Yucatán, con déficit de gas natural para abastecer la región

Comisión de Energía en el Senado propone abastecer al estado con un barco regasificador frente a las costas de Progreso

Abraham Bote
La Jornada Maya

Mérida, Yucatán
Jueves 22 de agosto, 2019

Armando Guadiana Tijerina, presidente de la Comisión de Energía en el Senado, reveló que en Yucatán se requiere, como mínimo, 500 millones de pies cúbicos de gas natural, diario, sin embargo el ducto que alimenta el estado sólo tiene capacidad para 20 millones de pies cúbicos diarios, pero únicamente llegan 80, lo que refleja el problema de déficit que hay en esta materia.

Independientemente de la problemática de los ductos que se tiene, que se debe resolver pronto, el senador recomendó, una solución inmediata que consiste en abastecer al estado con un barco regasificador frente a las costas de Progreso.

El senador participó, junto a empresarios del ramo, funcionarios y políticos, en la primera de siete mesas de diálogo, que se realizarán en el país, sobre el gas natural y energía eléctrica en el Centro Internacional de Convenciones.

De acuerdo con Guadiana Tijerina, "hay empresas interesadas que han propuesto hacerlo, por lo que no necesitamos construir porque se tardaría mucho el almacenamiento y gasificación del líquido de gas natural. Hay empresas que ofrecen el barco regasificador que pueden alimentar 500 millones de pies cúbicos diarios y lo pueden hacer de manera transparente, al precio internacional internacional del gas".

El gobierno del estado no gastaría nada, sólo tienen que comprar el gas que estas empresas traigan y ellos pueden hacer toda la infraestructura. "Es una solución inmediata, mientras los ductos llegan, y de esa forma el desarrollo industrial en Yucatán se puede acelerar rápidamente y que vaya a colapsar", manifestó.

Sin energía no habrá prosperidad

Roger González Lau, presidente de la comisión de Energía del Consejo Coordinador Empresarial, indicó que al no haber seguridad energética, no se podrá alcanzar el crecimiento económico del 4 por ciento esperado y el sur del país representa el reto más importante a trabajar para tener en un México más próspero y equitativo.

Para el líder empresarial, en la región sureste existen dos retos importantes en esta materia. Unos es la falta de gas natural, que resulta insuficiente para la generación eléctrica en el sur, por lo que espera que se resuelva cuanto antes el tema de los ductos y que empiece a fluir el gas al sur y que represente un impulso económico.

"El ducto marino no sólo impactaría el sistema de gas en el sur, sino a nivel nacional va a liberar recursos, ayudaría a resolver el problema de generación eléctrica, quitando estrés a las líneas de transmisión que traen la energía hacia esta parte de la república", afirmó el empresario

Otro reto, subrayó, es la capacidad de trasmisión de energía eléctrica en la región, "sabemos que hay suficiente para cubrir las necesidades actuales de la región, sin embargo es justa, no hay un espacio para responder al incremento del margen de la demanda, mucho menos se cuenta con un sistema redundante que de garantía", advirtió.

Entonces, hizo hincapié en que muchos empresarios se acercan a esta parte del país queriendo invertir, "por la seguridad que impera, pero si no hay gas barato, competitivo, electricidad, un sistema eléctrico confiable, los empresarios dudan y la inversión se detiene", lamentó.

Por lo tanto, manifestó que se tiene que invertir de manera importante en líneas de transmisión de energía en el país, especialmente en el sur; garantizar ese flujo de electricidad, y, sobre todo, estar preparados para el crecimiento. "Si esta zona empieza a crecer de manera importante, no va lo va poder soportar el sistema de trasmisión y eléctrico actual".

Tenemos que empezar hoy, para que estos resultados se puedan ver ya en dos y tres años, agregó, hay que trabajar en la columna vertebral que es el sistema de energía eléctrico.

Ducto de combustible

Alfonso Morcos Flores, director general del Centro Nacional de Control de Energía (CENACE), informó que ya está en proceso de construcción un oleoducto entre Progreso y Mérida, con lo que se resolvería el problema de combustible, aunque no de costos. Espera que quede este año o a principios del siguiente, se termine los 10 kilómetros de oleoducto, con una inversión de alrededor de 20 millones de pesos de la CFE.

Esto, explicó, permitirá dar más seguridad al suministro de combustible, para en un momento utilizarlos en las centrales generadoras de energía, pues actualmente se corre el riesgo de no tener suficiente combustible al usar un medio limitado de abastecimiento, como son las pipas.