Centros ciudadanos para la sustentabilidad

Renacimiento mexicano

La Jornada Maya
Foto: Twitter @SEMARNAT_mx

Lunes 28 de octubre, 2019

Uno de los principales proyectos que impulsa la Semarnat que dirige Vector Toledo, es la conformación y creación de centros ciudadanos para la sustentabilidad (CCS), encabezado por una de las más brillantes funcionarias de dicha institución: Ximena Celis, quien además de tener la visión, tiene el ímpetu y el temple para lograr la cristalización de sus objetivos.

El propósito de dicho proyecto es recuperar espacios que fueron destinados en su momento para generar y fortalecer una educación y cultura ambiental. Sin embargo, por las cínicas prácticas de corrupción, además de indiferencia y frivolidad, fueron abandonados y olvidados sin que cumplieran con su vocación.

Estos Centros tienen como inspiración el exitoso modelo instaurado en el Huerto Roma Verde, el cual presume ser un laboratorio biosocial capaz de activar el entorno desde lo local, cimentado en un paradigma sistémico, conciliando la sabiduría ancestral, impulsando una economía circular, usando tecnologías adecuadas, fomentando una salud esencial y como eje rector usa la permacultura.

Antes de que fuera el Huerto Roma Verde, éste era un espacio urbano que estaba en total abandono y deterioro, expuesto a la acumulación de basura y a malos usos humanos. Sin embargo, Francisco Ayala y Arnold Ricalde tuvieron la visión para rescatarlo con una tarea titánica y trabajo arduo desde la inversa proporcional. Ahora es un espacio de paz y de conocimiento profundo de los procesos y ciclos de la naturaleza en medio de la ciudad.

Con esta misma vocación, emergen los CCS y se pretende que haya uno por cada estado para que se vaya conformando la masa crítica y se detone una cultura ambiental integral.

Este proyecto anunciado por el secretario Toledo tiene como objetivos: fortalecer la gobernanza local, fomentar ecotecnologías de acuerdo a las propias necesidades y fortalezas locales, impulsar las manifestaciones de la riqueza biocultural regional, crear una visión de resilencia socioambiental, mejorar la autosuficiencia y autogestión, trabajar de la mano con actores locales para que se logre la conservación, regeneración y animación ambiental del territorio.

Integración ambiental

Los CCS contarán con espacios dedicados a la integración ambiental, a través de los huertos, para que la gente lleve sus manos hacia la tierra, asimismo se contará con un laboratorio gastronómico, para que después de haber tenido el contacto directo con la gran generadora de vida, se puedan procesar inteligentemente, para aprovechar y disfrutar los nutrientes en forma de alimentos después de haber sido preparados en el laboratorio gastronómico. También, los CCS contarán con tienda cafetería, biblioteca, librería, centro de acopio, un espacio de salud alternativa, tianguis, mercado y se podrán realizar prácticas de trueque. Igualmente habrá áreas comunes y espacios abiertos para la convivencia, formación y construcción de ciudadanía ambiental.

Seguramente los CCS llegarán a buen puerto, puesto que más allá de un buen deseo son necesarios; el cambio climático y las crisis ambientales, no sólo son un llamado a nuestra consciencia, sino a nuestro actuar comunitario. Es nuestra responsabilidad generar espacios donde podamos comunicarnos y resolver nuestros problemas ambientales juntos, reconfigurar las posibilidades de la mente y abrirnos a formas de vida sustentables, donde aprovechemos y cuidemos los recursos energéticos e hídricos, aprendamos más de la naturaleza y la tratemos con respeto, trascendiendo la visión antropocéntrica, la cual no sólo devastó y tomó de manera avasalladora los recursos naturales, sino que como efecto bumerán, ahora estamos siendo testigos de viejos abusos y excesos. Así que ya saben, pronto estarán los CCS en su estado y todos podemos sumarnos a ellos.

Mérida, Yucatán
Martha Adriana Morales Ortiz, Witzilin, @Witzilin_vuela y César Daniel González Madruga El Siervo, @CesarG_Madruga