Ha vivido QRoo una recuperación igual de rápida que la caída de 2020: Sedeso

Sin embargo, el estado muestra un aumento en el porcentaje de pobreza
Foto: Congreso del estado

La recuperación de Quintana Roo ha sido igual de rápida a la caída que se tuvo en 2020 por la pandemia, destacó la secretaria de Desarrollo Social, Rocío Moreno Mendoza, en conferencia de prensa realizada la mañana de este miércoles. Un día antes, la funcionaria compareció ante los diputados locales, donde detalló las acciones llevadas a cabo por la dependencia a su cargo. 

En la más reciente medición del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), Quintana Roo muestra un aumento en el porcentaje de pobreza, al pasar de 7.1 a 23.1; esto, de acuerdo con la secretaria, fue causado por la caída del ingreso que se tuvo por la paralización de la industria turística.

“La explicación que se tiene en torno al crecimiento de los niveles de pobreza en el estado está referido directamente a la pérdida de ingreso, mismo que ha sido ya recuperado prácticamente a los niveles que teníamos pre pandemia. Si hoy se hiciera esta medición en el estado sería una realidad completamente diferente”, manifestó.

Detalló las acciones que la secretaría lleva a cabo contra la pobreza, como las audiencias públicas, caravanas violeta, pisos firmes, estufas ecológicas, electrificación de Punta Allen, uso de ecotecnologías para el manejo adecuado de aguas, permacultura, banca social, hambre cero, fondo de coinversión con organizaciones de la sociedad civil y taller cinematográfico Primeros Destellos.

Junto con la sociedad civil, destacó, se apoyaron 18 proyectos en 2020 y este año van 15; en las audiencias públicas Platícale al Gobernador han recibido 18 mil 425 solicitudes, de las cuales han atendido 85 por ciento. Destacó el caso de las caravanas violeta, creadas para la detección, prevención y erradicación de la violencia a niños, niñas y mujeres, donde se atendieron a 695 personas con 999 acciones y servicios acercados a comunidades rurales e indígenas.

En programas de infraestructura básica que contribuyen a mejorar la calidad y espacios de la vivienda, destacó que de acuerdo al Coneval Quintana Roo se encuentra en el primer lugar nacional en disminución de la carencia: el programa Piso Firme benefició 747 hogares quintanarroenses en 32 localidades, y se entregaron e instalaron mil 691 estufas ecológicas en 36 localidades, en los municipios de Bacalar, Felipe Carrillo Puerto y José María Morelos. 

En un trabajo coordinado con Amigos de Sian Ka’an, la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, Comisión Federal de Electricidad y el municipio de Tulum, se realizan trabajos de electrificación para dotar de energía a Punta Allen, proyecto integral que se prevé culminar en 2022 con la integración de la granja fotovoltaica.

De igual manera, aplicando el uso de ecotecnologías para optimizar el agua, 26 familias de dos comunidades en Felipe Carrillo Puerto son beneficiadas con baños ecológicos con biodigestor, trabajo realizado con la Fundación Río Arronte y Amigos de Sian Ka´an.

Otro programa mencionado por Moreno Mendoza fue el de permacultura, logrando beneficios directos para 2 mil 117 mujeres; se atendieron 26 localidades en los municipios de Othón P. Blanco, José María Morelos, Bacalar, Felipe Carrillo Puerto, Benito Juárez e Isla Mujeres. Con el programa Banca Social se logró la constitución de 3 Sociedades Cooperativas de Ahorro y Préstamo, permitiendo también la capacitación constante de las socias. 

Derivado de las afectaciones por la pandemia y en combate a la carencia alimentaria, la Secretaría de Desarrollo Social implementó el programa Hambre Cero Quintana Roo, con 43 mil 266 paquetes alimentarios distribuidos en el lanzamiento del programa que atendieron 38 colonias de Cancún y Chetumal, implementando dos vertientes de entrega, a través de asociaciones y en colonias o localidades con mayor índice de carencia alimentaria. Dicho programa ha entregado en lo que va de este año 60 mil 103 apoyos alimentarios en todo el estado.

Edición: Ana Ordaz