La Jornada Maya

Cancún
27 de abril, 2015

El resultado de un partido de futbol y viejas rencillas entre los grupos que controlan el Centro de Reinserción Social (CERESO) de Cancún explotaron este mediodía cuando se desató un motín con 500 reos de las secciones I y El Cuadro , informó el director del penal Manuel Virgilio Morales Herrera. Los reportes de autoridades ofrecieron recuentos divergentes: la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) inició la averiguación previa 2366/2015 por los delitos de motín, lesiones y lo que resulte como parte de la indagatoria tras el motín en la cárcel con un saldo de 37 personas con lesiones menores y 11 más trasladadas al Hospital General. De acuerdo con la Secretaría Municipal de Seguridad Pública, el enfrentamiento entre reos arrojó un saldo de 15 internos lesionados, de los cuales siete fueron trasladados al Hospital General –uno con un machete clavado en el cráneo y cuyo estado de salud se reporta como “muy delicado”–, así como un menor de entre 12 y 14 meses que resultó intoxicado con gas lacrimógeno. Los que fueron internados presentaban diversas heridas, entre piquetes, descalabros y golpes.
De acuerdo con el alcaide Virgilio Morales, general brigadier en retiro, en la revuelta participaron internos de las secciones I ”, donde se concentran los procesados por delitos del orden federal –la mayoría pertenecientes a Los Zeta –, y la población de reos comunes, donde están presos del grupo Los Pelones .

Emergencia
El Código Rojo se activó en el municipio de Benito Juárez, pues al principio se habló de una decena de reos fugados, lo que el director carcelario desmintió, aunque versiones de algunos celadores refirieron que el intento fue efectivo, pero fue abortado con la llegada de alrededor de 400 efectivos de todas las corporaciones policiacas. En el lugar confluyeron elementos de las policías Municipal, Estatal, Judicial Federal, así como el grupo antimotines y tres binomios caninos; también acudieron integrantes del Ejército mexicano y de la Marina-Armada de México, así como cinco ambulancias –cuatro de la Cruz Roja y una particular, así como un camión-cisterna de Bomberos. Conforme al protocolo en caso de motín –o “una riña entre reos”, como declaró desde Chetumal el secretario estatal de Seguridad Pública, Juan Pedro Mercader Rodríguez–, los elementos recuperaron el control.

Afuera, alrededor de 800 personas pugnaban por conocer la situación de sus familiares presos; inclusive, los ánimos estaban tan caldeados que previó a que el general brigadier saliera a dar la cara, hubo un conato de choque entre los elementos antimotines y la gente que exigía, inclusive con groserías, informes sobre sus parientes.

El control
Dos horas después, el militar en retiro subió a una de las patrullas que acordonaban el perímetro de la puerta de acceso al penal y, entre insultos, informó de la situación al interior del centro de reclusión y aseguró que todo estaba bajo control. Minutos después, en la conferencia que dio el general en el patio de ingreso al penal, explicó que los internos federales ( Los Zetas ) rompieron una malla ciclónica y abrieron un boquete en el muro que comunica con el área de los reos comunes (conocidos como El Cuadro ). Para obligarlos a replegarse fue necesario utilizar gases lacrimógenos y disparos al aire. Morales Herrera, acompañado por el comisario de la Policía Federal en Quintana Roo, Héctor González Valdepeña, y por el secretario municipal de Seguridad, Arturo Olivares Mendiola, explicó que en la riña participaron unos 200 presos de la sección I y 300 del Cuadro . Puntualizó, a manera de justificación, que tomando en cuenta que la población carcelaria es de 1,943 internos, “fueron mínimos los que protagonizaron la riña”.

Sin embargo, durante ese tiempo se reactivó la gresca en dos o tres ocasiones, por lo que fue necesario, primero, el lanzamiento de alrededor de una treintena de bombas de gas lacrimógeno y posteriormente una treintena de detonaciones de arma de fuego mientras de las torres de vigilancia se gritaba a los reos que se colocaran con el pecho en el piso. Algunos representantes de los medios de comunicación incluso recibieron tapabocas por el resquemor del gas lacrimógeno. Virgilio Morales insistió en que “es importante dejar claro que se trató de una riña entre reos, no de un amotinamiento contra las autoridades de la prisión”.
Las autoridades dieron prioridad a la protección de los familiares de los reos, entre los que había mujeres, niños e incluso, bebés, pues suele ser domingo un día de visita familiar; alrededor de dos centenas de personas fueron retiradas y ninguna resultó lesionada; los paramédicos sólo atendieron a cerca de una decena de mujeres que se desmayaron, de acuerdo con los paramédicos, por crisis nerviosa. Según el alcaide, en el enfrentamiento se usaron piedras, palos, varillas y puntas fabricadas por los reos.
Entre los reos que fueron trasladados al Hospital General están Hugo Alejandro Almoral García, Joel Alberto Jiménez Pablo, Heraclio Guzmán Díaz, Juan Diego González Gutiérrez, Alejandro Prieto Ramos, Luis Alberto Eliseo; dentro del penal, los paramédicos atendieron a nueve internos con lesiones menores.

