Baja demanda de mariachis para festejos patrios en QRoo

Agrupación 'Son de Chetumal' afirma que sus contrataciones cayeron 70 por ciento
Foto: Facebook Mariachi Son de Chetumal

“Para ser 15 de septiembre se nota tranquilo el ambiente, ya tendríamos horarios repletos y ahora no, tenemos dos eventos para hoy y son pequeños, familiares”, narra Marvin Montiel, del Mariachi Son de Chetumal, quien afirmó que sus contrataciones cayeron este año en 70 por ciento, lo que ha mermado el ingreso de los integrantes que conforman esta agrupación musical.

El músico afirma que hasta el año pasado apenas iniciaba septiembre y ya tenían las fechas apartadas todo el mes para cubrir eventos particulares o en restaurantes u hoteles dentro y fuera de la ciudad. 

“Va a ser diferente, ya tendríamos eventos en hoteles y sitios turísticos, pero pues la contingencia este año limitó estos eventos y las contrataciones han bajado bastante, yo creo que en un 70 por ciento, otros años empezábamos desde las cinco de la tarde hasta las cinco de la mañana y hoy únicamente tenemos dos eventos”, relata.

El Mariachi Son de Chetumal está integrado por cinco músicos, es relativamente pequeño en comparación con otras agrupaciones y la afectación ha sido resentida en sus ingresos extraordinarios que genera la música, pues cada uno se dedica profesionalmente a otras labores. 

Marvin Montiel asegura que los eventos a los que acuden desde el inicio de la pandemia, especialmente en las últimas semanas con el cambio de semáforo, se organizan para un número reducido de personas.

La propia agrupación ha establecido medidas sanitarias con las que condicionan realizar un trabajo e incluso han decidido viajar en vehículos separados. 

“Ponemos nuestras condiciones para poder asistir a un evento, como que no haya más de 15 personas dentro de la fiesta o domicilio, que nos tengan reservado un lugar exclusivo separado a dos metros o metro y medio del contingente de invitados y que podamos estar separados un metro entre nosotros, cuidando que la trompeta esté alejada del contingente”, apunta el músico. 

Y afirma que se han tenido que retirar de los eventos cuando los contratantes no cumplen con lo establecido, además de ello han notado como los eventos han cambiado incluso en la relación que establecen con los clientes y el tipo de ambiente.

“Para estas fechas es común que nos inviten a comer, que nos inviten una bebida o a sentarnos con ellos, pero las condiciones actuales limitan ese tipo de convivencia”, asegura.

El músico indica que con estos cuidados, pero sobre todo el gasto extra que ha generado el transporte, plantearon incrementar hasta en 15 por ciento los costos por hora, que varían de entre mil 200 y dos mil pesos, pero finalmente determinaron mantener sus tarifas. 

 

Edición: Mirna Abreu