La momia perfecta de Amenhotep I es develada tras 3 mil años

Con una tomografía computarizada, científicos encontraron varias características físicas del faraón
Foto: Afp

Científicos egipcios utilizaron la tomografía computarizada (TC) tridimensional para “desenvolver”, por primera vez en 3 mil años, la momia real del faraón Amenhotep I y estudiar su contenido.

Hace tiempo que todas las momias reales encontradas en los siglos XIX y XX fueron abiertas para su estudio, pero los egiptólogos nunca se han atrevido a abrir la momia de Amenhotep I. No por ninguna maldición mítica, sino porque está perfectamente envuelta, bellamente decorada con guirnaldas de flores, y con la cara y el cuello cubiertos por una exquisita máscara facial de gran realismo incrustada con piedras de colores.

 

Foto: Afp

 

La anterior vez fue en el siglo XI a.C., más de cuatro siglos después de su momificación y entierro originales. Los jeroglíficos describieron cómo, durante la última dinastía, los sacerdotes restauraron y volvieron a enterrar momias reales de dinastías más antiguas, para reparar los daños causados por los ladrones de tumbas.

“El hecho de que la momia de Amenhotep I nunca se hubiera desenvuelto en tiempos modernos nos brindó una oportunidad única: no sólo estudiar cómo había sido momificado y enterrado originalmente, sino también cómo había sido tratado y enterrado de nuevo dos veces, siglos después de su muerte, por los altos sacerdotes de Amón”, explicó la doctora Sahar Saleem, profesora de radiología de la Facultad de Medicina de la Universidad de El Cairo y radióloga del Proyecto Momias Egipcias, primera autora del estudio.

“Al desenvolver digitalmente la momia y ‘despegar’ sus capas virtuales –la máscara facial, las vendas y la propia momia– pudimos estudiar a este faraón bien conservado con un detalle sin precedentes. Demostramos que Amenhotep I tenía probablemente 35 años cuando murió. Medía aproximadamente 169 cm de altura, estaba circuncidado y tenía una buena dentadura. Dentro de sus envolturas, llevaba 30 amuletos y una faja de oro única con cuentas de oro”.

Y añadió que “Amenhotep I podría haberse parecido físicamente a su padre: tenía un mentón estrecho, una nariz pequeña y angosta, pelo rizado y dientes superiores ligeramente salientes”.

 

Foto: Afp

 

“No pudimos encontrar ninguna herida o desfiguración debido a una enfermedad que justificara la causa de la muerte, salvo numerosas mutilaciones post mortem, presumiblemente realizadas por ladrones de tumbas tras su primer entierro, explicó. Sus entrañas habían sido retiradas por los primeros momificadores, pero no el cerebro ni el corazón”.

La momia de Amenhotep I (cuyo nombre significa Amón está satisfecho) fue descubierta en 1881 –entre otras momias reales renterradas– en el yacimiento arqueológico de Deir el Bahari, en el sur de Egipto.

Segundo faraón de la XVIII dinastía egipcia (después de su padre Ahmose I, que había expulsado a los hicsos invasores y reunificado a Egipto), Amenhotep gobernó aproximadamente entre 1525 y 1504 a.C. La suya fue una especie de edad de oro: Egipto era próspero y seguro, mientras que el faraón ordenaba una oleada de construcciones religiosas y dirigía exitosas expediciones militares a Libia y al norte de Sudán. Tras su muerte, él y su madre Ahmose-Nefertari fueron adorados como dioses.

 

Foto: Afp

 

Sahar Saleem y su coautor, el egiptólogo Zahi Hawass, especularon anteriormente con que la principal intención de los restauradores del siglo XI era reutilizar el material funerario real para faraones posteriores. Pero aquí desmienten su propia teoría.

“Demostramos que, al menos en el caso de Amenhotep I, los sacerdotes de la dinastía XXI repararon con cariño las heridas infligidas por los ladrones de tumbas, devolvieron a su momia su antiguo esplendor y conservaron las magníficas joyas y amuletos en su sitio”, subrayó Saleem.

Hawass y Saleem estudiaron más de 40 momias reales del Reino Nuevo en el proyecto del Ministerio de Antigüedad egipcio que se puso en marcha en 2005. Veintidós momias reales, incluida la de Amenhotep I, fueron trasladadas en abril de 2021 a un nuevo museo en El Cairo. El rostro de la momia de Amenhotep I con su máscara fue el ícono del espectacular Desfile de las momias reales de oro el 3 de marzo de 2021 en El Cairo.

“Comprobamos que las imágenes de la TC pueden utilizarse de forma provechosa en los estudios antropológicos y arqueológicos de las momias, incluidas las de otras civilizaciones, por ejemplo Perú”, concluyeron Saleem y Hawass.

El estudio se publicó en Frontiers of Medicine.

Edición: Ana Ordaz 


Lo más reciente

Neurólogos relacionan obesidad con deterioro cognitivo y demencia

Esta enfermedad es multisistémica y afecta pulmones, estómago, intestino y corazón

La Jornada

Neurólogos relacionan obesidad con deterioro cognitivo y demencia

Australia remplazará retrato de Isabel II por aborígenes en sus billetes

La monarca seguirá en las monedas, pero el billete de cinco dólares hablará de historia

Efe

Australia remplazará retrato de Isabel II por aborígenes en sus billetes

El promotor literario y la Sedeculta

Más que escritores, se necesitan profesionales que tengan una visión precisa de la gestión cultural

Óscar Muñoz

El promotor literario y la Sedeculta

CDMX: Vinculan a proceso a conductor del Metro que chocó en la L3

Está acusado de homicidio y lesiones culposas; juez aún no define si ratifica prisión domiciliaria

La Jornada / Efe

CDMX: Vinculan a proceso a conductor del Metro que chocó en la L3