Internet es un espacio político y en disputa, en la visión de colectivo Sursiendo

Los entornos digitales están muy cooptados por unas cuantas empresas: 'La Jes'

Sandra Gayou Soto
Foto: Enrique Osorno
La Jornada Maya

San Cristobal de las Casas
Lunes 3 de junio, 2019

La Jes es activista de Internet. Nacida en Argentina, con nacionalidad mexicana y residente en San Cristóbal de las Casas, Chiapas, desde hace más de 10 años forma parte del colectivo de comunicación www.sursiendo.org.

Sursiendo nació como “un colectivo de comunicación; trabajamos particularmente temas de Internet”, además acompañan “procesos de defensa de tierra y territorio en la parte de la comunicación”. Otra de sus áreas de trabajo es “la defensa de software y de bienes comunes digitales a través del software libre.
“Para nosotros Internet es un espacio en disputa, es un espacio político y así lo vemos”, asegura La Jes. En Sursiendo entienden los “derechos digitales como colectivos” y trabajan en ello.

A partir de esto se enfocaron en vincular ambos procesos “pensando en los cómo se intenta producir comunidades en esos dos espacios”. Después de algunos años, “lo que pasó fue que se fue virando poco a poco a procesos que hoy se llaman defensa de derechos digitales”.

La Jes detalla en entrevista con La Jornada Maya la definición de los derechos digitales: “que es básicamente derechos humanos en el entorno digital”; destaca que este tema lo venían “planteando las comunidades hackers hace mucho tiempo”.

Para Sursiendo es importante entender que los “entornos digitales están muy cooptados, hay unas pocas empresas que son dueñas de las infraestructuras que utilizamos, no sólo a nivel de plataforma; también las infraestructuras físicas: cables, redes, cables submarinos, satélites, módems”.

Explica que “detrás de eso hay una serie de servidores y procesos de apropiación de la información, lo que hoy está muy conocido en términos de ‘minería de datos’, que tiene que ver con la extracción de toda nuestra actividad en línea”. Lo anterior “ha incurrido en un montón de violaciones a los derechos múltiples: el derecho a la asociación, libertad de expresión, derecho al anonimato”, entre otros.

La vinculación en ambos procesos está en que los grupos participantes en procesos de defensa del territorio utilizan estas plataformas y medios para difundir su información y éstos están cooptados “por ciertos espacios, en ciertos lugares, y tienen vínculos concretos con agencias y con gobiernos y empresas que venden software de espionaje”.

Para los integrantes de Sursiendo “ha sido muy claro todo el proceso; no sólo de cooptación de nuestra propia vida cotidiana, sino también de los discursos e ideologías”. La Jes considera que lo anterior ha “incurrido en muchos procesos de vigilancia en México sobre todo; hay mucha vigilancia muy concreta a ciertos grupos en particular”, esa vigilancia opera desde “software que han comprado para hacer infección de los dispositivos de activistas, defensores de derechos humanos, periodistas o líderes políticos de oposición”.

Vigilancia ubicua

Detalla de la existencia de “brigadas de la policía que están monitoreando las redes sociales de las organizaciones y las personas” que trabajan en ellas “generando perfiles”. Ésta es otra manera de operar donde intervienen personas directamente; “no son algoritmos trabajando para otra persona”.

La vigilancia hoy en día es ubicua, asegura La Jes: “hagas o no hagas nada, tu teléfono todo el tiempo está haciendo ping hacia donde está conectándose, ¿y qué es lo que está haciendo? Nos demos o no nos demos cuenta, todo el tiempo estamos mandando información”.

Cuando surge la necesidad de acceder a ciertos datos, cuando una organización o una persona es víctima de violencia, “esa información de repente no está disponible”. Esto les coloca en una “situación de vulnerabilidad”, pues les hace preguntarse “en manos de quién están nuestras comunicaciones”.

Por todo lo anterior, Sursiendo propone la utilizaciones de “otras herramientas, otros dispositivos que resuelvan las necesidades comunicacionales que tenemos, pero no lo hagan como el mercado propone”.

Se han enfocado en “trabajar junto con las organizaciones que de por sí ya están haciendo proceso de defensa”, acompañándolos para que desarrollen procesos “más largos e integrales”, buscando “generar gobernanza de ese bien que queremos defender que en este caso para nosotros puntualmente es Internet”, promoviendo el uso de software libre.

Para quienes estén interesados en ponerse en contacto con Sursiendo pueden escribir a [email protected]