Cuando un combinado de la Liga Mx intente desquitarse del equipo de la MLS, el conjunto de la liga estadunidense de futbol tendrá como referentes a dos atacantes mexicanos: Javier Hernández y Carlos Vela.

El Chicharito será el capitán de la MLS en su Juego de Estrellas en el Allianz Field de St. Paul, esta noche a partir de las 19:30 horas. 

“Es una situación surreal”, señaló el goleador histórico de la selección mexicana, que actualmente cumple su tercera temporada en la MLS con el Galaxy de Los Ángeles. “Ambas ligas pueden aprender de ambas, tomar nota de las cosas positivas que tienen”.

Se trata del segundo año consecutivo que las ligas vecinas se miden como parte del nuevo formato de la exhibición. La MLS se impuso por penales en la pasada edición.

Y habrá que acostumbrarse a ver más duelos entre clubes de ambas competiciones. A partir de 2023, todos los clubes de la Liga Mx y la MLS disputarán la Leagues Cup, un torneo que abarcará un mes de duración.

La rivalidad también se agita luego que Seattle rompió la racha de 16 años de consagraciones de clubes mexicanos en la Liga de Campeones de la Concacaf, tras derrotar a los Pumas en mayo. Los Sounders serán el primer conjunto de la MLS que dispute un Mundial de Clubes de la FIFA.

“Está buenísimo que esté parejo, eso nos hace a todos crecer. Sin competencia no se crece”, dijo Diego Cocca, el técnico argentino del Atlas, el actual bicampeón del futbol mexicano y que dirigirá al combinado de la Liga Mx.

Edición: Ana Ordaz


Lo más reciente

India otorga igualdad de acceso al aborto a todas las mujeres

Permitirán la interrupción del embarazo hasta las 24 semanas sin importar el estado civil

Ap

India otorga igualdad de acceso al aborto a todas las mujeres

Favorecer a Ejército y Gertz

Astillero

Julio Hernández López

Favorecer a Ejército y Gertz

El resguardo de todos los afectos

Invitación a la lectura de ''El nombre del mundo es bosque'' de Úrsula K. Le Guin

Rulo Zetaka

El resguardo de todos los afectos

Ucrania: deponer la insensatez

Editorial

La Jornada

Ucrania: deponer la insensatez