Por AP y Dpa
Foto: Ap
La Jornada

24 de julio, 2015

Las familias de las víctimas que murieron en el desastre de la aerolínea Germanwings se reunieron en el pueblo alpino en donde el avión cayó para conmemorar la muerte de las víctimas y enterrar los restos no identificados.

La ceremonia del viernes en Le Vernet se lleva a cabo exactamente cuatro meses después de que el copiloto supuestamente estrellara intencionalmente el avión Airbus 320 contra una montaña cercana, lo que causó la muerte de las 150 personas que iban a bordo. La subprefecta del pueblo, Patricia Willaert, calcula que 300 miembros de familia estarán presentes. La mayoría de los muertos eran alemanes y españoles.

El presidente de Lufthansa, Carsten Spohr, no participará hoy en el funeral por las víctimas de la catástrofe de Germanwings en los Alpes franceses debido a la disputa en torno a las indemnizaciones que recibiran los familiares.

"Debido a la tensa atmósfera decidió no estar en el lugar", informó un portavoz de la compañía alemana, matriz de la aerolínea Germanwings.

Familiares de las 150 personas que iban a bordo del avión siniestrado el pasado 24 de marzo mandaron recientemente una carta abierta a la compañía en la que criticaron duramente el comportamiento de Spohr.

El texto considera además insultante la indemnización ofrecida por Lufthansa: 25 mil euros (27 mil dólares) por familia y 10 mil euros a cada pariente directo, que se suman a los 50 mil euros ya pagados por víctima como ayuda inmediata tras el accidente.

Los fiscales franceses dicen que el copiloto Andreas Lubitz no le permitió la entrada a la cabina al piloto, y dirigió a la aeronave a su fatal trayectoria.

El acalde de Le Vernet, François Balique, dijo que en el sitio del accidente deberá abrirse un monumento en unos dos meses.


Lo más reciente

Muñecas clásicas de Barbie y su competidora Tressy, reinas en una subasta en Francia

La colección privada incluía modelos lanzados entre los años 1960 hasta 1990

Afp

Muñecas clásicas de Barbie y su competidora Tressy, reinas en una subasta en Francia