Argentina quedó al borde del abismo en el basquetbol masculino de los Juegos Olímpicos. España —el actual campeón del mundo— siguió por la senda del triunfo y esta vez gracias nuevamente a su base Ricky Rubio. El jugador de los Lobos de Minnesota marcó el compás y lideró la ofensiva con 26 puntos y España se mantuvo invicta en el torneo, al superar 81-71 a Argentina, el campeón de Atenas 2004 que comprometió seriamente su clasificación a la segunda ronda del campeonato por el Grupo C. 

Por su parte, Luka Doncic, astro de los Mavericks de Dallas, tuvo otra impresionante actuación con 25 unidades, siete rebotes y siete asistencias en 26 minutos, y Eslovenia mantuvo su paso invicto al derrotar el jueves 116-81 a Japón. 

Zoran Dragic aportó 24 puntos y Vlatko Cancar añadió 16 más para Eslovenia, que ganó sus primeros dos partidos en Saitama por un total de 53 unidades. Eslovenia superó en rebotes a Japón 54-33 y repartió 27 asistencias, por 15 del conjunto asiático. 

“Felicidades a Eslovenia”, afirmó el seleccionador de Japón, el argentino Julio Lamas. “Son un muy buen equipo”.

Edición: Ana Ordaz