La visita del papa Francisco, un sueño inimaginable para los pocos católicos de Mongolia

Chinos viajan al país para ver al pontífice pero temen represalias a su regreso
Foto: Ap

La comunidad católica de Mongolia, con apenas mil 400 personas, todavía está atónita por el viaje del papa Francisco, el primero de un pontífice a su país, y espera que sirva para poner luz a su diminuto pero vibrante grupo de fieles.

La religión fue reprimida durante el periodo comunista en Mongolia, que terminó en 1990. Dos años después, el país estableció relaciones formales con el Vaticano, pero sus fieles católicos nunca pudieron imaginar que recibirían una visita papal.

"Nunca soñamos (...) que el Santo Padre visitaría Mongolia, un país con una comunidad católica muy pequeña", explicó a la Afp Paul Leung, un sacerdote de Hong Kong que ha trabajado en este país encajado entre Rusia y China durante 17 años.

"Mucha gente ni siquiera sabe dónde está Mongolia o qué es Mongolia", afirmó. "Pero ahora nuestros Santo Padre decidió visitarnos, realmente siento que es una bendición especial de Dios", dijo el religioso.

Las preparaciones han sido frenéticas y está cansado, pero a la vez "muy ilusionado".

En su casa de Ulán Bator, la católica Otgontsetseg Dash-Onolt comentó a la Afp que es un "momento de orgullo", considerando especialmente los problemas recientes de salud del jesuita argentino.

"El Santo Padre está visitando un país remoto después de su cirugía", señaló. "Esto significa que viene a nosotros para demostrar que somos una sola unión de hermanos y hermanas".

Su marido jubilado, Khurts Lhamsuren, aseguró que la Iglesia le hacer sentirse "mucho más joven". "Es bonito ayudarnos y compartir", afirmó. "Dios significa amor".

En el centro de Ulán Bator, una pancarta colgada frente a la catedral conmemora el hito. En ella aparece Francisco, flanqueado por dos niños en vestidos tradicionales con un paisaje de fondo de las verdes estepas de Mongolia.

Dentro del Colegio de Cardenales de la pequeña comunidad, el más joven es Giorgio Marengo. A sus 49 años, es un firme defensor de promover el diálogo con la mayoría budista local y asegura que los fundadores de ambas religiones, Buda y Jesucristo, eran "hombres de paz".

 

"Una rara oportunidad"

Esta semana, en la iglesia San Tomás de Aquino, un grupo de fieles se congregaron para una pequeña misa, perturbada por el ruido de unos niños locales que jugaban cerca a la pelota.

Sangaajav Tserenkhand, un sacerdote local, dijo a la Afp que se convirtió desde el budismo tras conocer a un trabajador de caridad católico.

"Le pregunté al padre Kim por qué estaban haciendo eso. Señaló a la cruz y dijo: 'Vine a Mongolia porque Jesús me dijo que ayudara a los mongoles'", explicó Tserenkhand en ese templo, ataviado con túnica blanca y alzacuellos blanco.

"Su respuesta me conmovió de verdad y me abrió el corazón", contó. "Me di cuenta de que Dios es real y de que quiero ser una herramienta de Dios para repartir amor si me deja", afirmó.

En las afueras de la casa de Marengo, mientras los fieles se reunían para recibir el viernes al pontífice, los vecinos gritaban "larga vida al papa".

"Acudo a la iglesia regularmente pero no he sido bautizada", relató a la Afp Khijigjargal Darisuren, voluntaria en la iglesia de Santo Tomás.

"Estoy bastante ilusionada de que una persona de mundo como él venga a Mongolia", aseguró. "Es una rara oportunidad y estoy muy feliz".

 

No dejes pasar: La Iglesia ''está abierta a todos, también a los homosexuales'': Papa Francisco

 

Chinos viajan a Mongolia para ver al papa pero temen represalias a su regreso

Este fin de semana llegaron a Mongolia chinos de confesión católica, discretamente por miedo a las represalias, para ver al papa y disfrutar de una demostración pública de fe impensable en su país.

En China viven unos 12 millones de católicos que, durante décadas, han tenido que lidiar para mantener su fe, entre celebraciones religiosas estrictamente controladas por el Partido Comunista e iglesias clandestinas apoyadas por el Vaticano.

La primera visita del papa a Mongolia empujó a varios de ellos a viajar para ver al sumo pontífice, pero permaneciendo discretos para evitar represalias a su regreso.

En la plaza principal de la capital, Ulán Bator, donde los fieles se reunieron para ver al papa argentino, varios de ellos se tapaban la cara con mascarillas y gafas de sol.

Una mujer china dijo a la Afp que ella y sus compañeros de viaje estaban obligados a "pasar desapercibidos", aunque en la plaza ondeara una bandera china.

"En la aduana nos preguntaron si somos católicos y les dijimos que estamos de turismo", explicó la mujer, que pidió permanecer en el anonimato.

Hay "mucha presión sobre los católicos en China. Tememos ser invitados a 'conversaciones' a nuestro regreso", subraya, eufemismo que designa las convocatorias a los interrogatorios de los servicios de seguridad.

Según contó, ella viajó a Mongolia con otras veinte personas desde el norte de China. "No nos arriesgamos a que otros sepan de nuestro viaje", dijo.

El Partido Comunista Chino es oficialmente ateo y ejerce un control estricto sobre las instituciones religiosas, supervisando los sermones y seleccionando a los obispos.

 

Practicar la religión libremente

Francisco se ha esforzado en mejorar los lazos con Pekín y el año pasado renovó un acuerdo con China que le permite participar en la selección de los prelados en el país.

Según dijeron, los fieles entrevistados por la Afp esperan que los lazos se refuercen y algunos incluso sueñan con una visita papal.

"Espero que venga a China", afirmó una mujer de 75 años llamada Kong. Ambas partes "deberían entablar conversaciones diplomáticas", añadió.

 

Edición: Emilio Gómez


Lo más reciente

Rusia y Ucrania intercambian 95 prisioneros de guerra

El gobierno ruso aseguró que los militares liberados serán trasladados a Moscú para su tratamiento y rehabilitación

Efe

Rusia y Ucrania intercambian 95 prisioneros de guerra

El impacto ambiental de un Dios

Poseidón, la Profepa y la política ambiental mexicana: en el ojo del huracán

Rafael Robles de Benito

El impacto ambiental de un Dios

''Mejor cerdo que fascista''

Más surrealistas que una película animada son los dictadores de hoy

Pablo A. Cicero Alonzo

''Mejor cerdo que fascista''

Layda Sansores anuncia que continúan las obras por el Tren Ligero en Campeche

La gobernadora compartió que el Tribunal suspendió la cancelación de la obra

Jairo Magaña

Layda Sansores anuncia que continúan las obras por el Tren Ligero en Campeche