Familias de Chumpón se niegan a acudir a refugios por riesgo de robos

Un total de 70 viviendas se mantienen bajo el agua
Foto: Gobierno del Estado

Tras la experiencia de hace más de dos años, cuando fueron llevados a refugios, hoy unas 280 personas de la localidad de Chumpón, en el municipio maya de Felipe Carrillo Puerto, se niegan a abandonar sus viviendas pese a que el nivel de las inundaciones alcanzó casi el metro, debido al riesgo de robo de sus escasas pertenencias. Las autoridades temen que los escurrimientos continúen aumentando el nivel del agua y que se generen enfermedades respiratorias.

El director de Protección Civil del Ayuntamiento de Felipe Carrillo Puerto, Luis Alfonso Pérez Maldonado, informó que, a raíz de las lluvias del pasado viernes en la madrugada, un total de 70 viviendas se mantienen bajo el agua en Chumpón. Las autoridades advierten que no hay manera de desazolvar el agua, pues el asentamiento está rodeado de cenotes y el nivel del agua está al límite.

El mismo viernes las autoridades municipales y personal de la Coordinación de Protección Civil (Coeproc) estatal, que encabeza Adrián Martínez Ortega, hicieron el primer recorrido para evaluar los daños de estas inundaciones que afectan a la comunidad. 

Tras los recorridos la Coeproc habilitó un albergue, atendiendo a 15 personas, mujeres y niños, que pasaron ya dos noches en el lugar mientras esperan que el nivel del agua descienda y puedan volver a sus casas. La Coeproc informó que las familias afectadas recibieron apoyo alimentario, colchonetas, cobertores y agua para beber. 

El director de Protección Civil del Ayuntamiento de Felipe Carrillo Puerto aseguró que el resto de las familias se niega a salir de sus hogares por el riesgo de sufrir robos. 

“La mayor parte de las familias no quiere salir a los refugios, porque en otros años han ido y les han robado sus cosas, entonces ellos tienen una mala experiencia en dejar sus casas (…) estuve allá desde las nueve de la mañana hasta las siete de la noche, ayudando a la gente, sacando a unos puerquitos que se estaban ahogando, unas gallinas, y les pedimos de favor que salieran porque van a enfermarse, pero la gente no quiere abandonar su casa; les dijimos que dejen a uno y los demás se vayan, pero no quieren”, explicó Luis Alfonso Pérez Maldonado. 

Agregó que hay temor, pues se prevé que en los días siguientes las lluvias continúen por la presencia de frentes fríos en la península yucateca y ello genere mayores escurrimientos, pues aún hay zonas con niveles altos, como la laguna de Noh Bec. 

El funcionario aseguró que en un dictamen técnico hecho por las autoridades estatales y municipales se prevé que hayan más escurrimientos desde Campeche, por ello monitorean la localidad de Naranjal y Emiliano Zapata.

Edición: Elsa Torres