Pondrá AMLO la primera piedra del tren maya el 2 de diciembre

La investigadora del Ecosur manifestó que se busca reducir el impacto ecológico, cultural y social del proyecto

Joana Maldonado
Foto: Especial
La Jornada Maya

Chetumal, Quintana Roo
Lunes 27 de agosto, 2018

El 2 de diciembre próximo, un día después de rendir protesta como presidente de México, Andrés Manuel López Obrador pondrá en marcha la obra del tren maya en Cancún; en este sentido, especialistas se reunieron recientemente para replantear la ruta que deberá seguir el tren, toda vez que existe riesgo de transculturización.

El tren maya enlazará a lo largo de mil 500 kilómetros a los estados de Yucatán, Campeche, Chiapas, Tabasco y Quintana Roo y contará con una inversión de hasta 150 millones de pesos entre el gobierno, iniciativa privada y miembros de las comunidades y ejidos.

Según Nuria Torrescano Valle, directora e investigadora del Colegio de la Frontera Sur (Ecosur), el proyecto propuesto originalmente desde la administración saliente de Enrique Peña Nieto, será una de las primeras acciones de gobierno de López Obrador, cuyo proyecto ya fue detallado ante un equipo interinstitucional que busca reducir el impacto no solo ecológico, sino cultural y social del proyecto.

Dijo que fueron convocados como academia a la presentación y consulta del proyecto de manera preliminar. “Nosotros acudimos a una reunión convocada por la reserva de Calakmul para presentar el proyecto, porque la ruta incluye la región (...) Presentaron el proyecto, hay dos rutas propuestas para esta región y se pudo observar la propuesta para Quintana Roo, de hecho iniciará en Yucatán y Quintana Roo, es la fase primaria y la parte secundaria es Calakmul, pero es la más importante porque está en la mesa la inclusión de la reserva”, precisó.

Junto con “instituciones aliadas” entre las que se encuentran el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), la Secretaría de Economía (SE), Turismo, Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), Comisión Nacional de Áreas Nacionales Protegidas (Conanp), entre otros, se hicieron observaciones con relación al proyecto y su paso por la reserva natural.

Mencionó que la invitación se dirige a la institución porque El Colegio de la Frontera Sur (Ecosur) es un centro público multidisciplinario y tiene más de 20 años de colaborar con investigaciones sobre la región de la península a través de la unidad Campeche y la de Chetumal que desde entonces han elaborado estudios ambientales, ecológicos y sociales en la zona.

“Es importante participar en el análisis y consolidación del proyecto porque tenemos intereses de investigación e interés social en la zona, era importante participar y colaborar con la reserva”, subrayó.

La directora de Ecosur afirmó que el proyecto del tren maya tiene un concepto de desarrollo económico integral que “no es solo el tren”, sino que se consideran varios puntos para detonar el desarrollo en el sureste desde una perspectiva que se trata de una zona con rezago social y económico.

Torrescano Valle dijo que el grupo líder que dirige la reunión tiene un esquema de cómo descargar las propuestas y tomar las decisiones, y serán quienes serán los que tomen la última palabra sobre el proyecto que consiste no solo en un tren turístico, sino de carga que busca abarcar los principales aspectos de la región.

Preocupa la transculturización

Sin dar más detalles de la propuesta, la investigadora afirmó que de las dos propuestas presentadas, las instituciones aliadas han propuesto otras dos rutas a fin de que no afecte, no solo lo relativo al tema medio ambiental, sino en lo que corresponde a lo cultural.

Resaltó su preocupación por el hecho de que este tren se inserte en zonas indígenas y se erradiquen costumbres, culturas y lenguas. “Es considerar no solo el aspecto ambiental, sino el social, porque preocupa la transculturización que cruza el tren, si estamos pensando hacer sugerencias en cuanto a las rutas y cuidando la integridad de las reservas porque debemos recordar que es patrimonio de la humanidad (...) es importante que los gobiernos estén pendientes porque en octubre se tendrá un planteamiento consolidado y final”, dijo.

Y es que como parte del proyecto en el que participa gobierno e iniciativa privada, los ejidatarios y miembros de comunidades jugarán un papel de co-socios. “Habrá que ver en qué términos, porque pasa por terrenos comunitarios y ejidales, entonces habrá que tener un consenso, nos parece que habrá muchos detalles, en septiembre será la próxima reunión para afianzar estas rutas propuestas con la justificación y ver la consulta de los ejidatarios”, precisó. Torrescano Valle dijo que estarán pendientes del proyecto y de que se convoque a una consulta sobre el tema en Quintana Roo.