Injustificables, aumentos de precio de la tortilla en Campeche: Profeco

El delegado Miguel Ángel Moreno llamó a los comerciantes a ser responsables

Jairo Magaña
La Jornada Maya

San Francisco de Campeche
Martes 14 de enero, 2020

En Campeche no hay argumentos válidos para realizar ajustes de precios, sobre todo de la canasta básica, subrayó Miguel Ángel Moreno Muñoz, delegado de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) en el estado. “No hay aumento en la gasolina y ningún energético, por lo que es injustificable que el precio de la tortilla aumente de manera dramática”, abundó.

El funcionario federal advirtió que la dependencia a su cargo analizará los aumentos que reporten los ciudadanos, y enviará brigadas para detectar estos aumentos, y que si encuentran que no hay motivo válido para ellos, los comerciantes serán entonces a multas o sanciones especificadas en la Ley Federal del Consumidor.

Específicamente sus comentarios fueron dirigidos a los comerciantes de la masa y la tortilla, quienes a finales de 2019 advirtieron de posibles ajustes en los costos alegando alzas en los insumos. Algunos incrementaron en un peso el precio al público de cada producto. Al respecto, indicó que esto sólo eran supuestos y hasta el momento no tienen reportes de que la materia prima haya aumentado de precio.

Por ello hizo un llamado a los empresarios y comerciantes a ser responsables, pues los energéticos no han tenido ajustes en sus precios y desde la Ciudad de México han estado exhortando a que no haya aumentos, y ni hablar de la inflación, pues “hasta el momento, y aunque no es responsabilidad de estos, no pueden hablar de dicho tema ya que aún no terminan de estructurar un plan económico para este 2020”.

Seguidamente explicó que las multas irían desde los mil 200 hasta los 50 mil pesos, pues los ciudadanos tienen derechos como consumidores y las autoridades están para cuidar esos derechos y no permitir abusos.

Advirtió también que durante los recorridos inspeccionarán las básculas y demás herramientas de medida para evitar que estén al margen de la ley, pues precisamente en los molinos y tortillerías habían estado abusando al no entregar kilos completos, por lo que los exhortó al calibrado de sus básculas para evitar clausuras.