post Image

Pescador que pierde la esperanza y deja el oficio, nunca fue pescador: Joaquín Estrella

Joaquín es uno de los que mantiene su oficio en el muelle del Camino Real

Los hombres de mar también son hombres de sueños y como tal, la mayoría de ellos sueña con ver de nueva cuenta a la actividad pesquera como su principal, para que muchos que piensan en dejar el oficio porque ya no pueden sostener a sus familias no piensen en dejarlo, pues en palabras de don Joaquín Estrella, “pescador que deja el oficio nunca fue pescador”.

Con 78 años de vida, pero 60 de experiencia, Joaquín es uno de los pescadores más veteranos que mantiene su oficio en el muelle del Camino Real, herencia que tuvo de una familia dedicada a la pesca, dijo que hay días buenos y malos, pero que desde hace unos años hay temporadas malas por diversos factores ajenos a ellos, mencionando directamente a la depredación, a la falta de respeto de sus compañeros marinos hacia las bondades del mar y sobre todo a la falta de responsabilidad de las autoridades para cumplir su trabajo y usar a los pescadores para su fines políticos.

Asegura que tras un mes de puras pérdidas y un segundo mes de inactividad, “en el tercer mes de la temporada de Pulpo Maya en Campeche la cosa pinta un tanto mejor”, pues hoy sacó 18 kilos de producto, lo que es traducido a 900 pesos, y que gracias a que no salen tan lejos, ya comienzan a ver ganancia los pescadores: "Ahora los demás, incluso hasta los chamacos, sacan entre 15 y 30 kilos, hubo algunos que el fin de semana sacaron 30, pero salieron desde las 5 de la mañana y regresaron a las 3 de la tarde".

La pandemia fue un tema nuevo para él, pero mencionó que lo fue para todos también, que les afectó económicamente pero en cuanto a salud no supieron de pescadores que hayan sufrido de la enfermedad, en cambio, la falta de compradores del producto hizo que ellos busquen los espacios para vender.

En 60 años de experiencia recuerda que vio pasar autoridades, temporadas buenas y malas, pescadores que van desapareciendo por la edad, otros que pierden las esperanzas y dejan el oficio, pero el mar ahí sigue y para él “si hay mar, entonces hay esperanza”.

Por ahí también estaba Luis Pérez, hijo del líder pesquero, Virgilio Pérez Chan, y para quien trabaja, tiene 15 años de experiencia como pescador y 24 años de vida, desde los nueve años fue su primera incursión a la mar, le tocó en temporada de cazón entre los meses de abril y mayo, cuando el sol pega fuerte, el mar está caliente y a esta especie le gusta llegar a zonas cercanas a la costa para desovar.

Luis, en lo personal, dijo que hace un mes regresó a trabajar el oficio de pescador, pues luego de dos meses que representaron pérdidas económicas, tenía que responsabilizarse de su esposa y dos hijos, razón por la que trabajó un mes completo como albañil para conseguir una base que pudiera darle seguridad a su familia en lo que salía nuevamente a capturar pulpo.

Fue precisamente su padre quien lo embarcó y en su primer día le comenzó a dar las lecciones de vida de un pescador, una de ellas fue que el mar es la herramienta más grande de un hombre de mar, que da y quita, pero en el caso de ellos como marinos, el mar respeta a quien lo respeta y en este caso, prefirió dedicarse a otro oficio antes de depredar las especies marinas.

“La baja captura derivada de la depredación y la pandemia ha alejado a los compradores, hoy tiene un mejor valor el producto de Marruecos”, comentó.

En ambos casos hubo un sentimiento similar, ambos reconocen que el mar les ha dado y que con el paso del tiempo han visto como las especies han sido depredadas, pero no pierden la esperanza de continuar en el oficio porque su corazón es del mar: “Ahí estaremos hasta el final, hasta que no queda nada que pescar, ahí es cuando me alejaré definitivamente del mar”, aseguró.

Lo mismo pasó con su hermano, tras 17 años dedicado a la pesca, la necesidad de llevar dinero a su casa sin afectar al mar o a alguien, hizo que buscara trabajo en tierra.

El líder pesquero del Camino Real, Virgilio Pérez Chan, explicó que las vedas actuales pudieran tener efectos positivos pero si los compañeros pescadores respetan y son sensibles ante el problema actual de la sobre explotación de los productos y más ahora, cuando la vigilancia es nula y ante la falta de castigo y llamados de atención, los que no tienen amor al mar hacen lo que les plazca.

Recalcó que hace más de 20 años no hay una actualización de vedas y en el último estudio de prospección que realizó el Instituto Nacional de Pesca y Acuacultura (Inapesca) fue hace tres años, pero los resultados no fueron tomados en cuenta para la modificación de las vedas. 

Además los análisis de biomasa son muestreados, el Inapesca sale en una embarcación y si en determinado tiempo capturan un determinado kilaje del octópodo, entonces declaran que sí hay producto.

Edición: Elsa Torres

NOTICIAS RELACIONADAS

...
03 de Diciembre del 2020
Ecología
Paliceños resienten creciente del río, evacuan a la primera familia por inundación
Leer más
...
03 de Diciembre del 2020
Sociedad
Tren Maya ya tiene MIA: Jiménez Pons
Leer más
...
03 de Diciembre del 2020
Sociedad
Peregrinos de la península desafían al COVID-19
Leer más