Reuters, Dpa, Afp y Ap
Foto: Reuters
La Jornada

Bruselas.
14 de julio, 2015

Los mandatarios de los 18 países que comparten con Grecia la zona euro impusieron al primer ministro griego, Alexis Tsipras, una serie de duras medidas sobre el manejo de sus finanzas públicas, la supervisión externa de sus programas de gobierno y otros grandes sacrificios económicos, a cambio de un acuerdo para iniciar la negociación de un nuevo plan financiero de 86 mil millones de euros.

El programa significa un duro revés para Tsipras, quien llegó al poder en enero con la promesa de revertir cinco años de políticas de austeridad pactadas por gobiernos de centroderecha y convocó a un referendo el 5 de julio pasado, en el que 61 por ciento de los electores griegos –incluido el propio jefe de gobierno– rechazaron una propuesta de los acreedores para mantener las medidas recesivas, que exige privatizaciones y aumento de impuestos.

La última fase de la negociación se extendió 17 horas y al término de las pláticas, en la madrugada del lunes, los gobernantes informaron del convenio. Los protagonistas de las últimas conversaciones fueron Tsipras, la canciller alemana Angela Merkel, el presidente francés Francois Hollande y el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk.

[h2]Seis meses de negociación[/h2]

Hemos librado una batalla justa, dijo Tsipras, al considerar que consiguió lo mejor para su país dentro de lo posible, tras concluir una negociación de casi seis meses, iniciada poco después de que tomó posesión de su cargo, en febrero pasado.

Tsipras reconoció que las medidas inevitablemente generarán tendencias recesivas en la economía griega, pero al mismo tiempo destacó como logros la restructuración de la deuda, el aseguramiento de la financiación por tres años, el aliento a la actividad económica y el crecimiento, así como el manejo en Grecia del fondo de privatizaciones por 50 mil millones de euros que, no obstante, será supervisado externamente por los acreedores.

Ahora Tsipras deberá enfrentar en casa la disidencia del ala dura de su partido, la Coalición de Izquierda Radical (Syriza, por sus siglas en griego) y de Griegos Independientes, la organización de derecha nacionalista que se sumó a su coalición en febrero para alcanzar la mayoría parlamentaria y estar en condiciones de ser llamada a formar el gabinete.

La prueba de fuego será el miércoles en el parlamento, pero desde este lunes hubo movilizaciones de protesta en la capital griega, encabezadas por el sindicato de empleados públicos, que está inconforme por los recortes en la burocracia y los gastos militares. Antarsya, pequeño partido de izquierda anticapitalista, también celebró un mitin contra el pacto firmado este lunes.

Las medidas aceptadas por Tsipras son más severas que las propuestas en junio por los acreedores, aunque el plan de entonces era para un plazo de seis meses y no de tres años, como el actual.

Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, órgano ejecutivo de la Unión Europea, rechazó que el pueblo griego haya sido humillado o que los otros europeos le hayan perdido el respeto; es un arreglo típico de Europa. El funcionario ha sido uno de los representantes de los acreedores, al lado del Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional.

Para Merkel, quien en la última semana exigió a Grecia dar muestras de su intención de reconstruir la confianza, dijo que este país tiene ahora posibilidades de volver a la senda del crecimiento, pues hay más ventajas (del acuerdo) que desventajas. Hollande dijo que el pacto fue una decisión histórica y consideró que la credibilidad de Europa hubiera sido afectada si no hubiese habido acuerdo.

Alemania, principal acreedor de Grecia, fue el país que más presionó en los últimos meses para lograr que el gobierno griego cumpliera con sus compromisos de pago. Una encuesta difundida este lunes por la televisora estatal ARD mostró que la mayoría de los alemanes favorece la permanencia del país mediterráneo en la eurozona.

[h2]Bancos seguirán cerrados[/h2]

En Grecia, en tanto, se confirmó que los bancos continuarán cerrados por tercera semana consecutiva, pese a que el Eurogrupo comenzó este mismo martes a preparar un crédito puente de 12 mil millones de dólares para evitar la insolvencia de las instituciones fiduciarias, mientras comienza a fluir nuevamente el capital.

Grecia, que la semana antepasada se declaró incapaz de pagar mil 500 millones de dólares al FMI, volvió este lunes a suspender la liquidación de otro adeudo; esta vez por 456 millones de euros.

Las negociaciones para cerrar el tercer programa de financiamiento podrían tardar cuatro semanas, según Jeroen Dijsselbloem, presidente del Eurogrupo, que congrega a los ministros de finanzas de la zona euro, relegido este lunes, horas después de la conclusión del pacto.

Desde Washington, el Departamento del Tesoro señaló en un comunicado que falta mucho por hacer y se requieren decisiones difíciles de todas las partes negociadoras.

En las principales bolsas de valores europeas y en el mercado bursátil de Nueva York, los índices cerraron al alza, impulsados por el acuerdo de la zona euro.


Lo más reciente

Hallan un vidrio con la diosa Roma en obras de metro de la capital italiana

Dataría del siglo IV según los primeros análisis

Efe

Hallan un vidrio con la diosa Roma en obras de metro de la capital italiana

INAH reedita un clásico de la arqueología, 'El pueblo maya, ayer y hoy', de Alberto Ruz

Remembran la labor que empeñó el investigador en Palenque durante casi una década y las dificultades que enfrentó

La Jornada Maya

INAH reedita un clásico de la arqueología, 'El pueblo maya, ayer y hoy', de Alberto Ruz

Diego Prieto llama a poner al INAH ''a la altura de los desafíos y problemas del país''

Se llevó a cabo el acto protocolario para conmemorar los 84 años del organismo

La Jornada

Diego Prieto llama a poner al INAH ''a la altura de los desafíos y problemas del país''

Pintas en Álvaro Obregón, parte de la campaña de odio: Sheinbaum

Me atacan porque están desesperados; esa es su forma de hacer política, dice

La Jornada

Pintas en Álvaro Obregón, parte de la campaña de odio: Sheinbaum