Llama Greenpeace a candidatos a atender el tema ecológico

Ninguno de los aspirantes a la gubernatura ha dado a conocer sus propuestas sobre medio ambiente

Paul Antoine Matos
Foto: Facebook @greenpeacemexico
La Jornada Maya

Mérida, Yucatán
Lunes 16 de abril, 2018

Durante más de dos semanas de campañas electorales, ninguno de los cuatro candidatos a gobernar Yucatán ha profundizado, ni dado a conocer una línea de acción para atender el problema del medio ambiente en la entidad: la presencia de cultivos transgénicos, la contaminación del agua por plaguicidas y granjas porcícolas, la deforestación provocada por la ganadería y el crecimiento urbano, entre otros.

Debido al olvido en el que dejan el tema ecológico, Greenpeace y organizaciones involucradas en la apicultura y la protección al medio ambiente emitieron una carta en la que llaman a los candidatos a la gubernatura a comprometerse y, cuando sean electos, a impulsar políticas públicas que defiendan la agricultura ecológica y las prácticas tradicionales mayas.

Para las campañas, los firmantes solicitaron que Mauricio Sahuí Rivero (PRI-Verde-PANAL), Mauricio Vila Dosal (PAN-MC), Joaquín Díaz Mena (Morena-PES-PT) y Jorge Zavala Castro (PRD) se comprometan en los siguientes puntos:

Disminuir el uso de fertilizantes y plaguicidas químicos peligrosos para el ser humano y las abejas; evitar subsidios estatales que promuevan el consumo de dichos agroquímicos, que también contaminan el agua; impulsar la innovación científica con el mejoramiento de semillas criollas; estructurar cadenas productivas orgánicas, que reduzcan costos de producción y de consumo.

También: diseñar canales de comercialización alternativos a supermercados; impulsar parcelas que sean laboratorios vivos de agricultura ecológica, con prácticas tradicionales mayas; fomentar la compra de alimentos a productores locales; políticas de investigación enfocadas en las necesidades del campo yucateco t los campesinos mayas.

La adopción del principio precautorio ante cualquier medida presente o futura que genere daños graves o irreparables al medio ambiente y la vida de comunidades; detener la deforestación de selvas, que son hábitat de las abejas; detener la contaminación del agua por agroquímicos, granjas porcícolas, ganadería, entre otros; vigilar y detener el uso indiscriminado de plaguicidas; e impulsar la agricultura ecológica.

Margartia Noh, de Guardianes de la Semilla, expresó que la entrada de proyectos que atentan contra las abejas y los saberes tradicionales de los mayas “tiene que ver con el capitalismo” y las trampas se encuentran en las letras chiquitas, por lo que es necesario detener las propuestas que fomenten la vida de opulencia que afectan a las comunidades mayas pero también al medio ambiente.

“Aquí estamos, no estamos en los museos. Estamos ahí, en la tierra, protegiéndonos de lo poco que nos dejan trabajar”, manifestó sobre los proyectos que devoran la tierra, la selva y el agua de los pueblos indígenas en la península.

Exigió su derecho a que los pueblos originarios sean reconocidos, respetados y consultados en las decisiones que generan un cambio profundo en su forma de vida.
Sandra Laso, de Greenpeace México, expresó que desde las campañas los políticos deben incluir políticas públicas que consideren recursos para el medio ambiente y la defensa de los territorios originarios.