Inicia en Caobas una carpintería gestionada sólo por mujeres

Las “cajas de abeja” con mejoras tecnológicas eficientan el trabajo apícola
Foto: Harlen Tzuc Salinas

Harlen Tzuc Salinas

Felipe Carrillo Puerto

 

Una carpintería integrada por mujeres inicia trabajos en la población de Caobas, al sur de Quintana Roo. Se trata del proyecto Creciendo Raíces, una empresa sustentable que utiliza los residuos del aserradero ejidal y el “desperdicio” del aprovechamiento forestal en la zona de extracción. Las mujeres elaboran equipos de alta calidad y acabados, tomando en cuenta los problemas que usualmente presentan y que les han compartido los apicultores de manera directa. 

Las mejoras tecnológicas de las “cajas de abeja”, como ellas las llaman, tienen la finalidad de hacer más eficiente el trabajo apícola. Por ejemplo, las paredes interiores de las cajas son lijadas finamente, con lo cual las abejas ahorran energía en el mantenimiento de su hogar y se pueden dedicar mejor a la producción de miel; además, el ensamblado de las cajas genera un escudo que protege a las crías de las abejas de la rapiña del escarabajo de la colmena (Aethina tumida).

La historia del proyecto inició en agosto de 2018, en el marco de un Encuentro de Comunidad de Aprendizaje organizado por el Proyecto EmFoCo y Desarrollo, que financió el Fondo Mexicano para la Conservación de la Naturaleza A.C. En ese encuentro, Teresa Guzmán, ejidataria apicultora y comerciante local; Juana Sánchez, antropóloga asesora del ejido Caobas; y Berenice Caamal, avecindada técnica comunitaria, coincidieron en la idea de impulsar una carpintería con la participación de mujeres. El proyecto sería trabajado, administrado, gestionado y asesorado por mujeres.

Entre noviembre 2019 y enero 2020 se acondicionaron las instalaciones de la carpintería con el apoyo del ejido. En el trayecto han logrado otros apoyos con el acompañamiento de SocioLab, en la persona de Juana Sánchez. El Fondo Climático de la Península de Yucatán les posibilitó realizar un intercambio de experiencias con productoras forestales de Oaxaca y tener una capacitación en extracción y mejoramiento de aprovechamiento forestal; compraron las primeras sierras manuales pequeñas, martillos y herramientas, papelería, mochilas para herramienta entre otras cosas básicas para estar en condiciones de recibir la primera capacitación.

El PPD- FMAM (Programa de Pequeñas Donaciones del Fondo para el Medio Ambiente Mundial, implementado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo) financió la adquisición de maquinaria, equipo y capacitación para echar a andar la carpintería.

En total se han capacitado 42 mujeres, actualmente trabajan entre 12 y 26 por turnos, dependiendo de la demanda de su trabajo. Han aprendido a manejar la maquinaria y a organizarse en función de sus habilidades en las distintas partes del proceso de fabricación de equipo apícola, que es el único producto que generan en estos momentos. Las “cajas de abejas” tienen una alta demanda en el mercado local.

El 24 de septiembre pasado la carpintería recibió una visita de evaluación de Sebastien Proust, coordinador nacional de PPD-FMAM México, y Andrea A. S. Ysunza, especialista en Evaluación y Monitoreo PPD del FMAM para valorar los trabajos de la carpintería, y de representantes de la Cooperativa Apícola Flor de Tajonal de Felipe Carrillo Puerto. 

En esta visita las mujeres explicaron la forma en que utilizan la maquinaria para la fabricación de cada parte de las cajas, cómo se organizan, de qué manera ensamblan las piezas, y en general cuál es la participación de cada una en el proyecto. Recibieron felicitaciones de los apicultores por la calidad de su trabajo, así como comentarios de retroalimentación para seguir mejorando y comercializar el producto.

Creciendo Raíces concretó su primera venta de equipo apícola al PPD México para beneficio de productores afectados en junio pasado por la tormenta tropical Cristóbal en los estados de Yucatán, Campeche y Quintana Roo. Muchos apicultores de la península de Yucatán tendrán la oportunidad de trabajar por primera vez con cajas de calidad Premiun, madera legal de aprovechamiento sustentable y fabricadas por mujeres. 

En la visita de los apicultores carrilloportenses, Creciendo Raíces realizó la entrega simbólica de equipo que entregarán próximamente a las principales cooperativas apicultoras de la península de Yucatán. Las mujeres entregarán 200 cajas patrocinadas por el PPD más otras 100 cajas ofrecidas por ellas mismas. Esta es una oportunidad para llegar a sus clientes potenciales y para poner a prueba las fortalezas tecnológicas de su producto.

En el futuro próximo plantean vincularse con EDUCE A.C., que podría valorar el equipo apícola fabricado con madera legal y certificada en función de su papel en la exportación de miel orgánica a Alemania. También trabajarán en fortalecer su infraestructura y maquinaria; planean solicitar apoyo en la ventanilla de Conafor para adquirir maquinaria industrial que les permita trabajar con maderas más duras, mejorar la infraestructura eléctrica para evitar bajones de energía en la red eléctrica y posiblemente adquirir una camioneta para la entrega de sus productos. 

Ante el Mecanismo Dedicado Específico para pueblos indígenas y comunidades locales (MDE) gestionarán la construcción de una bodega y baños para las mujeres, pues es imperativo que cuenten con condiciones laborales dignas. 

 

Edición: Laura Espejo