Yesid Contreras Beltrán*
Foto: Facebook FestivalBakalarte
La Jornada Maya

Miércoles 6 de febrero, 2019

La laguna de Bacalar es uno de los atractivos turísticos más espectaculares del sur de Quintana Roo. De aguas dulces, se extiende por 42 kilómetros de norte a sur, con anchura variable a lo largo de su ubicación, que alcanza apenas 4 mil metros en su punto más amplio. El desarrollo de la cabecera municipal a sus orillas y un creciente flujo de turistas son una sombra que hace peligrar su ecosistema. Los manglares, la fauna acuática y terrestre y los estromatolitos han sufrido un deterioro paulatino en tiempos recientes. El uso de lanchas y motos acuáticas contaminan día a día la transparencia de las aguas, afectando el conjunto natural.

La dinámica turística de Bacalar causa efectos y daños en la naturaleza que todavía se pueden contener. El proyecto de construcción de una estación del tren maya, así como el auge de visitantes y el crecimiento demográfico previsible pueden causar daños irreversibles en su entorno. Urge el mejoramiento del sistema de drenaje y el control de la costa lagunera, protección del mangle y la aplicación estricta de las normas ambientales, tanto federales como municipales.

La actividad del Colegio de la Frontera Sur (Ecosur) es pieza clave para delinear pautas ecológicas que protejan el patrimonio natural del sistema lacustre en su conjunto, bajo los aportes científicos de diversas investigaciones sobre la problemática ambiental en la región, al igual que la ardua labor de varias organizaciones sociales civiles y ecológicas que pugnan por proteger el patrimonio natural. En el terreno práctico hay que seguir la medida ejemplar de prohibir el paso de motos acuáticas en la zona de los rápidos, restringir su uso en la laguna y reglamentar la navegación de lanchas sin afectar la actividad económica de servicios turísticos ni de pesca, de los cuales viven muchas familias.

Así mismo, regular los proyectos de inversión hoteleros, u otros, con criterios ecológicos de protección y armonía con la naturaleza.

La creación del municipio en 2011 potenció el crecimiento regional, aunado a su designación como Pueblo Mágico que impulsó el desarrollo turístico, pese a que el nuevo gobierno federal decidió cancelarlo bajo la política de austeridad nacional, para sustituirlo por nuevos impulsos en el ramo, ligados a los proyectos para la península de Yucatán. Un atractivo relevante es el fuerte de San Felipe, cuyo museo integra reliquias coloniales, murales, artesanías y piezas de valor cultural.

Para contener los ataques de piratas ingleses fue construido por los españoles en el siglo XVIII, en la zona donde los mayas habían instaurado un poblado en los años 415-435 de nuestra era bajo el nombre Sian Ka’an (puerta del cielo) Bakhalal (lugar rodeado de carrizos), abandonado seis décadas después por los itzaes, y repoblado tras la disolución del Mayapán (1461) como cabecera de la provincia de Uaymil, cacicazgo bajo el mando de un Halach Uinik (hombre de mando), hasta la primera incursión de los españoles en 1531.

La estructura colonial se suma a la cercanía de las playas de Mahahual, la Costa Maya y las zonas arqueológicas de Chacchoben, Dzibanché, Kinichná y Kohunlich, además de la esperada apertura de Ichkabal, ciudad maya prehispánica de grandes dimensiones. La actividad cultural es notoria: destaca la Casa Internacional del Escritor, promotora de eventos artísticos y encuentros de creadores nacionales y extranjeros, bajo la conducción abnegada del poeta Ramón Iván Suárez Caamal, autor de la letra del himno quintanarroense. El Festival Bakalarte es una muestra del dinamismo febril de artistas diversos, pintores, músicos, grupos de teatro, que con su actividad son muestra de la ebullición cultural de Bacalar, punta de lanza para los tiempos que se avecinan.

La Laguna de los siete colores requiere una atención preventiva urgente para preservarla como un invaluable patrimonio de Quintana Roo y un ecosistema vital de fauna, flora, recursos naturales, aunado a una riqueza cultural invaluable.

Periodista y escritor*

[b][email protected][/b]