post Image

Talibanes rechazan nuevo cese al fuego

Piden que Kabul discuta las causas de la guerra en Afganistán

Mohamad Naeem, portavoz de los talibanes, aseguró que su agrupación no aceptará un alto el fuego con el gobierno de Kabul mientras las conversaciones de paz que se llevan a cabo en Qatar no aborden las causas que originaron la guerra y continúe la violencia en Afganistán, reveló hoy la cadena de televisión Tolo.

En Doha, la capital qatarí que desde hace una semana acoge los diálogos intra afganos para la paz, el portavoz afirmó que "no tiene sentido poner fin a 20 años de lucha en una hora: desde nuestra perspectiva, lo lógico sería discutir primero los principales aspectos de los problemas nacionales y la guerra, y después cerrar un alto el fuego para que la disputa se resuelva de forma permanente".

"Si nosotros anunciamos un alto el fuego hoy, pero no conseguimos un acuerdo en la mesa de negociación mañana, ¿volvemos a la guerra otra vez? ¿Qué significaría eso?", planteó.

El portavoz musulmán también denunció que la actual administración del país asiático no ha detenido sus operaciones ofensivas contra el grupo, pese a que en los últimos días los talibanes redujeron su nivel de violencia en el país por el inicio de las conversaciones en Doha. 

Un Afganistán islámico

Mohamad Naeem señaló que los talibanes quieren que se establezca un sistema islámico en Afganistán que refleje los valores de su pueblo: "uno de nuestros objetivos era poner fin a la invasión de Afganistán; el otro es que haya un verdadero sistema islámico que sea responsable ante el pueblo y el país", dijo. 

El portavoz aseguró que las conversaciones de paz tendrán altibajos, pero se mostró convencido de que el diálogo intra afgano tendrá un buen resultado final para todos los bandos.

"Hemos entrado en el proceso de paz con una fuerte voluntad y determinación. Queremos que este problema se resuelva finalmente. El proceso es complicado y tiene sus propias complejidades, pero confiamos en que los problemas finalicen", concluyó.

“Distintos motivos para la violencia”

El ministro de Defensa en funciones de Afganistán, Asadulá Jalid, afirmó este jueves que "la violencia en el país aumentó" en los últimos días y agregó que "puede haber distintos motivos" para ello.

"A veces es para obtener avances y regatear mejor en la mesa (de negociaciones)", señaló Jalid en un programa de 1TV en el que también mencionó que las fuerzas de seguridad afganas no han llevado a cabo ataques contra el grupo: "ni siquiera hemos hecho públicos algunos incidentes para no afectar las conversaciones en Qatar".

El funcionario aseguró que los talibanes no han logrado avances y han sufrido tres o cuatro veces más bajas que las fuerzas gubernamentales en el campo de batalla. "Si los enemigos piensan que pueden controlarlo todo, es una ilusión", finalizó.

El proceso de diálogo entre el gobierno afgano y los talibanes comenzó el 12 de agosto pasado, tras varios meses de retraso por las dificultades a la hora de completar un canje de prisioneros pactado para iniciar las conversaciones de paz entre ambos bandos.

Nuevos ataques

En las últimas horas, varios ataques atribuidos a los talibanes acabaron con la vida de al menos 32 agentes de las fuerzas de seguridad en diferentes puntos de Afganistán. Los combates derivados de los mismos dejaron un balance de 29 miembros del grupo musulmán muertos y 25 heridos.

En la provincia de Nangarhar, en el este del país, al menos 20 agentes afganos murieron y otros quince resultaron heridos en ataques ocurridos en los distritos de Hisarak, Jogyani y Shirzad, según señaló el portavoz del gobierno regional, Ataulá Jogyani.

En la provincia de Herat, en el oeste, seis agentes de las fuerzas de seguridad murieron tras la explosión de un coche bomba en un puesto de control en el distrito de Shindand el miércoles por la noche. Otras fuentes elevan el balance a más de 10 agentes de las fuerzas de seguridad muertos y otros siete heridos.

El gobernador provincial, Syed Wahid Qatali, aseguró que en el ataque murieron "al menos 53 talibanes" y que los miembros del grupo ya se habían retirado del puesto de control. También en el oeste de Afganistán, en la provincia de Badghis, un ataque atribuido a la agrupación musulmana acabó con la vida de tres agentes de las fuerzas de seguridad en un puesto de control en el distrito.

En el sur, en la provincia de Uruzgán, tres agentes de fuerzas armadas leales al gobierno afgano murieron y otros dos resultaron heridos en un ataque ocurrido en el distrito de Gezab.

La policía de Kabul anunció la muerte de un comandante talibán durante una operación en el distrito de Surobi, en la que también murió un segundo integrante del grupo y otros diez resultaron heridos.

En un reporte, las fuerzas de seguridad identificaron al comandante como Ghairatulá, alias mulá Sangin, quien aseguran era el número dos de la Unidad Roja de los talibanes. El sospechoso habría estado detrás de "una serie de ataques terroristas sangrientos en Kabul", afirmó Tolo TV.

 

Edición: Mirna Abreu

NOTICIAS RELACIONADAS

...
29 de Octubre del 2020
Deportes
Es un talento muy especial, señala Bellinger sobre Arozarena
Leer más
...
29 de Octubre del 2020
Sociedad
ONU condena el 'ataque atroz' en Niza; indignación mundial
Leer más
...
29 de Octubre del 2020
Deportes
Se cumplió esta misión, pero vamos por más anillos: Mookie Betts
Leer más