post Image

Explosiones en Beirut dejan decenas de muertos y miles de heridos

Hospitales de la capital libanesa están saturados por la cantidad de lesionados

Por: Hugo Castillo

 

“Les prometo que esta catástrofe no quedará impune. Los responsables de las decenas de muertes pagarán el precio”, señaló este martes el primer ministro libanés, Hassan Diab, en un mensaje de televisión emitido tras la explosión de una bodega en el puerto de Beirut, que sacudió a la urbe.

Poco después de las 18 horas locales de ayer, una doble explosión golpeó el centro de Beirut, la capital del Líbano, dejando al menos 78 personas muertas y 3 mil 700 heridas, según las cifras iniciales emitidas por el Ministerio de Salud libanés. 

De acuerdo con información del Ministerio de Interior local, ambas detonaciones se originaron por un incendio accidental ocurrido en una bodega del puerto de Beirut, donde había 2 mil 750 toneladas de nitrato de amonio almacenadas.

Las explosiones destruyeron una parte importante del centro de la capital libanesa y generaron un colapso de los servicios hospitalarios locales. Medios como Al Jazeera y Al Arabiya informaron sobre la imposibilidad de cientos de personas para acceder a los servicios médicos de emergencia debido al flujo masivo de heridos en la ciudad. 

Si bien tanto el presidente como el primer ministro libanés negaron un móvil terrorista, y confirmaron que fue un accidente, ambos se comprometieron a promover a nivel nacional una investigación profunda que permita deslindar responsabilidades y castigar a quienes resulten culpables de las decisiones que llevaron a las detonaciones. 

 

También te puede interesar: Fuerte explosión sacude Beirut

 

Dos mil toneladas de material inflamable 

Respecto a la causa de las explosiones, tanto el ministro de Interior, Mohamed Fahmi, como el de Seguridad Nacional, Abbas Ibrahim, señalaron que fue un incendio originado en una bodega del puerto.

En dicho espacio estaban almacenadas 2 mil 750 toneladas de nitrato de amonio, un químico altamente inflamable que había sido confiscado por las autoridades en diversas operaciones de seguridad y que permaneció guardado en el puerto por al menos seis años. 

El gobernador de Beirut, Marwan Abboud, señaló en un mensaje televisivo que un grupo de bomberos había acudido a la bodega para apagar un incendio poco antes de que la primera explosión ocurriera. 

El presidente del Líbano, Michael Aoun, afirmó en su cuenta de Twitter que era “inaceptable” que un material peligroso estuviera almacenado en malas condiciones durante tanto tiempo y señaló que su administración iniciará una indagatoria para “castigar duramente” a los responsables. Al cierre de la edición, el gobierno libanés emitió un comunicado para anunciar formalmente la conformación del comité que estará a cargo de investigar el accidente. 

Colapso hospitalario

Las cadenas de noticias árabes Al Jazeera y Al Arabiya informaron que posterior a las explosiones, la ciudad de Beirut sufrió el colapso de su sector sanitario, pues los hospitales locales no pudieron hacer frente al flujo de heridos. 

El hospital Hotel-Dieu, dañado por la detonación, cerró por la noche sus puertas y convirtió su lobby y pasillos en salas temporales de emergencias. Las autoridades del nosocomio señalaron que después de recibir a 500 heridos, la institución se encontraba en capacidad total y que ya no contaba con personal ni insumos para seguir atendiendo. 

Los otros dos grandes centros médicos de la capital libanesa, el hospital de la Universidad Americana de Beirut y el Hospital San Jorge, también anunciaron lleno total en el transcurso de la noche de ayer. En la televisión local, diversas cadenas alertaron a la población de sólo acudir a los servicios de salud en caso de urgencia e hicieron llamados para donar sangre de todos los tipos.

Antes de la explosión, la mayoría de los hospitales en el Líbano ya tenían una alta ocupación debido a la pandemia de COVID-19. Los nosocomios locales también se habían visto rebasados durante los últimos meses debido a la crisis económica, derivada del nuevo virus, que golpeó con fuerza al país y los obligó a hacer recortes de personal e insumos. 

Ni por terrorismo ni por guerra

Pese a los señalamientos que hicieron diversos medios locales, las autoridades y fuerzas de seguridad libanesas negaron que detrás de la explosión hubiera un móvil terrorista o que ésta se debiera a una escalada bélica regional.

Ante las acusaciones de una posible relación entre Israel y la detonación, el ministro de Exteriores judío, Gabi Ashkenazi, señaló a la televisora N12 que lo más probable es que el incidente se debiera a un “accidente” local. Poco después el mismo funcionario ofreció proveer ayuda humanitaria a su vecino a través de canales diplomáticos externos. 

Por su parte, el líder del partido libanés Hezbollah, Hassan Nasrallah, señaló en un discurso que ante los tiempos difíciles que enfrentaba el país, la nación debía mantenerse unida y prometió que su agrupación “pondría todas sus capacidades al servicio de los afectados” por la explosión.

En las últimas semanas, Israel y el Hezbollah han protagonizado una escalada bélica en los Altos de Golán, una zona disputada al sur del Líbano. Las fuerzas de ambos bandos intercambiaron disparos de misil que ya dejaron a varios elementos de seguridad heridos. El partido islámico libanés se encuentra en guerra con el Estado Judío desde hace décadas porque considera a dicho país como una fuerza ocupadora local que pone en riesgo la estabilidad de todo el mundo árabe. 

Con información de Al Jazeera, Al Arabiya, Middle East Eye, Al Manar y Reuters.

 

También te puede interesar: Muere secretario del partido libanés Kataeb por explosión en Beirut

 

Edición: Enrique Álvarez

NOTICIAS RELACIONADAS

...
26 de Septiembre del 2020
Política
Amy Coney Barret, la nominada de Trump a la Corte Suprema
Leer más
...
26 de Septiembre del 2020
Sociedad
Miles marchan en Uruguay por la diversidad sexual
Leer más
...
26 de Septiembre del 2020
Sociedad
Sospechoso de ataque en París asume acto contra 'Charlie Hebdo'
Leer más