Vive Cozumel compleja situación laboral por crisis de los cruceros

La economía de la isla depende 80 por ciento del subsector turístico
Foto: Juan Manuel Valdivia

La cancelación de los arribos de cruceros, sector del cual depende 80 por ciento de la economía de la isla, ha causado en Cozumel una situación laboral muy compleja: los empresarios han hecho lo posible por mantener los puestos de trabajo, con un salario mínimo que no alcanza para cubrir las necesidades básicas de los trabajadores, destacan líderes sindicales de la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC) y la Confederación de Trabajadores de México (CTM).

Pese a lo anterior, el cozumeleño es de mucho arraigo y busca autoemplearse en la isla antes que salir al continente a buscar trabajo, lo cual además le implica un costo económico de transportación, señaló la presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) en la ínsula, Carmen Joaquín.

“El caso de Cozumel es muy particular; nuestra economía no sólo depende del turismo sino de un subsector del turismo que es de los más afectados en esta crisis: los cruceros. Va a ser el subsector con la recuperación más lenta, y fue el primer afectado. El 15 de marzo tuvimos el último crucero, entonces la recesión comenzó prácticamente un mes antes que los demás destinos”, narró.

Reconoció que la economía cozumeleña ha sufrido bastante por la falta de flujo de este tipo de turistas, pero “la buena noticia es que la hotelería ya está de nuevo trabajando, con todas las restricciones de ocupación que se han determinado para respetar la sana distancia. Por fortuna Cozumel es un destino de baja densidad, donde se ha cuidado mucho el tema sanitario. Los visitantes tienen la posibilidad de hacer actividades al aire libre, acuáticas y subacuáticas, no tienes que estar encerrado para tener una buena experiencia”.

Aunque celebró el reciente anuncio de un programa de créditos bancarios para los centros de hospedaje, consideró insuficientes los apoyos federales al sector empresarial, sobre todo a las pequeñas y medianas empresas, lo cual es vital porque Cozumel compite con islas-Estado del Caribe cuya recaudación va íntegramente a su Producto Interno Bruto (PIB), mientras que los ingresos que obtiene la ínsula pasan a la federación y ésta le regresa sólo un porcentaje de lo recaudado. “Esas islas están siendo apoyadas por sus gobiernos porque saben que el turismo es una de las industrias que más rápido puede recuperarse”, destacó.

Consideró que la recuperación va a ser lenta: “Estamos acostumbrados a enfrentar crisis post huracanes, pero esta no tiene precedentes. Me parece que la población ha resistido bastante bien, pero necesitamos urgentemente encontrar esquemas de apoyo”.

Salario necesita recuperarse

“A mi manera de ver las cosas vamos a tardar cerca de tres años para medianamente salir de la crisis económica que nos ha hundido”, dijo Marco Antonio Torres Ruiz, secretario general de la CROC en Cozumel.

“La situación del sector laboral de la isla es demasiado crítica, algunos no están ganando más que el salario mínimo general, no importando la categoría que se tenga; los costos en el transporte de los barcos se ha elevado de manera considerable y la canasta básica se ha ido hacia las nubes, por lo que ya es insuficiente el poco salario que están devengando los trabajadores”.

Por ejemplo, el sueldo de un steward, que hace cuatro años era de 169 pesos y que sólo ha tenido un incremento de cinco por ciento anual (alrededor de ocho pesos) desde entonces, mientras que salarios como el de camarista o cantinero quedaron entre uno y cinco pesos arriba del mínimo general.

Esto, aseguró, es insuficiente para vivir sobre todo en una isla, donde el costo de los productos se encarece al tener que sumarle el costo del transporte para llegar a los comercios locales: “Se necesita un incremento salarial mucho mayor”.

Aunque dijo no contar con datos del total de la población económicamente activa en la isla, mencionó que en su sindicato ha habido por lo menos 120 bajas.

Insuficiente movimiento turístico

Para Genny Canto, secretaria general de la CTM en Cozumel, las empresas están tratando de apegarse a laborar con 30 por ciento de trabajadores y los van rotando, y aunque se ve un poco más de movimiento turístico con el paso de los días, este es insuficiente: “Más que bien, estamos menos mal”.

Resaltó la capacitación que está recibiendo el personal de los centros de hospedaje y prestadores de servicios para seguir los lineamientos de la nueva modalidad en la atención al público.

Aseguró que la mayoría de las empresas han podido mantener la nómina, pero no se sabe cuánto tiempo más podrán hacerlo, luego de cuatro meses de parálisis.

Vocación turística

“En algún momento perdimos la vocación turística de Cozumel, de ser un lugar en donde el principal giro era el buceo, snorquel y el turismo de playa, todos los empresarios le apostaron a los cruceros. Al día de hoy nos estamos dando cuenta que el turismo de cruceros deja de venir y tenemos que retomar la vocación original de la isla, que son los hoteles y los tours”, detalló Genny Canto.

Respecto a los cruceros “el panorama para lo que resta del año no es muy alentador”, aseguró Carmen Joaquín, y reiteró que “es necesario reforzar la hotelería y el turismo de pernocta, tenemos que trabajar en mejorar nuestra conectividad con el turismo nacional”.

“Bahamas, tiene una industria de cruceros fuerte, pero también una gran infraestructura hotelera, nosotros al ser el destino más importante de cruceros del mundo perdimos un poco de vista esta parte de reforzar la hotelería. Necesitamos encontrar esquemas que fomenten la inversión en ese ramo para que podamos tener una alternativa a los cruceros, que han sido muy buenos con nosotros, estamos muy agradecidos y ojalá estén de vuelta muy pronto, pero tenemos que tener plan B y de ser posible plan C, es muy importante que nos diversifiquemos, y pronto, porque estamos sufriendo las consecuencias de no haberlo hecho antes”, manifestó.

Aún no hay una fecha precisa para la llegada nuevamente de los hoteles flotantes a la isla, pues aunque se había anunciado que sería a partir de octubre, hay navieras que pretenden retomar sus operaciones hasta el próximo año. Actualmente hay empresas que laboran al 30 por ciento o 35 por ciento y otras que no van a abrir hasta octubre o diciembre de este año, pues están orientadas al turista que viaja en los cruceros y al éste no existir no son sostenibles.

“Se habla de que será en enero cuando regresen los cruceros a la isla y aunque los atractivos turísticos están abiertos al 30 por ciento las rentas están muy caras; por ejemplo, los restaurantes del área de los muelles están cerrados porque es incosteable manejarlos”, declaró por su parte Torres Ruiz.

Opciones laborales

“Hay tanto cariño y tanto arraigo por nuestra tierra que la gente de Cozumel hará lo imposible por no emigrar, tenemos que en este momento hacer alianzas fuertes entre los empresarios locales y con nuestros gobiernos”, destacó la presidente de Coparmex. Sin embargo, de acuerdo con los líderes sindicales, hay un creciente comercio informal en distintas modalidades, como las ventas en línea: “se ha convertido en un tianguis virtual”.

“Algunos han entrado al comercio informal porque se han puesto a vender sobre todo alimentos, otros han hecho sus bazares con la ropa que ya no utilizan y todo mundo está buscando la salida económica para esta situación”, dijo el dirigente de la CROC.

Edición: Elsa Torres