El dibujo infantil y sus procesos

El sistema educativo y sus programas de educación artística

Óscar Muñoz
Foto: Rodrigo Diaz Guzman
La Jornada Maya

Martes 8 de enero, 2019

Si bien el dibujo infantil ha sido objeto de estudio desde diferentes ópticas y concepciones, han sido los estudios de Henri-Luquet -catedrático de filosofía francés- los que han ofrecido importantes aportes acerca de diversos aspectos implicados en el este asunto. A pesar de la existencia de otros estudios sobre el tema, como los de Lowenfeld y Britain, Read, Kellog, Goodnow y Eisner, que aportaron sus investigaciones desde los aspectos formales y artísticos de los dibujos infantiles, fue Henri-Luquet quien profundizó la investigación al respecto en una amplia diversidad de aspectos.

Por otra parte, vale destacar que los estudios de Henri-Luquet fueron realizados entre 1913 y 1927, y por ende son viejos; sin embargo, los aportes de sus investigaciones persisten hasta la actualidad. El primer estudio fue publicado bajo el título Los dibujos de un infante (1913) y estuvieron basados en observaciones minuciosas sobre los trabajos gráficos de su hija Simmone, y la segunda investigación, titulada El dibujo infantil, sería la obra clásica del francés, que fue punto de referencia para profesores e investigadores del tema.

Henri-Luquet partió de la idea de que el dibujo infantil es realista 100 por ciento. Aunque antes de describir el concepto realista que maneja en su investigación, aclara algunas ideas previas, como intención, la interpretación, el tipo y el modelo interno. Respecto del concepto de intención, señala “El niño dibuja para divertirse. El dibujo es, para él, un juego que intercala entre los otros… es un juego tranquilo, que no exige compañeros”.

Acerca del concepto de interpretación, el filósofo francés aclara que ésta, a diferencia de la intención, que es la idea que el niño tiene antes de su realizar el dibujo, surge durante el proceso de su ejecución hasta su terminación. Y la intensidad de la interpretación vendría según el niño le encuentre parecido entre el trazado de su dibujo y el objeto denominativo, es decir, su modelo interno. En determinadas edades, el dibujo puede tener diferentes interpretaciones, ya sea por el trabajo en su conjunto o para algunos detalles.

Según la definición de Luquet, el tipo es la representación que un niño da a un mismo objeto o sujeto. Vale aclarar que, en la evolución gráfica del dibujo de un niño, hay una parte estable y otra que es modificada. En el caso de la conservación del tipo, impide a los niños a aceptar modificaciones cuando alguien las sugiere para beneficiar el propio dibujo. Por el otro lado, la modificación del tipo puede derivar de la observación de objetos reales nuevos, al igual que la contemplación de otros modelos o dibujos de otras personas que representan el mismo objeto de distinta manera.

El modelo interno

En cuanto al modelo interno, según Luquet, es el que actúa en la realización de los dibujos hechos de memoria, aunque también sucede cuando el niño copia otro dibujo o un objeto que observa; sin embargo, en estos dos últimos casos, el otro dibujo o el objeto observado sólo sirven de sugerencia, ya que, como bien señala el francés, “es el modelo interno lo que es realmente dibujado”. Según los argumentos del investigador, el dibujo realizado no es la reproducción de la imagen visual, sino la del modelo interno: “cuando el niño dibuja un objeto por primera vez, le es necesario crear en su psique el modelo interno”.

Finalmente, cabe destacar que el enfoque evolutivo asumido por este investigador francés ha sido el que mayor influencia ha ejercido entre los profesores de educación artística. Sus ideas han corrido paralelas con las de la psicología evolutiva. El arte infantil es un modo de expresión gráfica y plástica que evoluciona según determinadas etapas, relacionadas éstas con la madurez intelectual del niño. Los estudios de Jean Piaget, y de los psicólogos genéticos, han sido fundamentales para dar credibilidad a estas concepciones.

De ahí la importancia que el sistema educativo debe imprimir en sus programas de la educación artística, ya sea en los planes de estudio de la educación básica o en los proyectos del sistema cultural, en cuanto al dibujo infantil. Y de ahí también la relevancia que representa la capacitación de los profesores de educación primaria, en general, y de educación artística, en particular, acerca del dibujo infantil y sus beneficios en cuanto a la formación de los futuros ciudadanos.

[email protected]