De la redacción
La Jornada Maya
23 de abril, 2015

Un niño de apenas dos años falleció mientras era trasladado al Hospital General de Chetumal debido a un fuerte cuadro infeccioso con vómitos y diarreas, tras comer carne de contaminada de un expendio de pollos asados.

Además del menor, 12 personas resultaron afectadas tras ingerir alimentos en un local llamado Asadero El Pollo. El hecho fue confirmado por el jefe de la Jurisdicción Sanitaria número 1 de los Servicios Estatales de Salud, Francisco Lara Uscanga.

De acuerdo con los adultos intoxicados, el domingo 19 de abril, alrededor de las 15 horas, el padre de una familia del poblado de Melchor Ocampo adquirió pollo en un local que los ofrecía “estilo Sinaloa”, ubicado en la Avenida 19 con el libramiento de la carretera federal a Bacalar, frente al restaurante Pejelagarto.

Al llegar a su domicilio, en el poblado de Melchor Ocampo (345 kilómetros al sur de Cancún), comeieron el pollo, y alrededor de las 23 horas sintieron dolor abdominal con náuseas, vómitos y evacuaciones diarreicas. El lunes acudieron al médico de la comunidad, quien los atendió y envió al Hospital de la Comunidad de Bacalar, donde ya había otra familia bacalarense con los mismos síntomas.

La sala de urgencias del hospital comunitario registró el ingreso total de 13 personas con la misma sintomatología.

Dos personas, un adulto de 43 años con antecedente de diabetes y el niño de dos años, presentaron un estado delicado, por lo que tras recibir la primera atención médica fueron trasladados al Hospital General de Chetumal, pero el pequeño falleció en el camino.

Los demás afectados se mantienen estables; el adulto mayor permanece delicado en el nosocomio de Chetumal.

Verificación

Al respecto, Ángel Sánchez Fernández, coordinador en la Zona Sur de la Dirección de Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), indicó que por la tarde del día 20 se acudió al establecimiento, que ya había cerrado, por lo que desde temprana hora del 21 de abril se procedió a la verificación del lugar.

Los verificadores clausuraron el establecimiento, como marca la norma sanitaria 251, por diversas irregularidades como falta de tarjetas de salud del personal, agua sin cloración, y falta de capacitación del personal en el manejo higiénico y proceso de los alimentos, entre otras.

La norma marca también la aplicación de una sanción de entre mil y 5 mil salarios mínimos (entre 68 mil 280 y 341 mil 400 pesos). Adicionalmente podrían aplicarse otras sanciones e incluso la clausura definitiva, una vez que se conozcan los resultados de los estudios de las muestras que se enviaron al laboratorio.

Los muestreos y las investigaciones se extenderán a los proveedores de los productos que se expendían, como es el caso de la empresa Pollos Bachoco.


Lo más reciente

Brevísima teología para ateos indecisos VI

Imaginar un mundo sin ateos es como imaginar un dado con una sola cara

José Díaz Cervera

Brevísima teología para ateos indecisos VI

‘Ciudad Boutique’, un retrato de Mérida desde la óptica de Mario Galván

Una propuesta compuesta por 14 cuentos escritos en clave satírica

Juan Manuel Contreras

‘Ciudad Boutique’, un retrato de Mérida desde la óptica de Mario Galván

Obra de los alumnos de Stefanie Schikora se expone en el Pasaje Picheta

Las piezas, en su mayoría, fueron creadas un año antes de la pandemia del Covid-19

Juan Manuel Contreras

Obra de los alumnos de Stefanie Schikora se expone en el Pasaje Picheta

DIF de Mérida inicia nuevo ciclo del programa ''Bordamos por Mérida''

Oportunidad para que mujeres puedan formar un negocio a través de la elaboración y venta de productos

La Jornada Maya

DIF de Mérida inicia nuevo ciclo del programa ''Bordamos por Mérida''