Origen y actualidad de los huevos motuleños

Península Gastronómica

Will Rodriguez
La Jornada Maya

4 de septiembre de 2015

Aperitivo

La invención de los huevos motuleños es atribuida al propietario del restaurante “La sin rival”, Jorge Siqueff Febles, y al cocinero Eugenio Lugo (a) El Legendario Hux. A finales de noviembre de 1921, Felipe Carrillo Puerto, recién electo gobernador de Yucatán, invitó al secretario de Educación, José Vasconcelos, a una gira por la entidad. Durante su paso por la ciudad natal del yucateco la numerosa comitiva se dispuso a almorzar en el cenote de Motul, pero al no contar con la vajilla suficiente para servir las diversas viandas, Siqueff y Lugo optaron por acomodar en un solo plato los alimentos que habían previsto servir por separado: huevos fritos, frijoles, salsa de tomate, chícharos…

Al preguntar Vasconcelos el nombre de tan singular platillo, Carrillo Puerto le contestó que se trataba de unos auténticos huevos motuleños. Verdad o ficción, el único dato comprobado de este tema es la visita que Vasconcelos realizó a Motul acompañando a Carrillo Puerto, quien todavía no recibía el nombramiento oficial de gobernador.

Entrada

En la actualidad este es uno de los platillos yucatecos más internacionalizados, y es ofrecido como desayuno en restaurantes de México y el extranjero. Hace unos días visité Motul, acompañado de los escritores Patricia Garma e Iván Espadas, con la finalidad de conocer el Centro Cultural Imagine. Pero la visita obligada fue a la planta alta del Mercado 20 de Noviembre, donde doña Evelia Arce y Escamilla prepara los huevos más famosos de la ciudad y del youtube (búsquenla para que vean).

Se puede pedir la orden con un solo huevo (o con dos o tres, dependiendo del hambre que se tenga) la cual es servida con su salsa de tomate, chícharos, jamón, queso y chile habanero bien espesa, acompañada de crujiente pan francés y horchata. Pedimos la orden de dos huevos “término medio”, pues hasta eso preguntó el mesero: si preferíamos la yema suave o bien cocida. Fuimos atendidos de lujo por Manuel Chelón Soberanis, hijo de doña Evelia, pero por lo que pudimos apreciar todos los meseros son muy atentos y educados. Pagamos, con todo y refrescos, 45 pesos por persona. Vale la pena visitar Motul sólo para disfrutar esta experiencia gastronómica.

Plato fuerte

Mesón de la Luna Hotel & Spa, propiedad de los hermanos Jorge y Margarita Robleda Moguel, alberga al Restaurante Capella y al Bar Apolo XI, interesantes opciones que se suman a la amplia oferta gastronómica de la zona comercial y de hospitales de Altabrisa, al noreste de Mérida. Margarita es una reconocida cantautora, escritora y promotora de la cultura infantil y juvenil en México, y su acertada incursión en la hotelería no la aparta del objetivo de contribuir a la formación artística de la niñez yucateca, toda vez que en breve abrirá un centro cultural en las instalaciones de este hotel.

Capella abre sus puertas a las siete de la mañana con un desayuno-buffet de 129 pesos que incluye guisos regionales, nacionales e internacionales que varían de acuerdo con los días de la semana y la calidad de los ingredientes disponibles. Tuve la fortuna de conocerlo el domingo pasado gracias a la atenta invitación de Roberto del Rivero, jefe operativo del Mesón de la Luna. Difícil resultó decidir dónde empezar porque la mesa de servicio es amplia, versátil, atractiva e impecable: tostadas francesas “con pan francés”, soufflé de arroz, nopales a la vinagreta, calabacines gratinados, papas salteadas con pimiento y cebolla, panuchos y salbutes, enchiladas verdes, chilaquiles rojos, vaporcitos, cochinita pibil, lechón al horno, sopa de lima, frijoles refritos, huevos al gusto, frutas, cereales, postres… En fin, todo un festival de aromas y sabores por ese precio tan accesible.

El horario del desayuno concluye a la una de la tarde y a partir de entonces se ofrece un menú de comida internacional, igualmente diseñado por el chef yucateco Gerardo Maglioni. Este menú, compartido con el Bar Apolo XI que abre a las cuatro de la tarde, incluye entradas como alitas búfalo con queso azul, carpaccio de betabel y dip de chaya con xcatic asado; ensaladas, emparedados, hamburguesas, pizzas de sartén, pastas, postres, cocteles y bebidas, con precios que van de los 40 a los 140 pesos. Ambos establecimientos cierran hasta la medianoche. Agradables instalaciones, ricos y económicos platillos. El Mesón de la Luna está ubicado en Calle 26 entre 7 y 15, Fracc. Altabrisa, frente al hospital
Star Médica.

Postre y digestivo

El estado de Yucatán y su capital han sido nominados como los mejores destinos gourmet de los Food & Travel Readers Awards 2015. Las nominaciones son al mejor destino gastronómico de México (Yucatán), mejor destino gourmet (Mérida), mejor hotel urbano del país (Rosas & Chocolate) y mejor hotel ecológico (Xixim). Para votar sólo se requiere llenar un sencillo formulario en la página http://foodandtravel.mx/awards/votar.