te puede interesar: Detienen a policía de Minneapolis por la muerte de George Floyd


Crump demandó además la aprehensión de todos los policías implicados en la detención que provocó la muerte de Floyd y que se acuse de asesinato en primer grado al agente Derek Chauvin, quien presionó con su rodilla el cuello de Floyd durante casi nueve minutos, según el video de los hechos publicado en redes sociales. Floyd logró decir antes de perder el conocimiento la frase "no puedo respirar", convertida en un símbolo de las protestas.

El forense del condado de Hennepin no halló "ningún indicio físico que apoye un diagnóstico de asfixia traumática ni estrangulación", según el pliego de cargos publicado por la Fiscalía del condado de Hennepin tras el arresto de Chauvin.

Edición: Mirna Abreu