Dpa, Afp, Reuters y Ap
Foto: Ap
La Jornada

Kabul.
30 de julio, 2015

El líder del movimiento talibán, el mulá Omar, murió en abril de 2013 en un hospital de Pakistán en circunstancias sospechosas, confirmó este miércoles el gobierno de Afganistán, que aprovechó para llamar a los grupos armados a unirse al proceso de paz en el país. El gobierno de la República Islámica de Afganistán, basado en información creíble, confirma que el mulá Mohamed Omar murió hace dos años.

El gobierno de Afganistán cree que el terreno para las conversaciones de paz está ahora más allanado y llamó a todos los grupos armados de oposición a aprovechar la oportunidad y sumarse a la pacificación, señaló la oficina presidencial.

El vocero del Directorio Nacional de Seguridad, Haseeb Sidiqi, confirmó que el mulá Omar está muerto. Estaba enfermo y no tenemos seguridad de si murió por su enfermedad o por otras razones. Aún estamos investigando, explicó.

Eric Schultz, portavoz gubernamental de Estados Unidos, dijo que los reportes son creíbles, pero no dio detalles sobre por qué los servicios secretos estadunidenses aparentemente no sabían de la muerte del líder talibán.

El diario paquistaní Express Tribune, que citó a un miembro del consejo central talibán, reportó previamente que Omar murió hace dos años de tuberculosis. Fue enterrado del lado afgano de la frontera, aseguró, y añadió que el consejo talibán convocó a un encuentro para elegir a un nuevo líder.

Los rumores sobre la muerte surgieron a principios de semana cuando una facción disidente del movimiento, Fidayee Mahaz, habló de ellos y señaló que fue enterrado en la provincia de Zabul.

Omar comenzó en 1992 una guerra civil en el país que cuatro años después llevó a los talibanes al poder. Presidió el gobierno hasta 2001, cuando una alianza de fuerzas extranjeras lidereadas por Estados Unidos lo expulsó de Afganistán a finales de 2001.

En Pakistán, el líder del grupo islamita Lashkar-i-Jhangvi, Malik Ishaq, y otras 13 personas, entre ellas sus dos hijos, murieron tras enfrentarse a las fuerzas de seguridad en la provincia de Punjab.

Ishaq, con sus dos hijos, fue detenido la semana pasada por el Departamento de Lucha contra el Terrorismo y trasladado a un centro especial de reclusión en la localidad de Muzaffargarh. Un comando trató de liberarlo la noche de este martes pero empezó un tiroteo entre el grupo y las fuerzas de seguridad que se saldó con la muerte del líder de Lashkar-i-Jhangvi, reportó la prensa local.

La organización separatista, que tiene vínculos con la red extremista Al Qaeda, fue prohibida hace más de una década por el ex presidente Pervez Musharraf. Lashkar-i-Jhangvi es considerado el grupo terrorista sunita más extremista del país y está detrás del asesinato de cientos de ciudadanos chiítas desde su creación, en 1996.

En otras zonas de conflicto, los gobiernos de Siria e Irak se mostraron escépticos y condenaron, por separado, las operaciones que realiza Turquía sobre sus territorios contra el yihadista Estado Islámico (EI) y el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).

Para Bagdad, los ataques aéreos son una peligrosa escalada y violación de su soberanía, mientras Damasco rechazó los intentos de Turquía de mostrarse como una víctima del terrorismo después de todo el apoyo que ofreció a grupos yihadistas en Siria.

En Turquía, en tanto, tras poner fin al proceso de paz con los kurdos, el gobierno siguió sus operaciones militares contra el PKK y el EI.

Esta madrugada los cazabombarderos realizaron ataques contra el grupo terrorista PKK en el norte de Irak y en el sureste turco, mientras en el lapso de pocos días se realizaron más de mil 300 detenciones, informó el gobierno. Según representantes kurdos, se trata en gran parte de miembros de grupos de izquierda y kurdos.

Turquía, además, permitió a Estados Unidos utilizar la estratégica base de la fuerza aérea de Incirlik en la lucha contra la milicia del EI, luego de un acuerdo en ese sentido firmado hoy, dijo un vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores en Ankara.


Lo más reciente



Gurús ofensivos conducen a los finalistas de conferencia en la NFL

Domingo de Campeonato con astros, grandes ataques y duras defensas

Ap

Gurús ofensivos conducen a los finalistas de conferencia en la NFL