Riesgo de impago de Evergrande apunta a posible rescate por parte de Pekín

El quiebre de la empresa China podría afectar en la actividad económica mundial
Foto: Ap

Reuters, Efe, Afp

Los persistentes temores de impago eclipsaron el martes los esfuerzos del presidente de China Evergrande Group por aumentar la confianza en la asediada empresa, mientras Pekín no daba señales de que fuera a intervenir para frenar cualquier efecto dominó en la economía mundial.

Los analistas restaron importancia a la amenaza de que los problemas de Evergrande se conviertan en el "momento Lehman" del país, aunque la preocupación por los riesgos de un desordenado colapso de la que fue la promotora inmobiliaria más vendida de China, agita los mercados.

La empresa afronta con incertidumbre el pago de intereses por valor de 84 millones de dólares cuyo vencimiento es el próximo jueves.

A dicha deuda, se le suman otros 47.5 millones de dólares a devolver antes del próximo 29 de septiembre.

La compañía debe más de 127 mi 500 millones, a devolver en los próximos 12 meses, pero su liquidez actual asciende a 10 por ciento de ese importe.

En un esfuerzo por reavivar la maltrecha confianza en la empresa, el presidente de Evergrande, Hui Ka Yuan, dijo en una carta al personal que la empresa confía en que "saldrá de su momento más oscuro" y entregará los proyectos inmobiliarios tal y como prometió, y que cumplirá con sus responsabilidades ante los compradores de propiedades, los inversores, los socios y las instituciones financieras.

Los inversores de Evergrande, sin embargo, se mantenían en vilo.

Sus acciones cayeron 7 por ciento, después de haberse desplomado 10 por ciento en la jornada anterior, por el temor a que su deuda total de 305 mil millones de dólares pueda provocar pérdidas generalizadas en el sistema financiero chino en caso de colapso. Las acciones perdieron finalmente 0.4 por ciento.

"Debe haber negociaciones entre bastidores sobre una recapitalización sistémica (de Evergrande) por parte de apoderados del Estado", dijo Andrew Collier, director gerente de Orient Capital Research, con sede en Hong Kong.

"Si se permite el impago de una parte de la deuda de Evergrande, los inversores cuestionarían toda su deuda restante, y el gobierno no quiere una crisis mayor", dijo.

En las últimas semanas, el gobierno chino guardó silencio sobre la crisis de Evergrande.

Las bolsas mundiales se estabilizaron un poco el martes y los precios del petróleo recuperaron de las fuertes caídas del día anterior, ya que los inversores confiaban más en que el contagio de las dificultades de Evergrande sería limitado.

Sin embargo, la preocupación por este contagio, al menos en el sector inmobiliario, persiste. S&P Global Ratings rebajó el martes la calificación de Sinic Holdings a "CCC+", alegando que la promotora china "no ha comunicado un plan de rembolso claro".

El gobierno chino ayudará a Evergrande a conseguir al menos algo de capital, pero puede que tenga que vender algunas participaciones a un tercero, como una empresa estatal, dijo el banco holandés ING en una nota de investigación.

S&P Global Ratings dijo en un informe el lunes que no espera que Pekín proporcione ninguna ayuda directa a Evergrande.

"Creemos que Pekín sólo se vería obligado a intervenir si se produjera un contagio de gran alcance que provocara la quiebra de varias promotoras importantes y supusiera riesgos sistémicos para la economía", señaló la agencia de calificación.

"La quiebra de Evergrande por sí sola probablemente no daría lugar a ese escenario", dijo S&P.

 

China tiene capacidad para "amortiguar el golpe" de Evergrande: OCDE

China tiene capacidad para "amortiguar el golpe" de Evergrande, el mayor promotor inmobiliario de China, que amenaza con quebrar, lo que hace temer por la economía china e incluso mundial, afirmó este martes la economista jefe de la OCDE, Laurence Boone.

"Creemos que las autoridades chinas tienen la capacidad fiscal y monetaria para amortiguar el golpe", dijo Boone este martes en una conferencia de prensa sobre las previsiones económicas mundiales del organismo internacional para 2021 y 2022.

La OCDE calcula que una caída de 2 por ciento de la demanda china en dos años, lo que de momento no está previsto, podría reducir la actividad económica mundial en 0.5 por ciento.

El sector inmobiliario es clave para la economía china. Representa alrededor de una cuarta parte de su PIB y fue fundamental en la recuperación económica tras la pandemia.

En cuanto al posible impacto de una quiebra de Evergrande en el ámbito financiero, la economista jefe de la OCDE aseguró que "la conexión entre los mercados financieros de China y los otros es menor que la que vemos en el mundo occidental".

"Así que el impacto sería relativamente limitado, salvo para algunas empresas", dijo Boone.

Edición: Ana Ordaz