Protestan en la Profeco de Cancún por temas de vivienda

Los manifestantes señalan 'desperfectos' en las casas adquiridas en la inmobiliaria ARA
Foto: Quinta Fuerza

Una veintena de personas protestaron en la delegación de la Procuraduría de Protección al Consumidor (Profeco) en Cancún e incluso intentaron cerrar las vías de tránsito; la manifestación obedeció a que desde hace más de un año presentaron aproximadamente medio centenar de quejas en contra de la inmobiliaria ARA, con la que adquirieron viviendas en Residencial Izamal, mismas que presentan “desperfectos”.

Los afectados, representados por Alejandro Hernández Lievano, acusan a la Profeco de no lograr una resolución favorable ante las quejas presentadas, y que quienes se encargan de conciliar por parte de la Profeco los intentan hacer desistir de su demanda; además de que aseguran que en la instancia están cerrando los casos y les sugieren acudir a juzgados.

La Profeco informó que su labor es justamente la de conciliar y, de no lograrlo, sugerir a los afectados iniciar un proceso legal, motivo por el que sostuvo una reunión con estos en privado para explicar los procedimientos posibles.

Quiebra de hipotecaria deja a víctimas de fraude

Tras el quiebre de la hipotecaria Su Casita, este viernes un grupo de personas se manifestó en la explanada del Palacio Municipal en Benito Juárez, donde acusaron a funcionarios públicos de la anterior administración municipal de que mediante procedimientos irregulares fueron despojados de sus casas.

El representante de los inconformes, Eduardo Martín, indicó que algunas instituciones bancarias iniciaron un proceso de desalojo en contra de unas 800 familias por adeudos por conceptos como el impuesto predial, o bien, por deudas a una inmobiliaria que se declaró en bancarrota.

Por ello, se formó el grupo de resistencia Civil Pacífica Ciudadana, representada por Milca Morales, quien aseguró que medio millar de familias han sido desalojadas por procedimientos irregulares del ayuntamiento de Benito Juárez durante la administración anterior.


 Edición: Estefanía Cardeña