No basta saber leer

Requisitos indispensables para provocar el gusto por la lectura

Óscar Muñoz
Foto: Juan Manuel Valdivia
La Jornada Maya

Jueves 21 de febrero, 2019

Uno piensa que los libros son necesarios para fomentar la lectura e impulsar el hábito lector en la población infantil, porque no es suficiente con que los niños sepan leer. Aunque no sólo es importante que haya bastantes títulos, sino también que sean de calidad. No basta con textos destinados a los niños, también será importante que éstos reúnan los requisitos indispensables para provocar el gusto por leerlos. Y no hay nada mejor que los textos literarios para asegurar ese gusto lector, sin olvidar aquellos otros informativos o de divulgación cultural que sean del interés de los pequeños lectores.

Junto con los libros, es imprescindible que exista otro tipo de materiales, como las revistas especiales para niños, y hasta los suplementos infantiles de los periódicos; sin embargo, fuera de los comics, en la actualidad hay muy pocas revistas destinadas a la población infantil, y no se diga suplementos periodísticos para niños, que ya no se ven por ninguna parte. Tal parece que, hasta ahora, nadie se ha preocupado por contribuir en la promoción de la lectura a través de otros materiales que no sean libros, ni en el sector público ni el privado.

Entre las revistas nacionales destacan unas cuantas: Helix, del Conacyt, especializada en la divulgación del conocimiento científico, tecnológico y también sociológico y humanístico; también del Conacyt están los Cuadernos de experimentos, que son de carácter interactivo. Otra de las revistas más relevantes en el país es Algarabía Niños, especializada en la divulgación cultural, con una diversidad de contenidos tratados con especial cuidado para los pequeños. Otra de ellas es Muy Interesante Junior y algunas otras editadas por Televisa.

Respecto de las revistas que son publicadas en los estados del país, hay una que otra que son conocidas sólo localmente, por ejemplo, la revista Deveras, de divulgación científica, de distribución gratuita y editada por el Consejo Mexiquense de Ciencia y Tecnología. Al parecer, ya no hay más publicaciones en otras entidades. Si bien en Michoacán fue publicada DivertiCiencia, ésta dejó de aparecer, y lo mismo ha sucedido con Ecologito, de la Ciudad de México; Gira tu cabeza, de Hidalgo; Grandes Detectives Naturales, de Coahuila; Lucio y los Insectrónicos, de Jalisco, entre otras más.

Suplementos

Ahora bien, en cuanto a los suplementos periodísticos, éstos dejaron de ser publicados desde hace ya algunos años. Por ejemplo, en Morelos era publicado un suplemento semanal por el diario La Unión de Morelos, llamado El Rincón de la Ciencia, pero no fue impreso más. En Yucatán ha sido publicado un suplemento llamado Chácara, en dos ocasiones, con el propósito de interesar a algunos patrocinadores en contribuir en la información noticiosa para los niños, sin embargo, hasta la fecha no ha surgido ningún interesado en ello.

Las revistas, en lugar de presentar hechos ocurridos en el diario acontecer de una sociedad, como hacen los periódicos y sus suplementos, ofrecen información que ha trascendido lo cotidiano y forma parte de la historia y la cultura de una comunidad. En tanto los diarios presentan información noticiosa, las revistas difunden conocimiento, ya sea histórico, científico o cultural, y la población infantil también necesita estar informada de los acontecimientos de cada día y de los conocimientos que ya forman parte de la cultura universal.

Ante tal situación, será más que importante y necesario que el mercado de las publicaciones para niños se vea enriquecido con la diversidad de lecturas que exigirá el Programa Nacional de Lectura del gobierno federal. Más allá de los libros, serán requeridas revistas especializadas en la divulgación de la cultura y la ciencia, así como suplementos periodísticos que no sólo contribuyan en el fomento de la lectura, sino también en la formación de lectores de periódicos.

Para ello, los gobiernos -nacional y local-, tendrán que actuar ante la ausencia pronunciada de este tipo de publicaciones. Les tocará a los sectores educativo y cultural del poder Ejecutivo de la federación y del estado de Yucatán la responsabilidad directa para propiciar la edición de, por lo menos, una revista de divulgación y un suplemento noticioso para niños. La población infantil debe enfrentar textos de todo tipo y en diferentes formatos, como los libros, las revistas y los diarios, con la intención de alcanzar el primordial objetivo nacional: ser un verdadero país de lectores.

[email protected]