La paradoja de la 4T en QRoo

Mesa Chica

Hugo Martoccia
Foto: Captura de pantalla
La Jornada Maya

Lunes 20 de enero, 2020

La nueva carrera electoral en el estado ya ha comenzado. Para los tiempos de la política, el año y medio que falta para la elección 2021, y los dos años y medio para la de 2022, son escasos.

Hasta ahora, en el ámbito amplio de la política se multiplican las señales y las especulaciones. Pero en otros espacios más reducidos, más privados, ya se empiezan a analizar con seriedad los números, que son los que terminarán definiendo todo.

Ese análisis, que se hace de uno y otro lado del espectro político, tiene algunas coincidencias fundamentales. Es lógico; los números son fríos y precisos. Esos números muestran una paradoja: Morena, o el lopezobradorismo, es la primera fuerza del estado, pero parece tener por delante una muy compleja elección de Ayuntamientos en 2021, y, sin embargo, hasta hoy no tiene rival para la sucesión gubernamental de 2022.

En los municipios, el morenismo, por causas diversas, no logra hacer pie. No lo hizo en 2018, con el tsunami AMLO como motor, y tampoco en 2019, cuando si bien ganó 11 distritos, en los municipios no le fue tan bien.

2018

En la elección del 1º de julio de ese año, el presidente logró el 55 por ciento de los votos en el estado, pero en la elección de Ayuntamientos, los candidatos de su partido hicieron que ese porcentaje bajara al 40 por ciento. AMLO alcanzó 488 mil votos, y Morena, 286 mil. Hubo 200 mil votos de diferencia entre el Presidente y los 11 candidatos a las alcaldías de su partido. De esos 286 mil votos en municipios, casi 174 mil fueron solo en Benito Juárez. Si uno quita esa elección del análisis, Morena sólo superó al PAN, en el resto del estado, por cinco mil votos.

Por supuesto, en números absolutos, Morena, por sus triunfos contundentes en Benito Juárez y OPB, y el ajustado triunfo de Solidaridad, gana con comodidad. Pero perdió los otros ocho municipios. Es necesario hacer la salvedad de Lázaro Cárdenas, que ganó Nivardo Mena para el PT, pero que ahora es parte del PAN-PRD.

Hay también en los municipios más pequeños, datos contundentes sobre la situación de Morena allí.

En Carrillo Puerto quedó 14 puntos abajo de José Esquivel del PAN-PRD, y en José Maria Morelos sacó tan sólo el 8.8 por ciento de los votos, casi 20 puntos abajo de Sofía Alcocer, también del PAN-PRD-MC.

En Tulum, Morena quedó a 30 puntos del ganador, Victor Mas Tah, del PAN-PRD, y a 25 del priísta Marciano Dzul. En Cozumel fue tercero detrás de Pedro Joaquín y Perla Tun, y perdió por entre cinco y 15 puntos con los tres alcaldes reelectos: Alexander Zetina, en Bacalar; Laura Fernández, en Puerto Morelos, y el priísta Juan Carrillo, en Isla Mujeres.

2019

La película total de la elección local de diputados de 2019 dice que el lopezobradorismo ganó 11 de 15 distritos, un triunfo contundente. Pero los números finos vuelven a mostrar contradicciones. En total, Morena tuvo 28 por ciento de votos, el Verde ocho por ciento y el PT, cuatro por ciento. Alrededor de un 40 por ciento entre los tres. El PAN tuvo alrededor del 20 por ciento.

El morenismo volvió a demostrar supremacía en Cancún, OPB y el sur. Trastabilló muy fuerte en Playa del Carmen, con la derrota de Juan Carlos Beristain. En el resto de Solidaridad, en la parte del distrito 9, ganó, y allí mismo logró un triunfo en Tulum con Tepy Gutiérrez. Pero la realidad es que allí el apoyo del alcalde Víctor Mas no fue para el PAN-PRD, por lo que se desvirtuó la elección.

Los números del distrito 1, en donde ganó la panista Atenea Gómez Ricalde, muestran a las claras la situación. Ese distrito incluye cuatro municipios; una parte de Benito Juárez, otra de Puerto Morelos, y los municipios completos de Isla Mujeres y Lázaro Cárdenas. Con el apoyo de Nivardo Mena, Atenea arrasó a Morena en Lázaro Cárdenas (cuatro mil contra 1400 votos).

En Isla Mujeres, Juan Carrillo hizo ganar su candidata Valeria Aragon (2668 votos, un 34 por ciento) y mandó al entonces candidato Edgar Gasca al tercer lugar, con apenas poco más de mil votos. En Puerto Morelos ganó el pevemista, Guillermo Brahms, con casi mil 400 votos.

Más allá, el lopezobradorismo no pudo hacer mucho. El PRI de Pedro Joaquín ganó Cozumel con Carlos Hernández; Pedro Pérez (PAN-PRD) ganó en los distritos de la zona maya, de FCP y José Maria Morelos. Es decir, los alcaldes manejaron su territorio.

2021

Es claro que al morenismo le está costando hacer pie en los municipios. A un año y medio de la elección de ayuntamientos, el escenario no mejora. En Carrillo Puerto, José Maria Morelos y Tulum, los tres alcaldes del PAN-PRD están en condiciones de reelegirse. Lo mismo sucede con Pedro Joaquín en Cozumel, y Nivardo Mena en Lázaro Cárdenas.

Laura Fernández y Juan Carrillo están manejando con mano de hierro su sucesión en Puerto Morelos e Isla Mujeres. En Bacalar todo será una cuestión de acuerdo al que lleguen los grupos dominantes.

En donde está asentado Morena, hay condiciones diferentes. La oposición no logra hacer pie en Cancún, donde arrasa el lopezobradorismo. En Solidaridad, está instalada una coincidencia en ambos bandos políticos: si Laura Beristain va a la reelección, pierde; pero si Morena va con otro candidato, volvería a ser muy fuerte. Solidaridad es históricamente el municipio más lopezobradorista de Quintana Roo.

En OPB sería una situación similar. Otoniel Segovia tiene demasiados problemas, pero los habitantes del municipio ya sacaron al PRI y al PAN con contundencia. Morena tendrá mano si tiene un buen candidato. O si no, podría ser el escenario para una corajeada independiente. Los chetumaleños ya probaron el poder de su voto, y no sería una sorpresa que lo hagan valer de un modo diferente esta vez.

A la par de la elección de ayuntamientos habrá una elección federal en los cuatro distritos. Las esperanzas de los adversarios de Morena son pocas.

2022

Cuando se habla de la sucesión gubernamental de 2022, es cuando la paradoja se muestra en todo su esplendor. Todas las complicaciones de los municipios desaparecen de un plumazo. A dos años y medio de la elección, no hay ningún escenario donde Morena pierda.

La mayoría de los candidatos potenciales a gobernador vienen de ese sector político. Mara Lezama, Luis Alegre, Marybel Villegas, José Luis Pech. También hay una lista breve de actores políticos de otras fuerzas, pero la verdad es que los números no los favorecen.

Debería suceder una caída extraordinaria de la imagen de AMLO para que las cosas cambien. Pero hay que ser realistas: aún cuando el actual Presidente era un candidato itinerante, defenestrado por los medios de comunicación de todo el país, que lo vendía como el “peligro para Mexico”, aún en esa adversidad, ya era imbatible en Quintana Roo.

laopinionqr@gmail.com