Luis de Tavira es condecorado con la Medalla de Bellas Artes 2019

El catedrático se ha dedicado de tiempo completo, por más de 50 años a la creación escénica

Carlos Paul
Foto: Cuartoscuro
La Jornada Maya

Ciudad de México
Viernes 6 de diciembre, 2019

Considerado uno de los más importantes, brillantes y polémicos director de escena, y uno de los pocos pedagogos y teóricos teatrales de México, el también ensayista y actor Luis de Tavira, fue distinguido con el máximo galardón que otorga el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL), la Medalla Bellas Artes 2019, en un acto que se realizó este viernes en la sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes.

Dedicado de tiempo completo, por más de 50 años a la creación escénica, el catedrático recibió el reconocimiento “con alegría, sencillez y una enorme gratitud”.

De Tavira explicó que durante los más de 50 años de trayectoria “todo ha consistido en buscar y obedecer. En buscar porque el teatro nace de una pasión inquietante de conocer, proviene del asombro y abre la mente para que quepa el mundo.

“Obedecer porque en algún momento de ese impulso, el hombre de teatro descubre que ese anhelo es el enigma de una voz que lo llama por su nombre, es un llamado, pero el teatro elige, invita pero exige.

“Todo ha sido buscar y obedecer”, reiteró. Debemos de trabajar, destacó, “en la construcción de un teatro destinado a todos, sin excepción; y que no renuncia, por ello, a la hondura de la transformación del arte. Mientras en celo del teatro nos consuma, habrá esperanza”.

Al concluir el reconocimiento, De Tavira comentó: “La cultura no es un lujo burgués, prescindible en tiempos de crisis, no es una mercancía transformada en una expresión folclórica o turística, es la construcción de la conciencia y la comunidad.

“Las relaciones del teatro y la política son indiscutibles; pero la política debe entender que sólo la cultura cambia a la sociedad. La política no la cambia. De ahí que una política en favor de la cultura es aportar realmente por el cambio”.

“El mayor error de la política cultural es dar respuestas simples a problemas complejos”, reiteró De Tavira.

“No es una cuestión solamente de voluntad política, aunque sí es fundamental que exista. Seguir produciendo eventos, no va a crear la cultura nacional. Vivimos tiempos en los que hemos sido llamados a la austeridad, la peor forma de enfrentar la exigencia de austeridad es el dispendio, y no hay peor dispendio que el error de invertir los pocos recursos en lo que no funciona. Por ello, hay que construir en la estabilidad, no en la eventualidad a la que nos orilla el mercado”, destacó el creador escénico.

Eso no se va a resolver, concluyó, si el problema lo vemos únicamente desde el punto de vista socioeconómico; y no también cultural.

Sobre la Cuarta Transformación, dijo, “sus intenciones son las mejores, y yo quisiera ser paciente y trabajar en lo que nos une a todos, pues hace falta una mayor convocatoria y dialogo con la sociedad y los creadores; más allá de las improvisaciones”.

En la entrega de la Medalla Bellas Artes 2019 al maestro Luis de Tavira, estuvieron presentes Lucina Jiménez, directora del INBAL, Enrique Singer, director artístico de la Compañía Nacional de Teatro y las actrices Marina de Tavira y Patricia Yánez, quienes reconocieron el conocimiento, inteligencia, entrega, legado y dedicación del reconocido creador escénico mexicano.

De acuerdo con Enrique Singer, De Tavira es “referencia obligada de nuestro teatro, no sólo en el terreno estético, sino también como pedagogo, dramaturgo, director de escena, actor, creador de instituciones públicas y como un pródigo pensador de la escena teatral.

“Luis se ha posicionado como una de las figuras más importantes y polémicas de su generación. Su teatro es magno, extremo en su forma y contenido: un teatro íntegro y a la vez virtuoso. En sus puestas en escena hay una ética teatral vital. Nunca será un creador insípido, pues tiene una notable capacidad de poner la erudición al servicio de la acción dramática, es a la vez severo y lúdico”.

Lo equivalente ocurre con el ser político, apuntó Singer. “Poseedor de un enorme talento para zambullirse en el mundo de la gestión cultural, ha puesto su facultad al servicio de la creación y fortaleciendo de instituciones teatrales” como el Centro Universitario de Teatro, el Centro Dramático de Michoacán y el de San Cayetano y la Casa del Teatro, entre otras.

Luis de Tavira como creador escénico ha realizado más de 100 montajes. Como autor, entre sus libros de teoría teatral se encuentran: El espectáculo invisible, Teatro es tono y Hacer teatro hoy. Como ensayista ha publicado: La cultura alemana, Un teatro para nuestros días, La mujer y el teatro en México y El teatro antihistórico de Rodolfo Usigli.