Decomiso
Por su parte, la Fiscalía estatal señaló mediante un comunicado que “de acuerdo con la versión de los internos, los hechos se suscitaron cerca de las 12 del mediodía después de un partido de futbol entre internos del Cuadro contra internos de la I ; tras el duelo, en el que hubo roces y viejas rencillas entre los integrantes de ambas organizaciones delictivas, se desató la zacapela. El subprocurador de Justicia, Carlos Arturo Álvarez Escalera, en compañía de los comandantes Freddy Castro Piña, director de la Policía Judicial, y Marco Antonio Sánchez Sánchez, realizó un recorrido por el penal en el cual también participaron 50 elementos de la Policía Judicial, dos ministerios públicos y cuatro peritos criminalistas. En el lugar se aseguraron 115 puntas y tres machetes, además de diversos objetos utilizados como proyectiles, como es el caso de decenas de pedazos de madera, entre otros. La calma en el interior del penal regresó pasadas las dos de la tarde y una vez que se recuperó el control se procedió al pase de lista de los reclusos y todos estuvieron presentes; se acordó que las visitas se reanudarán hasta el próximo martes.

Previos
En los últimos cuatro años se han registrado seis motines; el más reciente fue el de este domingo; anteriormente, el viernes 29 de agosto del año pasado, el alboroto en la prisión se registró por la inconformidad de los presos tras el traslado de 20 internos al CERESO de Chetumal, entre éstos Oscar Melchor Dzul Cortés, entonces líder de la sección I . Previamente, el lunes 16 de junio de 2014, se reportaron lesionados leves y se trasladaron a tres internas embarazadas al Hospital General; se reportaron daños de consideración en tres juzgados, donde inclusive los internos prendieron fuego a los expedientes y causaron destrozos a los sistemas de cómputo. El martes 8 de octubre de 2013, más de 300 internos se enfrentaron por aproximadamente una hora y los custodios de las torres de vigilancia realizaron disparos de advertencia para dispersar a los reos; la riña se debió a las pugnas entre reos que pertenecen a una pandilla en contra de otros prisioneros. Meses antes, el lunes 28 enero, tras una riña entre dos internos que generó la movilización de fuerzas de seguridad se produjeron dos disparos en el interior de la penitenciaría y el personal administrativo y de juzgados fue desalojado. El viernes 30 de marzo de 2012, un grupo de 50 internos trató de brincar una cerca de malla para pasar a otra sección del penal, al parecer para golpear a otros reos; la guardia activó la alarma que generó movilización inmediata de efectivos de la policía municipal, Judicial, Ejército, Marina y fuerza estatal, que tendieron un cerco en torno a la cárcel. El miércoles 11 de mayo de 2011, un interno resultó muerto, tres heridos de bala y otros tantos con fracturas en piernas y manos tras el motín en la cárcel de Cancún y el posterior enfrentamiento con policías estatales, derivado de la inconformidad de los reclusos por la disminución de las raciones de alimentos. El entonces secretario estatal de Seguridad Pública, Carlos Bibiano Villa Castillo, dijo que un grupo reos utilizó la revuelta como excusa para asesinar de un tiro en el pecho a Óscar Dzul Cortés, El Piolín , testigo del homicidio de tres presos durante el enfrentamiento ocurrido entre bandas rivales por el control de la cárcel. “Fue un ajuste de cuentas”, sostuvo.


Lo más reciente

Hallan un vidrio con la diosa Roma en obras de metro de la capital italiana

Dataría del siglo IV según los primeros análisis

Efe

Hallan un vidrio con la diosa Roma en obras de metro de la capital italiana

INAH reedita un clásico de la arqueología, 'El pueblo maya, ayer y hoy', de Alberto Ruz

Remembran la labor que empeñó el investigador en Palenque durante casi una década y las dificultades que enfrentó

La Jornada Maya

INAH reedita un clásico de la arqueología, 'El pueblo maya, ayer y hoy', de Alberto Ruz

Diego Prieto llama a poner al INAH ''a la altura de los desafíos y problemas del país''

Se llevó a cabo el acto protocolario para conmemorar los 84 años del organismo

La Jornada

Diego Prieto llama a poner al INAH ''a la altura de los desafíos y problemas del país''

Pintas en Álvaro Obregón, parte de la campaña de odio: Sheinbaum

Me atacan porque están desesperados; esa es su forma de hacer política, dice

La Jornada

Pintas en Álvaro Obregón, parte de la campaña de odio: Sheinbaum